Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A dos años de haber sido declarada la emergencia sanitaria por Covid-19, se adoptaron medidas para establecer el distanciamiento social con el propósito de proteger la vida de las personas. Fueron cerradas las escuelas en cada rincón del mundo, afectando a 1600 millones de estudiantes en 190 países, según datos de la Organización para las Naciones Unidades y la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, 2020).

Al analizar el contexto colombiano, ocupamos el quinto puesto en la región sudamericana, con 77 semanas de cierre total y 23 semanas de cierre parcial. Cifras que acrecentaron la crisis educativa aumentando las desigualdades, al provocar un retroceso en los esfuerzos que en materia de políticas educativas se estaban mitigando.

Con el retorno progresivo a la presencialidad que se dio gracias al apoyo de las cifras epidemiológicas, socioeconómicas y de salud pública, se pudo priorizar el aprendizaje garantizando un retorno seguro para los niños, niñas y jóvenes. Así, los organismos internacionales y nacionales brindaron recomendaciones frente a la reapertura de las instituciones e invitaron a generar reflexiones sobre las repercusiones inmediatas que comenzarían a observarse por la crisis económica mundial que traería la pandemia y el tiempo de confinamiento en el que permanecimos.

Cuando se analizan los discursos educativos, se puede conocer dos realidades que vivieron los docentes. Por un lado, se encuentran aquellos docentes y estudiantes que disponían del acceso a equipos y conectividad, quienes pudieron continuar sus estudios llevando la escuela a los hogares. Estos docentes recibieron capacitación exprés y acompañamiento permanente para brindar una educación retomada a otro nivel. Por otro lado, están los docentes y estudiantes que no tenían las competencias digitales y no contaban con la infraestructura necesaria para garantizar la educación remota o virtual, entre otros.

La crisis sanitaria hizo repensar a los organismos internacionales para avanzar hacia una educación híbrida, una que pudiera combinar las mejores experiencias educativas, donde las tecnologías son una herramienta fundamental para abrir otros escenarios que contribuyan a impulsar la calidad educativa. También, el apropiarse de nuevos enfoques educativos con el objetivo de alcanzar un aprendizaje profundo, pertinente, incluyente y flexible, que favorezca un aprendizaje a lo largo de la vida.

Dadas las necesidades de un abordaje pedagógico alternativo, uno que pueda dar respuesta a la formación de competencias para el siglo XXI, se hace necesario implementar innovaciones pedagógicas con apertura a lograr reformas curriculares donde se prioricen la actualización permanente de los programas con miras a lograr perfiles profesionales para los empleos del hoy y el mañana. Al mismo tiempo, se requieren ajustes en los resultados de aprendizaje para dejar a un lado el aprendizaje de contenidos que nos invitan a seguir los modelos tradicionales. También es fundamental el despliegue de didácticas innovadoras con integración de TIC que motiven y hagan más significativo el proceso educativo.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) (Vásquez et al., 2020), la pandemia hizo cuestionar a los educadores sobre lo que es importante lograr a través de la educación, revelando habilidades que necesitamos fomentar en los estudiantes, como el autoaprendizaje, la motivación y la gestión del tiempo.

Así como en el mundo se unieron los científicos para desarrollar una vacuna, el BID (Vásquez et al., 2020) hace un llamado a los docentes del mundo a crear o fortalecer redes sobre nuevas pedagogías con el propósito de favorecer un aprendizaje profundo, uno que privilegia el desarrollo de competencias hacia el trabajo colaborativo, pensamiento crítico, creatividad, ciudadanía, comunicación y la personalidad (Fullan et al., 2020). Para hacerlo una realidad, se necesita de estrategias pedagógicas e innovadoras que puedan hacerse visibles en las prácticas educativas, al tiempo que se fomenta el trabajo en redes y se consolidan comunidades de práctica.

De esta manera, los docentes necesitan ser formados y acompañados para emprender nuevas metodologías innovadoras, unas que desdibujen el trabajo en las aulas y respondan a los verdaderos fines educativos, porque la educación encierra un tesoro para contribuir a transformar el mundo para todos (Delors et al., 1997).

 

Por:

Mónica Andrea Mantilla Contreras

Líder del Centro de Investigación en Innovación Educativa

Coordinadora de la Maestría en Innovación Educativa

mmantillac@poligran.edu.co

 

Referencias:

Delors, J., Amagi, I., Carneiro, R., Chung, F., Geremek, B., Gorham, W., … & Nanzhao, Z. (1997). La educación encierra un tesoro: informe para la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo Veintiuno. UNESCO.

Fullan, M., Quinn, J., Drummy, M. & Gardner, M. (2020). “Education Reimagined; The Future of Learning”. A collaborative position paper between New Pedagogies for Deep Learning and Microsoft Education. http://aka.ms/HybridLearningPaper

Vásquez, M., Pérez Alfaro, M., Brechner, M., & Arias Ortiz, E. (2020). Hablemos de política educativa en América Latina y el Caribe 2. De la educación a distancia a la híbrida: 4 elementos clave para hacerla realidad. BID.

UNESCO. (2020). Impacto del Covid-19 en la educación. https://es.unesco.org/covid19/educationresponse

(Visited 192 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Cuando Julio Verne escribió "Viaje al centro de la tierra", Islandia(...)

3

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar