Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Así que, desde ese momento imaginamos a Silvestre Dangond (él mismo hace la coreografía en el video) dándonos una lección con sus pasos de baile.

Fueron meses buscándolo y casi perdemos la esperanza. No porque el cantante ponga barreras (su manager siempre está al tanto de dar cuenta sobre su paradero y sus hazañas musicales), sino porque para bailarnos tenía que estar en Bogotá y los compromisos lo llevan de ciudad en ciudad a diario. En febrero, antes de que los conjuntos vallenatos se pusieran de acuerdo para irse de golpe a Estados Unidos, se intentó el encuentro.

Y Silvestre, que además es vanidoso, canceló la cita porque le había salido un granito en la cara. La nota iba para la televisión y un artista debe ser cuidadoso con su imagen. Tocó esperar a que regresara. Y el encuentro se dio el viernes pasado, cuando vino junto con Juancho de la Espriella a la sede de EL TIEMPO, dispuesto a bailar tanto para las cámaras de Citytv como para las páginas del periódico.

Esta vez traía una raya roja en la cara. "Una fan", explicó. Son las marcas que dejan sus batallas musicales. Las seguidoras siempre quieren un recuerdo de su artista. Esta, seguramente, erró su intento de llamar la atención de Silvestre y lo dejó marcado. "Uno tiene que vivir con eso", dijo el intérprete.

Fue cuando Carol le preguntó por los nombres de los pasos de su coreografía. Nombres no tenían. Así que entre los dos tuvieron que bautizarlos: "el acurrucao", "la gritadera" y "el tao tao".

Silvestre explicó que se trata de una coreografía que nació de la improvisación de ellos bailando en la tarima y del aporte de seguidoras que les ayudan mucho. Llegan hasta ellos y les dicen: ¿Por qué no te mueves así?

Mientras que Carol y Silvestre se ponían de acuerdo (él le enseñaba a bailar a ella), Juancho de La Espriella preparaba su acordeón (en algún momento de la nota de televisión, que se verá esta noche en Citytv, acompaña el baile) y le pregunté cuántos acordeones tiene. "Unos 12", responde.

¿Y todavía conserva su primer acordeón?
Es que el primero no es el mejor. Lo consigues para practicar, generalmente de segunda, y empiezas a ahorrar para conseguir el que necesitas…

Silvestre entonces añadió:
"Generalmente el primer acordeón lo da uno en parte de pago del segundo".

Juancho explicó que un acordeón puede costar unos 2 millones trescientos mil pesos. Lo que no hace fácil para un músico que comienza comprarlo nuevo. Y sí, su primer acordeón fue parte de pago del segundo.

"Es como cuando uno es cantante principiante –agregó Silvestre-, uno sueña con tener su propio micrófono inalámbrico. Y el primero que consigue no siempre es nuevo. Ya después, cuando se consigue cierto ingreso, puede concentrarse en buscar ropa para aparecer bien presentado ante el público. De hecho es lo que procuro hacer, siempre ir bien vestido a los toques, porque eso ayuda a que uno se sienta bien, le sube la autoestima. Eso también se transmite".

Nos dimos cuenta, trajo puesta una camiseta de Tommy Hilfiger. Pero el tema en el encuentro era el baile. Silvestre explicó cada paso ante las cámaras y luego lo cantó y lo bailó entero. Después de cinco minutos, el músico quedó exhausto (¿Cómo logra derrochar tanta energía en horas de concierto?).

Silvestre se despidió con un comentario sobre el clima bogotano (que la semana pasada todavía era de sol). Dijo que no vuelve a quejarse del frío ya que en su reciente visita a Estados Unidos conoció el verdadero sentido de esa palabra.

Carol escribió la nota que se publicó en la versión impresa de EL TIEMPO. Yo la reseño aquí para conservar la anécdota.

Foto: Liliana Martínez Polo / EL TIEMPO

(Visited 77 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Liliana Martínez Polo. Soy comunicadora social con énfasis en publicidad de la Universidad Javeriana y especialista en medios de comunicación de la Universidad de Los Andes. Desde 1998, trabajo en la redacción de Cultura de EL TIEMPO y descubrí mi afinidad con las historias vallenatas y la cultura alrededor. A lo largo de años de trabajo observando el vallenato y en general la cultura colombiana he asumido como compromiso la labor de destacarla, desde sus músicas regionales y, en últimas fechas, desde la gastronomía. Sin embargo, de todos los temas, el vallenato es mi favorito. Por lo mismo, comparto este espacio de observación y promoción de esta música con ustedes. .

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_1137" align="alignnone" width="1600"] Rubby Haddock en escena, en Las Leyendas(...)

2

Quod scripsi, scripsi*  Juan 19:20-22 Este 23 de abril se celebra(...)

3

¿Los eventos ocurridos recientemente en Dubái son una respuesta del Planeta?(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. comentarios_antiguos

    Liliana Martínez Polo – lilang@eltiempo.com.co – Primero que todo, gracias por escribir. En segundo lugar, creo que el vallenato también se compone de las vivencias cotidianas. Hablar de sus artistas no debe limitarse a los campos considerados como “serios” únicamente. También hay que darle un poco de aire, permitirse de vez en cuando ser descomplicado. Lo que se busca en este espacio es la variedad de estas informaciones. ¿O acaso uno no baila aunque no baile al son de la música?. Nuevamente, gracias.
    ——–

  2. comentarios_antiguos

    carlos e andrade j – tato_434@hotmail.com – mire yo respeto las opiniones de los demas y sus gustos pero esto me parece ridiculo darle tatnta importancia, primero a un disco que no dice nada y un ritmo bobo y segundo ahora el señor silvestre es bailarin, me parece doña liliana que hay que buscar noticias que valgan la pena, notas interesantes que le aporten al vallenato y me perdona pero no estas ridiculeses.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar