Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Bitácora de la orfandad

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A la memoria de Ricardo Pacheco Soto

Mi primer recuerdo de Ricardo resulta transparente. Coincidimos en la Biblioteca del Bloque Santo Domingo, en la antigua sede de la Universidad del Atlántico, en el mismo estante destinado a la literatura extranjera, e intentamos coger, de manera simultánea, el único ejemplar de Las flores del mal. A ambos nos atrajo la lírica de los llamados poetas malditos desde que, lo sabríamos y lo comentaríamos entre risotadas años después, el profesor Álvaro García hiciera un recuento de los influjos de la literatura europea en la literatura colombiana.

Un espíritu confundido engullía sus veintidós años. Fue el primer rostro que reconocí cuando, dos años después, Álvaro García y el escritor Guillermo Tedio me invitaran al Taller de Escritura “Maskeletras”. Una faceta de Ricardo descubrí entonces: era escritor novel. Algunos de sus relatos inéditos reposan en su mesita de noche; otros, en mensajes electrónicos transcritos en plena madrugada; los dignos, en una antología que prepara la Universidad del Atlántico para los relatos de Maskeletras publicados en la década 2005-2015. Como escritores noveles, sus compañeros lo considerábamos un guía, un buen consejero.

Sólo los buenos recuerdos afloran cuando el ausente no tiene posibilidad de retorno. Quisiera hablar de su amor por Sandra; de la mañana en que, mientras me retorcía de dolor por la falciformía en una clínica en Bogotá, Ricardo me leía a Baudelaire; de la noche en que lloraba por Sandra y yo no sabía darle consuelo. Por principios, creíamos en cielos diferentes. Mis consuelos resultaban insuficientes para un espíritu contemplativo como el suyo. Aquella misma noche nos reconocimos. Debo confesar que olvidé mi tratamiento médico y, a plena madrugada, Ricardo y yo salimos al centro capitalino en busca de un trago que nos quemara la garganta mientras recitábamos con mala memoria, como si fuésemos los ebrios más sobrios de la ciudad, La muerte de los artistas, sólo porque nos había gustado Baudelaire.

Era simpático, previsor, altruista. En esta era en que la amistad carece de tributos, sus cualidades me son suficientes.

(Visited 948 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Narrador y ensayista. Director de REESCRIBA y de su Revista Electrónica de Estudios Literarios (ISSN: 2145-6844)

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La utilidad de la guerra

    Refiere la Ilíada en su noveno canto que cuando Áyax, Fénix y Ulises visitaron a Aquiles para persuadirle a que(...)

  • Vida

    La muerte de los artistas

    A la memoria de Ricardo Pacheco Soto Mi primer recuerdo de Ricardo resulta transparente. Coincidimos en la Biblioteca del Bloque Santo(...)

  • Opinión

    Podene, o la historia de un niño marginado

    Pocas veces nuestro corazón se estremece ante el relato perspicaz de la vida de un niño diferente. Antes de leer Podene,(...)

  • Mundo

    Un día con los testigos de Jehová

    No vi ningún tipo de discriminación entre ellos ni escuché entre la serie de discursos algún término ofensivo o disfemismo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El respeto no se exige con irrespeto, eso está claro, pero parte(...)

2

Medellín no solo ha dejado de ser la ciudad referente del país(...)

3

Le acabo de recetar esta dosis de bicarbonato de sodio a una(...)

Publicidad
0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar