Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

@wwaycorrigan

[Listen to an audio version of this blog entry here.]

‘Before you criticise somebody, walk a mile in their shoes. That way, when you do criticise them, you’ll be a mile away and you’ll have their shoes.’

The Hypocrite World Cup: Everyone's a winner

‘We’re all part of the same hypocrisy, but let’s keep up the charade.’ (Image from Behaviorist.)

Faultfinders
Yeah, it’s an old one but many of today’s holier-than-thou types could do with hearing it. Not that it would lead to any self-reflection, never mind a change in their ways. Such people, mostly found in the comfortable, influential classes of high-income nations, are quite convinced of their righteousness.

Rather than ‘walk in one’s shoes’, what they often do is irately pursue — at a safe distance — those they criticise, making their targets’ lives as difficult as possible whilst enjoying pleasures they wish to deny others.

Philanthropy is, however, at the heart of all this. Others simply don’t know and are incapable of knowing what’s good for them. So it’s these superhumans to the rescue. We are forever in their debt.

Most of these say-rather-than-do-gooders are, as you may have guessed, nothing more than hypocrites. They publicly proclaim to be virtuous yet their private actions and way of life generally betray this. What they do have on their side, though, as a buffer to the many contradictions, are influence and power.

‘Chinese suppression of protesters: an outrage. Canadian quashing of protesters: it’s for the good of national security.’

When they defend freedom and liberty, it’s on their terms only. Should they call for greater social control — vide pandemic lockdowns — it’s for everyone else, not them.

They are experts at seeing the faults and flaws in foreign lands but are generally blind to them closer to home. See, for example, the likes of Jacinda Ardern and Justin Trudeau. ‘Chinese suppression of protesters: an outrage. Canadian quashing of protesters: it’s for the good of national security.’

Corrigible
So while Fifa President Gianni Infantino came in for much criticism and ridicule when he spoke about the double standards of many in the “democratic” West on the eve of the Qatar World Cup, he wasn’t far wrong.

Getting lectures from Fifa on morals may seem a bit of a wild shot, so to put it, but the association is well-steeped in immorality, so it does have, in a way, detailed knowledge of the subject area.

Now, this isn’t to say that we should all just ignore evil acts and immoral practices. No. It’s a case of at least acknowledging our own knowledge gaps and shortcomings in the first instance. Finding the right tone is also important when speaking out.

It’s very difficult to listen to, let alone actually act on, the words of those who try to come across as incorruptible, know-it-alls. The only incorruptible, faultless humans are those yet to be born.

So whether it be action on climate change, tackling a global pandemic, the Brexit fallout, Petro versus Uribe, left versus right — what have you — be wary of those pontificating that their way is the right way.

Popular support for somebody or something doesn’t automatically confer infallibility. Safety in numbers and the madness — and badness — of crowds are but two sides of the same coin. Today’s unquestionable truth is tomorrow’s big lie.

Thus, we should all aim to be a little more corrigible (cautiously and questioningly, that is) and less incorrigible, if I do say so myself. In doing so, we might just find the other’s shoes are a nice fit.
__________________________________________________________
Listen to Wrong Way’s Colombia Cast podcast here.

Facebook: Wrong Way Corrigan — The Blog & IQuiz “The Bogotá Pub Quiz”.

(Visited 43 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La vida en Colombia desde la perspectiva de un periodista y locutor irlandés, quien ha vivido en el país desde 2011. El blog explora temas sociales y culturales, interacción con los nativos, viajes, actualidades y mucho más. Escucha su podcast acá: https://anchor.fm/brendan-corrigan.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar