Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabian SampayoErnesto Fabian Sampayo Oliveros, visionario millenial

Docente de las materias “Habilidades Gerenciales” y “Pensamiento Estratégico y Prospectiva” de las Especializaciones del Politécnico Grancolombiano.  

Hace poco se logró una hazaña nunca antes vista: un colombiano consiguió llevarse el título de Campeón en la competencia más importante del ciclismo, el Tour de France 2019. Pero hay algo más importante en la historia de Egan Bernal, el escarabajo que hizo lo impensable: lograrlo a sus 22 años. Hoy quiero honrarlo describiendo estos tres elementos desde los que nos ha demostrado que el éxito no tiene una ruta definida y que partiendo de la experimentación ha logrado desarrollar habilidades que lo hacen único en el ciclismo mundial.

El primer elemento es la vida de Egan: No contaba con recursos para ser el mejor, pero si tenía un talento y disciplina que al fusionarlos invitaron a otros a seguirlo y a creer en él. A través de participar en distintas carreras fue construyendo la credibilidad y la imagen que lo llevó a dar su salto a Europa en el 2016.

Muchas veces los emprendedores se quejan por la falta de recursos para sus proyectos, queja que carece totalmente de fundamento pues el gobierno colombiano ofrece beneficios de la economía naranja con instituciones como Innpulsa, MinTic, Colciencias, entre otras.

La lección aquí es que no se trata solo de recursos, debes desarrollar claramente tu modelo de negocios y demostrar con resultados que tu idea es una acción. Egan no tenía recursos pero demostró un potencial que fue convertido en resultados y eso lo llevó al punto donde está hoy.

El segundo elemento es el fracaso. Si bien Egan hoy es reconocido por su triunfo, hace unos meses era portada de varias publicaciones donde se exponía su accidente de clavícula que lo dejó por fuera del Giro de Italia. En ese momento pudo haber pasado por su mente mucha rabia que lo llevase a vivir en un estado de resignación hacia el futuro. Sin embargo, ese no era el pensamiento de Egan y, por el contrario, el impase lo fortaleció para que en su mente se definiera un único propósito: el Tour de France 2019.

La emoción de Egan era de paz con su accidente, de confianza con su disciplina y de ambición de cara al futuro. En el emprendimiento hay fracasos, algunos se levantan y otros permanecen caídos, ¿cuál es la diferencia? sus emociones y el estado de ánimo en el que viven. En mi vida he fracasado muchas veces, cuando no conseguía lo que quería, cuando perdía un examen, cuando no lograba el resultado en un proyecto, cuando un cliente me decía que NO, y podría enumerar muchos más. Lo importante es tu creencia frente al fracaso, y para mí un emprendedor debe ver el error como una fuente de aprendizaje, pero si vives repitiéndolo ya se convierte en una negligencia. Cuando tienes una Concepción “positiva” del error, tu emoción pasa a ser de paz con lo que te sucede y esto te lleva a que tu presente lo vivas con entera confianza y creas en la posibilidad de una nueva realidad.

El tercer elemento es el equipo. Bernal pertenece a uno de los mejores equipos de ciclismo del mundo y está rodeado de grandes como Chris Froome y Geraint Thomas. El saber rodearse le ha permitido acelerar sus capacidades como escarabajo. Él hace poderoso al equipo y el equipo lo hace a él, es una relación simbiótica en la que diferentes talentos se unen y, por medio de la disciplina, llegan a un resultado exitoso. Egan hubiese podido lograr esta hazaña con otro equipo, pero seguramente no tan a temprana edad. Cuando emprendemos olvidamos esta parte esencial del crecimiento de una startup: el equipo que tiene detrás.

Seguramente tu idea de negocio es muy buena y te repites a ti mismo que tienes el talento y la disciplina para lograr lo que te propones, pero como dice un viejo proverbio: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve en equipo”. Y esta lección es la más importante para mí, pues son palabras que invitan a reconocer la humildad y a ser conscientes de que para nuestro crecimiento necesitamos de más personas que nos hagan desarrollar habilidades que no contemplábamos como necesarias en un punto inicial. Hoy en día existen rondas de inversión con aceleradoras como Ycombinator y 500 Startups, donde no solo se entrega dinero, también se entrega conocimiento y experiencia que hace que nuestros emprendimientos escalen y logren resultados apoteósicos como lo hizo Egan Bernal.

Egan, felicitaciones y gracias por demostrarnos a través del ciclismo que en nuestro ADN colombiano se respira la esencia del emprendedor.

https://www.linkedin.com/in/fabiansampayo/  – fabiansampayo

Poligran (@Poligran) · Twitter

(Visited 708 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todos los periodistas tienen derecho a comunicar y los ciudadanos tienen(...)

2

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

3

Todo bogotano –soltero y/o casado- que se precie de aventurero debe(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar