Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bogotá – Colombia. En tarde de lleno total en el coso de la calle 26 se
le puso punto final a la temporada taurina de la capital colombiana. La
puerta grande se abrió quizás con ligereza para Julián López – El Juli y
Manuel Jesús – El Cid. Los toros de Las Ventas dejaron mucho que
desear.

Hoy en la Santamaría le dijimos adiós a la temporada taurina 2010 – 2011 en Colombia y con ocasión de este evento propios y foráneos se dieron cita en la Santamaría. La boletería se agotó prácticamente desde el pasado miércoles y hoy la reventa alcanzó altos topes, pues el cartel de toreros y ganadería sobre el papel presagiaba un buen espectáculo y quizás para muchos fue así.

Se lidiaron toros de la ganadería de Las Ventas del Espíritu Santo, ganadería que venía precedida de un sonoro petardo en la ciudad de Medellín el fin de semana anterior y en Bogotá salvo por un poco más de presencia en sus ejemplares, el balance tampoco es que sea muy satisfactorio. Cuatro de los siete que saltaron al ruedo fueron pitados, dos tuvieron división de opiniones y uno recibió cariñosas palmas. Pobre balance para la ganadería que se supone piden las figuras por ser garantía.

La cabeza del cartel fue Julián López – El Juli, quien acudió a la plaza bogotana como ya se ha hecho costumbre y gracias a su magnífica campaña española. El Juli lidio el segundo toro de la tarde y con este el capote mostró emoción en verónicas muy ceñidas. Con la muleta fundamentó la faena con la mano derecha, construyendo tandas cortas pero importantes, en las cuales la suavidad fue punto preponderante. Mató de pinchazo y estocada para cortar una oreja y ver como el toro recibía palmas en el arrastre.

Con el cuarto del festejo, segundo de su lote prácticamente nada pudo hacer ni con la capa, ni mucho menos con la muleta, a pesar de que El Juli trató de consentir al burel, un toro agarrado al piso, sin clase, un manso sin un solo pase. Para rematar la espada también le fue esquiva al torero madrileño, seis pinchazos y un descabello fueron necesarios para finiquitar al toro, ejemplar que fue pitado fuertemente en el arrastre, luego de lo cual se empezaron a escuchar los gritos de séptimo, séptimo, séptimo.

Durante la lidia del quinto y sexto se presentaron conversaciones entre la empresa, el apoderado de El Juli, los alternantes y el propio Juli llegando a la conclusión de regalar un séptimo toro.

En el de regalo se pudo demostrar que El Juli ocupa los primeros lugares del escalafón taurino mundial gracias a la cabeza que tiene, pues soluciona los problemas a los toros, en muchos casos como este le ayuda a los ganaderos para que sus toros se vean menos malos de lo que en realidad son. Con el capote cuatro verónicas y una media fueron de ensueño. Con la muleta se arrimó más quizás porque no quería dejar ir la ilusión de alcanzar el triunfo con este “regalito”, un toro parado que se acabo rápido y que no brindo para nada garantías. Con la espada un pinchazo y media lagartijera pusieron fin al requerido séptimo hubo petición de trofeo basada en las ganas que mostró el torero español y el palco creo yo de manera complaciente, que no taurina entregó una oreja para que El Juli pudiese salir por la puerta grande, mientras que el toro fue pitado en su camino al desolladero. Si bien es cierto que el Juli mostró conocimiento, valor y disposición frente al público bogotano el pinchazo y la media lagartijera se sumaron a una faena que bien podía ser premiada con una fuerte ovación de agradecimiento.

Manuel Jesús – El Cid cumplía hoy la segunda sustitución en reemplazo de Sebastián Castella y llegaba a Bogotá precedido de una puerta grande conseguida a ley ocho días antes en esta misma plaza y un encumbrado portón en Medellín el día inmediatamente anterior luego de cortar cuatro orejas, dos de ellas simbólicas, al igual que el rabo de un toro indultado.

El Cid era esperado con ansiedad y en su primero únicamente pudimos rescatar dos verónicas y una media que le pudo robar a un toro abanto desde el inicio. Con la muleta en la mano derecha exprimió de uno en uno, unos pocos muletazos, pues su oponente era un  toro corto que caminaba, miraba por encima de los engaños queriendo coger. Pinchazo y estocada fueron el final de esta primera actuación. El toro fue fuertemente pitado en el arrastre.

En que hizo quinto, un toro de salida alegre, instrumentó tres verónicas, una chicuelina y un recorte con el capote. Ya en la muleta nos dejó disfrutar de tres tandas con la derecha y una con la izquierda, todas dando reposo al toro, que era fijo y trasmitía. La verdad sea dicha la faena fue buena e hizo ver al toro más importante de lo que en realidad era, al punto de que hubo división de opiniones frente al burel al momento del arrastre. El Cid mató de estocada y hubo petición de trofeo. El palco concedió dos orejas, de una en una, quizás sin sopesar que en Bogotá con una sola oreja se habría pagado la faena del torero sevillano.

Abrió plaza y lidio el sexto de la tarde el joven manizalita Santiago Naranjo, quien confirmaba el doctorado como matador de toros, recibido en el mes de enero en la ciudad de Cali. Con el primero del festejo poco pudo hacer con el capote frente a un toro agarrado al piso, corto por el pitón izquierdo y por momentos caminador. Con la muleta puso emoción desde el inicio con tres muletazos sentado en el estribo y tres más exponiendo mucho al hincarse de rodillas. Hubo muletazos largos con la derecha. Aguantó porque su toro se tornaba cada vez más tardo y se requería el cite fuerte y el mando en la pañosa. Mató de estocada y cortó una muy justa oreja. El toro fue sujeto de división de opiniones, inclinándose más hacia los pitos.

Con el sexto el capote le permitió construir cuatro verónicas y una media de mucho sabor. Con la muleta, luego de un brindis muy emotivo a sus progenitores y a su hermana saludo con tres muletazos de rodillas y una tanda de cinco derechazos, que en sumatoria fueron lo único rescatable con este toro. Naranjo demostró ganas, no se amilanó ante el compromiso y si bien no todas sus ejecutorias tuvieron pinturería y técnica, si tuvieron la garra que se le exige a un torero que quiere llegar lejos y a penas está empezando. La espada por obvias razones es una materia a superar. Palmas equivocadas para el astado y una vuelta al ruedo justa para el manizalita.

(Visited 75 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Javier Baquero - Jaba es un periodista que desde muy joven decidió tomar como rumbo las comunicaciones, pero sobre todo lo relacionado con el mundo de los toros y en especial el desarrollo de la fiesta taurina en Colombia y en torno a los Colombianos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Por la dignidad de mi casa y otras plazas

    Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la prudencia, aunque recuerdo siempre que la novena de(...)

  • Bogotá

    Corrida de honestidad en Bogotá

    Lo que no se vio en la tercera corrida de Bogotá En las horas de la mañana se realizó una(...)

  • Colombia

    Corrida interesante en Bogotá

    Casatoreros Colombia presentó el segundo cartel de la temporada bogotana, con una nomina de rehileteros y el debut en(...)

  • Bogotá

    Primera tarde de toros en Bogotá 2020

    Comenzó la temporada taurina en la plaza de Toros de Santamaría y muchos aspectos pasan desapercibidos, por eso Voyalostoros se(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La historia de la OEA respecto de los derechos humanos y(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida, dichas características, por empatía, les convierten en pacientes morales que deben ser respetados dado que pueden ser afectados por nuestros actos. La ciencia descubre que las diferencias entre los homo sapiens y los animales de otras especies son cuantitativas, no cualitativas. No existe ningún argumento coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados. El criterio de especie (discriminación conocida como especismo) es un criterio arbitrario como lo son los criterios de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad. No existe ningún “defecto” que tengan los animales que no lo tenga también un subgrupo humanos, y aún así nadie piensa que es moralmente aceptable utilizar a ese grupo de humanos “defectuosos” en experimentos científicos o como alimento, etc.

  2. El arrastre: después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta conciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo. no seas indiferente a su dolor ¿Alcanzas a ver la lágrima escurriendo? No seas participante de estos eventos, no es humano presenciar, esas tradiciones no van con el siglo XXI.

    Reflexiona; “la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”. Schopenhauer.

    Solo los sicópatas se gozan, tu no eres uno de ellos reflexiona renuncia, esta es una tradición que NO debe continuar.

  3. El toro es atravesado con una Espada de 80 cm de longitud, que puede destrozarle el hígado, los pulmones, la pleura, etc., según el lugar por donde penetre en el cuerpo del animal de hecho, cuando destroza la gran arteria, el toro agoniza con enormes vómitos de sangre. A la hora de matar, si el toro corre con un poco de suerte muere de una estocada, pero no como se piensa de una estocada al corazón si no que la espada penetra pulmones y diafragma, a veces una arteria mayor, y de ahí la hemorragia que se aprecia del hocico y de la boca. A veces mueren ahogados en su propia sangre.

    La tortura sigue: el toro, en un intento desesperado por sobrevivir, se resiste a caer, y suele encaminarse penosamente hacia la puerta por la que lo hicieron entrar, buscando una
    salida a tanto maltrato y dolor. Pero entonces lo apuñalan en la nuca con el DESCABELLO, otra larga espada que termina en una cuchilla de 10 cm.

  4. El arrastre: después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que esta conciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo. no seas indiferente a su dolor ¿Alcanzas a ver la lágrima escurriendo? No seas participante de estos eventos, no es humano presenciar, esas tradiciones no van con el siglo XXI.

    Reflexiona; “la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”. Schopenhauer.

    Solo los sicópatas se gozan, tu no eres uno de ellos reflexiona renuncia, esta es una tradición que NO debe continuar.

  5. Los animales que no pertenecen a nuestra especie son individuos que también tienen la capacidad de sufrir y el interés de disfrutar de su vida, dichas características, por empatía, les convierten en pacientes morales que deben ser respetados dado que pueden ser afectados por nuestros actos. La ciencia descubre que las diferencias entre los homo sapiens y los animales de otras especies son cuantitativas, no cualitativas. No existe ningún argumento coherente que pueda establecer que los intereses de los animales no-humanos deban ser infravalorados. El criterio de especie (discriminación conocida como especismo) es un criterio arbitrario como lo son los criterios de raza, sexo, inteligencia o nacionalidad. No existe ningún “defecto” que tengan los animales que no lo tenga también un subgrupo humanos, y aún así nadie piensa que es moralmente aceptable utilizar a ese grupo de humanos “defectuosos” en experimentos científicos o como alimento, etc.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar