Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando comenzó este blog y empezaron a llegar los primeros y duros comentarios, un amigo m ío me dijo que el que escribe una columna pública debe ser como una estatua en una plaza y saber que está a merced del sol, la lluvia y las palomas.

Otra persona me dijo que también era posible cultivar amigos. En realidad, el trabajo vale la pena en la medida en que hay seguidores de artistas que pueden encontrar aquí detalles extra acerca de sus ídolos. Y a mí, como periodista, me ayudó a establecer una comunicación más fluida con artistas y managers, que me permite encontrar noticias diferentes a las de los boletines.

Leo todas las críticas. He respondido pocas veces (prometo hacerlo más a menudo). Y de pronto, el primer año es la ocasión para retomar algunas de las mismas y responderlas.

Son muchas las vueltas que ha dado el vallenato en este año, como para escribir una novela. Pasé de estar defendiendo la idea de que el vallenato en el Grammy no era ningún chiste, a tener el placer y la emoción de anunciar la categoría en el Grammy, con todo y el conflicto que me generó haber resaltado la labor de Félix Carrillo Hinojosa, quien fue uno de mis apoyos teóricos y que, posteriormente, publicó unas memorias en las que dijo que yo había recibido insultos y amenazas de demanda que nunca se dieron. Y tuve que pedirle una rectificación.

Pasé de hablar con esperanza de ‘Vivo en el limbo’ y de La nueva Ola que tenía en Kaleth Morales a su más deslumbrante exponente, a hacer el relato de su muerte, unida a la consternación de los colombianos. Y a sentir un pesar tremendo cada vez que oigo una canción suya en la radio, más cuando esta labor me llevó a conocer a toda su familia y a entender mejor su afán de no dejar que su música muera.

Tuve la oportunidad de ver cómo se coronaba en Valledupar un acordeonero cachacho: Beto Jamaica, presenciar su celebración entre pocos amigos (si se compara con la celebración de Juan José Granados el año anterior) y su recepción en Bogotá, cuando su combo lo sacó en hombros del Puente Aéreo. He tenido oportunidad de escuchar sus historias y dudas sobre la mejor forma de llevar el título de Rey Vallenato, cosa que estoy en mora de compartir con ustedes y los lectores de EL TIEMPO.

Además, escribí un artículo quen o le gustó a la Fundación de la Leyenda Vallenata (publicado en este blog también), que hizo público su disgusto en una rueda de prensa, en la que, según una periodista vallenata, se alcanzó a poner en duda mi asistencia a los eventos del certamen (y donde otra periodista a la que siempre saludé con aprecio, salió a decir -no sé con qué intereses- que jamás me había visto).

Todavía conservo como souvenir para mis nietos el comunicado en el que me nombran y me piden moderación en lo que escriba, como si nadie más hubiera visto que el Coliseo del Parque de la Leyenda estaba regularmente ocupado durante las tres primeras noches. <br>

Lo más satisfactorio fue recibir llamadas de apoyo de colegas que decían: "Todos sabemos que era la verdad pero nadie se atrevía a decirlo en voz alta". Ahora pienso que son historias que pude contar también aquí. Pero, quizás por prudencia, preferí dejar pasar la ofuscación o la risa que me dieron los acontecimientos.

Este blog le ha puesto más intensidad a mi relación con el acontecer del vallenato, al menos en el que se alcanza a apreciar desde mi oficina en Bogotá y los esporádicos viajes que realizo a Valledupar y Villanueva (quisiera multiplicarme y medirle el pulso en otras ciudades, pero hasta el momento me toca valerme de la información que me envían los artistas).

Se me quedaron por fuera historias… uff, muchas: La del periodista mexicano y su análisis del Festival; la crónica de una noche siguiendo el trabajo de Alfredo Gutiérrez, en una maratón en la que tenía programadas cuatro tandas en una sola noche (en Valledupar); la de Chela Ceballos, de las Musas del Vallenato (todavía se la debo y espero no tardarme mucho); la impresión que me dio visitar a Lorenzo Morales justo un año después de haber visitado al fallecido Emiliano Zuleta Baquero (que murió cuando yo estaba en París, impedida de escribir en el periódico el perfil de homenaje que hubiera hecho de haber estado en Colombia) y la delicia que es pasar una tarde oyendo las historias del compositor Rosendo Romero.

A los que han escrito, para protestar o para felicitar: GRACIAS. También para las fans de Kaleth y Los K, que me recuerdan mi adolescencia de fan cada vez que las veo salir en defensa de sus artistas. A los lectores que me han jalado las orejas cuando descubren que algo quedó rarito, a los que han escrito para contar sus vivencias, porque me enriquecen sus comentarios. Son una valiosa ayuda porque siempre es saludable recordar que uno no es infalible.

 

A los artistas, gracias por darme inspiración y tema para escribir.

Creo que en adelante, este blog se encamina a ser un poco más vivencial (nunca he pretendido ser una almidonada catedrática, no tengo ese espíritu), aunque no descuidará lo noticioso y la costumbre de añadir los artículos de vallenato que se publican en EL TIEMPO para que el trabajo se vea completo.

(Visited 77 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Liliana Martínez Polo. Soy comunicadora social con énfasis en publicidad de la Universidad Javeriana y especialista en medios de comunicación de la Universidad de Los Andes. Desde 1998, trabajo en la redacción de Cultura de EL TIEMPO y descubrí mi afinidad con las historias vallenatas y la cultura alrededor. A lo largo de años de trabajo observando el vallenato y en general la cultura colombiana he asumido como compromiso la labor de destacarla, desde sus músicas regionales y, en últimas fechas, desde la gastronomía. Sin embargo, de todos los temas, el vallenato es mi favorito. Por lo mismo, comparto este espacio de observación y promoción de esta música con ustedes. .

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

FOGO BISTRO BAR El restaurante Fogo es de los últimos sorprendentes(...)

2

[caption id="attachment_132" align="aligncenter" width="1024"] Cueva de glaciar Vatnajökull - Islandia[/caption] Desde(...)

3

Hace unos días, en el marco del Festival Centro, que se(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muy buenos dias liliana, mire yo a pesar de no compartir muchos de sus escritos no por que esean malos, sino por que se encaminan mucho hacia ciertos grupos y una alabanza desmedida hacia ellos y a los que personalmente no les veo la calidad de muchos otros, mas sin embargo su labor de difundir y dar a conocer aspectos de nuestra musica vallenata es un loable trabajo y bueno para adelante por que esto es de opinion, otra cosa a los que escribimos en los blogs hagamoslo con objetividad y respeto, por por el hecho de no estar de acuerdo con los que escriben no debe ser motivo para insultar vulgarmente e irrespetar a las personas que dirigen los blog.
    ——–

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar