Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bogotá – Colombia. Con un encierro de toros de verdad se cortaron siete
orejas en una corrida bastante interesante en la capital colombiana.
En la quinta de abono de la ciudad de Bogotá, en una tarde con clima cambiante y algo más de medio aforo en los tendidos asistimos a la presentación de los astados de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo. Un encierro variopinto, de edad, peso y trapío. Con diversos matices, pero sobre todo con muchísima trasmisión, a excepción del lidiado en sexto lugar.

La terna estuvo conformada por Manuel Jesús – El Cid, quien llego al festejo por la puerta de la sustitución, en remplazo de Sebastián Castella, quien tuvo que ser intervenido el día de ayer luego de la lesión sufrida en la ciudad de Medellín. Junto a él el colombiano Luis Bolívar y el también sevillano Daniel Luque, quien confirmó alternativa en el coso bogotano.

La corrida inicio con un listón muy alto, con la actuación de Luque, que abrió por su confirmación. Tres verónicas y una media de mano muy baja cautivaron a los aficionados, que desde estos primeros lances conectaron con el torero sevillano. Luego de la pica realizó un quite con el capote que también fue del agrado de la parroquia.

Con la muleta inicio con cuatro muletazos sembrado en el tercio y luego dos más que hicieron sonar con muchísima rapidez la música del maestro Escobero. Lo más importante de la faena de Luque estaba por venir y lo vimos en su poderosa mano izquierda, con la que toreo con máxima lentitud, al punto que parecía estarlo haciendo en cámara lenta.

En todas las tandas hubo un común denominador, que tal vez no trascendía a los tendidos por no ser tan evidente, fue el aguante, la lentitud desvirtuaba ante la retina el peligro que podía existir cuando el toro pasaba tan lentamente cerca de la humanidad de Luque. Mató de un verdadero estocadonón y sin dudarlo el palco alto dijo si a la petición mayoritaria de los trofeos. Dos orejas y una apertura de corrida por todo lo alto.

Con el que cerró al tarde la suerte cambio para Luque, pues le tocó lidiar al garbanzo negro del encierro, un toro que se amarró al piso, que no quería echar pa´lante, que carecía de clase y su máxima movilidad era al gazapear. En este Luque puso la carne en el asador y la voluntad sumada al valor llevaron a feliz término una faena que se firmó con la espada pero que será para el olvido del torero y de la afición.

El cabeza de cartel hoy lidio segundo y cuarto por la alteración normal del orden preceptuado por la confirmación de un debutante en la plaza. La segunda plaza en consecuencia correspondió al sevillano Manuel Jesús – El Cid, quien regresaba a la capital colombiana luego de seis años de ausencia y a fé que firmo su regreso muy pronto. Con el capote bastaron tres verónicas y una media con las manos prácticamente barriendo la arena para que El Cid conectara y se llevara consigo el cariño de la afición. Ya con la muleta en los manos el torero español conjugó la mano baja, el temple y lo largo en los muletazos con esta fórmula construyó varias  y largas tandas en las que aprovecho la fijeza, la clase y lo largo de las embestidas del “juan bernardo”. Mató de estocada desprendida lo que no fue impedimento para que el público pidiera con fuerza los trofeos y en forma telegrafiada salieron en el palco las dos banderas blancas, abriendo las puertas del portón de la calle 27.

Con el cuarto de la corrida El Cid repitió una dosis primorosa de lances con el capote donde la cercanía al toro dio más emoción a las ejecutorias. Con la muleta dio una clase de bien torear, donde demostró que las buenas faenas no son solo florituras y bonitas posiciones El Cid “tuvo que luchar” con un toro que mantenía más la mirada en su humanidad que en los engaños, un ejemplar que caminaba, media y que tenía con qué hacer daño. Un cornúpeta bravo, con las complicaciones propias de un toro de lidia. En la Faena tuvo que aflorar el toque fuerte y recio, el muletazo mandón y el aguante meritorio. Las tandas fueron cortas, por momentos de uno en uno y siempre arrancando cada uno de los pases. Mató de buena estocada y una oreja fue el premio que el público solicitó al valor de Manuel Jesús – El Cid.

La terna la completo el torero vallecaucano Luis Bolívar que inicio su compromiso con el tercero de la tarde cuando sus dos alternantes ya habían cortado cada uno dos orejas, lo que generó que Luis echara rodilla a tierra para iniciar su labor con dos largas cambiadas, dando paso a tres verónicas y una media bastante templadas. Luego de la pica saltilleras, chicuelinas y un recorte redondearon la labor con la capa. Con la pañosa un cambiado por la espalda y un par de derechazos fueron lo más lucido del inicio, pues luego de esto el toro mostró un recorrido más corto, lo que obligo a que la faena fuera sementada sobre la técnica y no sobre las florituras. Los espacios y recesos dados en la faena por parte de Bolívar hicieron que se le pudiera sacar el máximo partido al pupilo de Juan Bernardo que fue de más a menos. La faena se remató con una buena estocada y el público pidió el trofeo para Bolívar la que fue entregada sin miramientos por parte del ingeniero Bonilla.

Como segundo astado para Bolívar salto un quinto, complicado, con poca fijeza, poca clase y nada de humillación. Con el capote le dio mucha tela, buscando que el toro se entregara y perdiera el miedo a embestir. Con la muleta hubo merito, los muletazos con la mano derecha fueron largos y el secreto para ellos fue dejar siempre la muleta en la cara del toro, técnica que le ayudó para exprimir lo poco que tenía el burel. La faena tampoco fue de florituras y si por el contrario de técnica y para entendidos en la materia. Mató de estocada, firmando así una oreja, con la que consolidaba su salida por la puerta grande.

Al final del festejo los tres toreros y el hijo del ganadero pasearon por el albero de la Santamaría en reconocimiento a una buena tarde de toros. Siete orejas justamente cortadas, lástima que el festejo vino de más a menos y no como todos hubiésemos querido, pero que le vamos hacer así son las cosas.

(Visited 98 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Javier Baquero - Jaba es un periodista que desde muy joven decidió tomar como rumbo las comunicaciones, pero sobre todo lo relacionado con el mundo de los toros y en especial el desarrollo de la fiesta taurina en Colombia y en torno a los Colombianos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Por la dignidad de mi casa y otras plazas

    Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la prudencia, aunque recuerdo siempre que la novena de(...)

  • Bogotá

    Corrida de honestidad en Bogotá

    Lo que no se vio en la tercera corrida de Bogotá En las horas de la mañana se realizó una(...)

  • Colombia

    Corrida interesante en Bogotá

    Casatoreros Colombia presentó el segundo cartel de la temporada bogotana, con una nomina de rehileteros y el debut en(...)

  • Bogotá

    Primera tarde de toros en Bogotá 2020

    Comenzó la temporada taurina en la plaza de Toros de Santamaría y muchos aspectos pasan desapercibidos, por eso Voyalostoros se(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  PRIMER, se pronuncia /prái-mer/, no prai·mar. Con eso claro, es(...)

2

¿En qué consiste esta adicción? ¿Tiene alguna solución? ¿Hay alguna esperanza(...)

3

En medio de los "nuevos vientos" que promocionó con ahínco el(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida, dichas características, por empatía, les convierten en pacientes morales que deben ser respetados dado que pueden ser afectados por nuestros actos. La ciencia descubre que las diferencias entre los homo sapiens y los animales de otras especies son cuantitativas, no cualitativas. No existe ningún argumento coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados. El criterio de especie (discriminación conocida como especismo) es un criterio arbitrario como lo son los criterios de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad. No existe ningún “defecto” que tengan los animales que no lo tenga también un subgrupo humanos, y aún así nadie piensa que es moralmente aceptable utilizar a ese grupo de humanos “defectuosos” en experimentos científicos o como alimento, etc.

  2. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida. La sintiencia es la principal característica a tener en cuenta a la hora de mostrar respeto moral hacia los demás dado que indica que existe alguien que puede verse afectado por nuestros actos. No existe ningún argumento mínimamente coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados por nuestra especie animal homo sapiens. El criterio de especie (especismo) es un criterio arbitrario, y por lo tanto injusto, así como lo es el criterio de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad.

  3. Tal vez hayas oído que la fiesta de los toros es un arte, pero no lo es… Es una Ciencia… la ciencia de la Tortura.

    Nada en la fiesta brava es genuino, solo el dolor.

    Se cree valiente pero no lo es, no tiene carácter fuerte. 24 horas antes de entrar en la arena, el toro ha sido sometido a un encierro a oscuras para que al soltarlo, la luz y los gritos de los espectadores lo aterren y trate de huir saltando las barreras, lo que produce la imagen en el publico de que el toro es feroz, pero la condición natural del toro es huir NO atacar. También se le han recortado los cuernos para proteger al torero. Le colgaron sacos de arena en el cuello durante horas.

    Lo golpearon en los testículos y los riñones Le indujeron diarrea al poner sulfatos en el agua que bebió Todo esto es con el fin de que llegue débil al ruedo y en completo desorden. Se le ha untado grasa en los ojos para dificultar su visión y en las patas se le puso una sustancia que le produce ardor y le impide mantenerse quieto, así el torero no desluce su actuación

  4. El toro es atravesado con una Espada de 80 cm de longitud, que puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por donde penetre en el cuerpo del animal de hecho, cuando destroza la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre. A la hora de matar, si el toro corre con un poco de suerte muere de una estocada, pero no como se piensa de una estocada al corazón si no que la espada penetra pulmones y diafragma, a veces una arteria mayor, y de ahí la hemorragia que se aprecia del hocico y de la boca. A veces mueren ahogados en su propia sangre.

    La tortura sigue: el toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y suele encaminarse penosamente hacia la puerta por la que lo hicieron entrar, buscando una
    salida a tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el DESCABELLO, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cm.

  5. El arrastre: después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta conciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo. no seas indiferente a su dolor ¿Alcanzas a ver la lágrima escurriendo? No seas participante de estos eventos, no es humano presenciar, esas tradiciones no van con el siglo XXI.

    Reflexiona; “la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”. Schopenhauer.

    Solo los sicópatas se gozan, tu no eres uno de ellos reflexiona renuncia, esta es una tradición que NO debe continuar.

  6. Pitágoras decía: “Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos los animales, reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra el dolor y la muerte no podrá cosechar ni la ALEGRÍA, ni la PAZ, ni el AMOR”. Cuándo terminará esta absurda fiesta?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar