Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

A propósito del ecocidio en la Amazonia,  azuzado en el vecino país carioca y que ya ha afectado casi a media docena de países vecinos, denuncio desde este cosmos digital, una aborrecible práctica que desde los ingenios y cañaduzales del Valle del Cauca no cesa de envilecer y enturbiar al cautivador municipio de Guadalajara de Buga, solo por mencionar una de muchas poblaciones de la imponente región azucarera más afectadas por la irritante y devastadora pavesa que deja la irresponsable quema de caña.

Los poderosos y orgullosos ingenios, quienes recogen y transforman la caña de azúcar, aducen que la quema obedece a una falta de control por parte de quienes administran los cultivos, es decir los colonos o agricultores dueños por lo general de la tierra y a quienes el ingenio compra la cosecha; en tanto que estos últimos, atribuyen a “accidentes” o “incontrolables manos delincuenciales” el fuego en las extensas siembras que arroja esa ceniza exasperante que la fuerza de los poderosos vientos del occidente arrastra hacia los pueblos aledaños descargándola inclemente sobre las cabezas y hogares de los lugareños.

Ello sin referirme al asfixiante humo que devasta a quienes moran dentro de un radio aproximado de hasta 3km de la combustión.

Aquella urticante pavesa tizna la piel, mancha la ropa, daña jardines, impregna cualquier ambiente, se adhiere a los muros, ensucia las calles, tapa sifones, obstruye conductos y, por supuesto, también afecta vías respiratorias. De hecho, hace un par de horas me llamaron del Valle del Cauca preguntándome si la quema de caña podría ser demandable. Lo hizo una dama a cuyo nieto, días atrás, se le introdujo una pavesa en el ojo rayándole la córnea.

Entre voces se oye decir que los colonos provocan premeditadamente la quema del cañaduzal cuando el ingenio se demora en recogerla y pagarla, claro está, siempre atribuyendo el hecho a circunstancias fortuitas, “contingencias que se salen de las manos”, como por ejemplo “un cigarrillo arrojado en un mal momento…” y demás majaderías que, aun cuando posibles, no son nada frecuentes, porque entre otras, “casualmente” la exasperante conflagración se produce justo en época de cosecha y el enardecido verano del segundo semestre del año.

Hay un momento en el que las plantaciones de caña deben de ser calcinadas, ya sea para eliminar deshechos, por aparición de plagas, por razones de orden agroindustrial traducidas por ejemplo, en la necesidad de facilitar el corte de los tallos, poder agilizar la cosecha, proporcionar una fácil aplicación de riego, rendimiento y eficiencia para los equipos de cosecha mecánica, incremento del rendimiento de cortadores, o simplemente, porque comercialmente así lo exige el gremio.

Uno podría llegar a entender que, como lo afirmaría un cortero cualquiera, al quemarse las hojas secas se facilita el corte del tallo, pues así, «de un golpe flamígero», se despeja la parte baja de todas las cañas. La quema también garantiza la desaparición de alacranes, tábanos y culebras que harían aún más riesgosa la labor del cortero y, en fin; explicaciones cuyo asidero aún está en entredicho, y muy lejos de desvirtuar o justificar el nefasto desenlace de los incendios.

Personalmente, sin ser ningún experto en la materia, hallo en la ausencia de mano de obra calificada, la reducción de costos de producción y una inconsciencia inaudita, las principales causas que estimulan la odiosa quema de caña de azúcar, actividad prohibida no solamente por la autoridad local de Buga y los municipios vecinos en sus respectivos planes de ordenamiento territorial, sino a nivel nacional en decretos suscritos por el Ministerio de Ambiente y normatividad alterna respaldada por el ministerio de Agricultura.

Como si lo anterior fuera poco, hay que resaltar que una tonelada de caña es capaz de consumir 500 kilogramos de bióxido de carbono, emanado por las chimeneas de las industrias y por los vehículos en circulación.

Cada cañaduzal funge como una especie de pulmón encargado de purificar el aire. Una bondad atomizada por los ingenios amantes de carbonizar la caña. En ese momento exacto de la combustión se libera el monóxido de carbono, enemigo declarado -con suficientes y atroces créditos- del medio ambiente en todo el orbe. Rey de la polución en el planeta Tierra.

Mientras se incineran los cañaduzales, el monóxido queda suspendido en la atmósfera bloqueando el paso de los rayos solares que  habiendo penetrado en la tierra sin poder expandirse, generan recalentamiento. Razón de ello, parte del exasperante calor que tuesta estas latitudes.

Recuerdo que a finales de los noventa leí un artículo en EL TIEMPO en donde se ratificaba la tesis de que los filamentos que cubren el tallo de la caña terminan unidos a las micropartículas contaminantes, dando lugar muy probablemente a alergias crónicas. Los más afectados son los niños quienes además resultan con problemas de conjuntivitis.

Ecólogos y agrónomos de la región a gritos vienen denunciado, desde el siglo pasado incluso, que absorber monóxido de carbono provoca enfermedades cutáneas y respiratorias.

Urge que el Ministerio de Salud intervenga directamente en un asunto que de suyo también le compete, porque así lo exigimos todas las víctimas (foráneos y nativos) de la detestable quema de caña en el valle, y que, las otras carteras ya mencionadas, la administración local y el gobierno nacional, se apropien definitiva y responsablemente sancionando con la contundencia debida esta mala y repulsiva práctica, la que más allá de las ventajas que pueda llegar a tener si es que las tiene, en una incontrovertible verdad, está afectando entre muchos otros tópicos, la biodiversidad y el medio ambiente generando gases cargados de CO2 ,  perturbando otras actividades productivas, sobresaltando el turismo y limitando la circulación, trastornando la salud, y cubriendo con esa asquerosa ceniza (pavesa) las calles, familias y casas de todo un pueblo hastiado de ella.

(Visited 219 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Esmad asesino?

    No sé exactamente qué o quién mató a Dilan Cruz, si la indómita e irredenta adolescencia lavada puerilmente en(...)

  • Opinión

    "Las cinco llagas del Duque"

    ¿Qué es exactamente lo que tiene al presidente Iván Duque contra las cuerdas? ¿Por qué tanta animadversión hacia el(...)

  • Opinión

    ÁUV: ¿De la unción a la ejecución?

    "¿-Quiénes sois vosotros que, contra el curso del tenebroso río, habéis huido de la prisión eterna? -dijo el anciano, agitando(...)

  • Vida

    ¿Trascendental paso?

    Flojo ha sido el resultado de parte de la industria de bebidas azucaradas con el hábil compromiso de auto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Esta es la casa de Santiago Nasar (protagonizada por Anthony Dellon), en Crónica de una muerte anunciada, novela de Gabriel García Márquez. 

Fue el escenario escogido por el director Francesco Rossi para la adaptación a cine de la novela de Gabo. Está ubicada en Mompós. Fue antiguamente el Edificio de la Aduana, en su parte de atrás la casa tiene unas escaleras por donde se desciende al Río Magdalena. En la actualidad (año 2011) este edificio se encuentra en remodelación tras varios años de abandono.


Guía de viajes por Colombia in Colombia Travel, Fotografía 360: Astrolabio

NOTA: la plaza no es tan grande como se muestra en la película, la verdad es mucho más pequeña, pero gracias a escenas superpuestas se ve mucho más grande de lo que realmente es. Llama la atención que en la película la plaza se ve despavimentada y polvorienta. Cuentan los momposinos que cuando se filmó la película, la plaza estaba pavimentada y que la llenaron de tierra para darle ese aspecto.

Visitar Mompós es entrar en un gran escenario, en el que hace más de 20 se realizó la producción colombo-italiana, con actores como Anthony Dellon, Ornella Muti, Rupert Everett, Vicky Hernández, Irene Papas, entre otros.

En las próximas entregas de mi blog, recorreremos algunos de estos escenarios, para ver el estado actual de ellos, en recorridos virtuales con fotos 360º (fotografías esféricas en Colombia).

¿Y a ti cómo te pareció la película?

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar