Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Medellín – Colombia. Ni los ojos son ciegos, ni los que pagan son estúpidos, lo que vimos en el ruedo macareno no tiene presentación y así lo entendieron los cinco mil espectadores que asistieron a la plaza.

Una
corrida que tenía mucha expectativa se la cargo en primera instancia la
mala presentación de una “corrida” que trajo a la capital de la montaña
el señor César Rincón, luego el comportamiento desigual se sumó al
malefició y para finalizar una lesión para el diestro Castella acabo de
poner un tinte triste a la tarde de “toros”. Lo que salió en Medellín,
con el respeto que me merecen los miembros de la junta técnica, fue una
novillada adelantada. De corrida no había si no los datos entregados por
el ganadero. No se puede probar con documentos pero los toros no
mienten a las retinas. Fueron seis novillos que apenas pasaban con cara
de “niños”, ejemplares que apenas si mostraban sus genitales
descolgados. Que embistan o no eso es lo de menos y eso no se le puede
endilgar al ganadero, pero lo que sí, es que cuando se le contrate una
corrida, traiga una corrida y no un “remedo” de ella. La afición merece
respeto, al igual que las empresas. Ya decíamos que tanto parlamento por
una cadena radial en la que trabaja el señor Rincón frente a los toros
pesados y con mucho trapío tenía algo de fondo. Ya entendimos, aunque lo
presentíamos, que eso de que “es mejor un toro chico, sin tantos
kilos”, que no sean tan aparatosos” era solo un abrebocas a lo que
veríamos. Quiera Dios que eso solo fuera por lo que nos mostró en
Medellín y no por lo que nos espera en un futuro cercano.

El
domingo en Bogotá el SEÑOR, capitán Barbero y su hijo nos demostraron
con un toro de 574 kilos, que si se pueden sacar toros a las plazas con
raza y peso. Que la cosa no es bajar la lámina, es acompañarla de edad y
trapío, pero sobre todo de lo primero. Si hay edad, la casta puede con
todo incluso con kilos demás. Los “niños” para los juegos, los “hombres”
para las corridas y lo de hoy fueron solo niños y esa es la verdad.

La
terna la conformaron Juan Mora, Sebastián Castella y Pepe Manrique.
Tres etapas de la fiesta, tres temperamentos distintos, pero sobre todo
tres toreros con deseos de agradar y triunfar.

El
cabeza de cartel, regreso con mucha expectativa entre el público y se
fue con más pena que gloria. En su primero toreo lentamente a un toro
sin fuerza que no transmitía. Mató de estocada tendida y dos
descabellos. El toro fue pitado y el de Plasencia silenciado. En su
segundo aprovecho poco lo que serbia que era el pitón izquierdo. Por el
derecho el toro iba corto y rebrincaba. Pinchazo y estocada. Otro que
fue pitado en el arrastre. Con el sexto que tuvo que lidiar por el
percance sufrido por Castella en el tercero no se acabo de acoplar y
este quizás fue el único que abrigo esperanzas de triunfo. El toro
pasaba bien pero la muleta retrasada y de mano no muy larga hacia que se
quedara y no se rebosará del engaño, lo que hizo que sucumbiera el toro
ante la falta de mando y se aburriera rápido. Mora mató de estocada y
silencio para ambos.

El
segundo altérnate fue Pepe Manrique, que no contó con suerte en el
sorteo y se llevó lo menos potable del encierro. Con su primero hubo
mucha voluntad y disposición frente a un “toro” que no pasaba, que se
quedaba bajo la muleta. Que era tardo en la embestida, que caminaba y no
remataba luego de embarcarse en el muletazo. Un toro que el mismo
torero lo dijo “no podía ni con su alma” y eso que los toros no tienen
alma, que tal que la tuviesen. Mató de pinchazo y estocada y el toro
también fue pitado. El quinto también vimos a un Manrique voluntarioso,
con ganas de hacer, pero que finalmente no se acopló a las embestidas
inciertas de un toro que era fijo, flojo, sin trasmisión y lo peor sin
emoción, pero si con apariencia de querer embestir sin acabar de
convencer, ni al torero, ni a la parroquia. Mató de estocada y pitos
para el toro.

El
francés Sebastián Castella, quien completaba el buen cartel tan solo
pudo matar a su primero, al que le cortó la única oreja de la tarde,
trofeo quizás un poco largo, por cuanto si bien es cierto que el torero
galo nos brindó unos lindos estatuarios y tandas de buenos muletazos,
también es cierto que por momentos fue demasiado ensimista con un  toro
que requería de espacios y tiempos más medidos, sin tanto ensimismo y si
con mas pausa. Mató de gran estocada y cuando su oponente iba a caer le
pedio la cara y con un arreón en los estertores de la muerte lo alcanzó
por la cara posterior del muslo izquierdo haciéndolo caer de fea manera
sobre su clavícula izquierda provocando su fractura, pasó a la
enfermería y al hospital para ser intervenido quirúrgicamente.

(Visited 72 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Javier Baquero - Jaba es un periodista que desde muy joven decidió tomar como rumbo las comunicaciones, pero sobre todo lo relacionado con el mundo de los toros y en especial el desarrollo de la fiesta taurina en Colombia y en torno a los Colombianos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Por la dignidad de mi casa y otras plazas

    Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la prudencia, aunque recuerdo siempre que la novena de(...)

  • Bogotá

    Corrida de honestidad en Bogotá

    Lo que no se vio en la tercera corrida de Bogotá En las horas de la mañana se realizó una(...)

  • Colombia

    Corrida interesante en Bogotá

    Casatoreros Colombia presentó el segundo cartel de la temporada bogotana, con una nomina de rehileteros y el debut en(...)

  • Bogotá

    Primera tarde de toros en Bogotá 2020

    Comenzó la temporada taurina en la plaza de Toros de Santamaría y muchos aspectos pasan desapercibidos, por eso Voyalostoros se(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

La oscura excentricidad del director de El Joven Manos de Tijera(...)

3

[caption id="attachment_147" align="alignright" width="82"] @isitreallysafe[/caption] De acuerdo al Consejo de la(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El arrastre: después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta conciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo. no seas indiferente a su dolor ¿Alcanzas a ver la lágrima escurriendo? No seas participante de estos eventos, no es humano presenciar, esas tradiciones no van con el siglo XXI.

    Reflexiona; “la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”. Schopenhauer.

    Solo los sicópatas se gozan, tu no eres uno de ellos reflexiona renuncia, esta es una tradición que NO debe continuar.

  2. El toro es atravesado con una Espada de 80 cm de longitud, que puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por donde penetre en el cuerpo del animal de hecho, cuando destroza la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre. A la hora de matar, si el toro corre con un poco de suerte muere de una estocada, pero no como se piensa de una estocada al corazón si no que la espada penetra pulmones y diafragma, a veces una arteria mayor, y de ahí la hemorragia que se aprecia del hocico y de la boca. A veces mueren ahogados en su propia sangre.

    La tortura sigue: el toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y suele encaminarse penosamente hacia la puerta por la que lo hicieron entrar, buscando una
    salida a tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el DESCABELLO, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cm.

  3. Tal vez hayas oído que la fiesta de los toros es un arte, pero no lo es… Es una Ciencia… la ciencia de la Tortura.

    Nada en la fiesta brava es genuino, solo el dolor.

    Se cree valiente pero no lo es, no tiene carácter fuerte. 24 horas antes de entrar en la arena, el toro ha sido sometido a un encierro a oscuras para que al soltarlo, la luz y los gritos de los espectadores lo aterren y trate de huir saltando las barreras, lo que produce la imagen en el publico de que el toro es feroz, pero la condición natural del toro es huir NO atacar. También se le han recortado los cuernos para proteger al torero. Le colgaron sacos de arena en el cuello durante horas.

    Lo golpearon en los testículos y los riñones Le indujeron diarrea al poner sulfatos en el agua que bebió Todo esto es con el fin de que llegue débil al ruedo y en completo desorden. Se le ha untado grasa en los ojos para dificultar su visión y en las patas se le puso una sustancia que le produce ardor y le impide mantenerse quieto, así el torero no desluce su actuación

  4. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida. La sintiencia es la principal característica a tener en cuenta a la hora de mostrar respeto moral hacia los demás dado que indica que existe alguien que puede verse afectado por nuestros actos. No existe ningún argumento mínimamente coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados por nuestra especie animal homo sapiens. El criterio de especie (especismo) es un criterio arbitrario, y por lo tanto injusto, así como lo es el criterio de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad.

  5. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida, dichas características, por empatía, les convierten en pacientes morales que deben ser respetados dado que pueden ser afectados por nuestros actos. La ciencia descubre que las diferencias entre los homo sapiens y los animales de otras especies son cuantitativas, no cualitativas. No existe ningún argumento coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados. El criterio de especie (discriminación conocida como especismo) es un criterio arbitrario como lo son los criterios de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad. No existe ningún “defecto” que tengan los animales que no lo tenga también un subgrupo humanos, y aún así nadie piensa que es moralmente aceptable utilizar a ese grupo de humanos “defectuosos” en experimentos científicos o como alimento, etc.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar