Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Contesté el teléfono y, con la voz entrecortada, mi esposo me dijo que acababa de ayudar a un hombre que se había desmayado al frente suyo mientras arrastraba una carreta con limones en el centro de Medellín.

– Yo salía de una reunión caminando y vi que se desmayó. Varias personas nos acercamos a ayudarle. Le dimos comida. Era un venezolano y yo creo que se desmayó de hambre. Casi no podía hablar… –me dijo haciendo un esfuerzo y yo, que ya tenía la garganta bloqueada y lágrimas en los ojos, supe que a él tampoco le salían las palabras, que me había llamado inmediatamente para poder volver a respirar.

– Pero, ¿cómo así? ¿qué le pasó? ¿ya está bien? ¿cómo le podemos ayudar? –le pregunté, mientras sentía que se me venía el mundo encima, que la vida no podía ser así, que no tenía derecho a quejarme por nada.

– No sé, él no nos podía explicar casi nada, es que no era capaz de hablar. Y mientras le dábamos comida, vi que se le salieron las lágrimas… –silencio–. Pero lo voy a llevar a la oficina para ayudarle a averiguar cómo puede conseguir papeles a ver si le podemos dar trabajo.

Me terminó de decir eso y se creó un hueco dentro de mí que no he podido llenar. Me dijo que después habló con él con más calma, lo invitó a almorzar, y le contó que tiene dieciocho años, que llegó hace una semana a Colombia con su novia de diecisiete y con su suegra, que se levanta a las cuatro de la mañana para ir a vender limones en esa carreta, y que le pagan $15.000 pesos (4.5 dólares) al día si vende $100.000, y $20.000 si vende $150.000.

Me recorrió un calambre, como cuando uno intenta entender algo muy importante pero siente que le desborda el cerebro.

Claro, se había desmayado del hambre, de la extenuación, de la desesperanza. Si le rodaban las lágrimas, mientras luchaba porque le salieran las palabras, era porque probablemente no podía creer lo que le estaba pasando, porque se estaba dando de frente contra el mundo. Quién sabe de dónde venía o cómo vivía, y ahora estaba así, tirado en la calle de una ciudad desconocida, rodeado de extraños, con el estómago vacío, con una carreta de limones para empujar y por vender para recibir lo que no le haría ni cosquillas a ese estómago, con la novia y la suegra esperándolo en el vacío, y con el panorama borroso de quien se sabe “sin papeles”, que hoy en día es como no ser nadie, como no estar vivo, porque los vivos tienen derechos y los pueden reclamar.

Ese día mi esposo no pudo hablar de otra cosa. No hablaba casi, como si el silencio forzado del chico venezolano –casi un niño– se le hubiera entrado al cuerpo a través de las lágrimas compartidas que después me confesó que también le salieron mientras lo ayudaba. Entonces cada uno de nosotros hizo un paquete con cosas para el chico y su novia. Yo traté de pensar en distintas necesidades y saqué con cariño cosas, simples objetos, con los que quise transmitirle a ella un mínimo de solidaridad. Pensé que algunas de esas cosas probablemente no le sirvieran tanto, pero me incliné por el “mejor que sobre a que falte”. Y después me llevé la sorpresa de que la novia se había puesto feliz incluso por una libretica que le metí en la bolsa porque “necesitaba una agenda para apuntar”.

Maldita sea.

Maldita sea la posibilidad de que pase algo así. Maldita sea la posibilidad de que exista un ser humano (y los que lo siguen) capaz de vivir con las consecuencias de mandar a un país entero al carajo por sus propios intereses (hoy mencionemos a Venezuela, a Siria, entre tantos ejemplos que le hacen a uno dudar sobre casi todo).

Las lágrimas de ese adolescente obligado a ser adulto en medio de un silencio tan doloroso, en medio del reconocimiento interior de su propia tragedia, no se me salen del alma. Algo tiene que cambiar porque hay una mínima dignidad que debemos tener todos si queremos llamar ‘humana’ a nuestra especie.

Por el momento intentaremos ayudar a esta familia como podamos. Ya él tiene un celular, según le contó a mi esposo a través de un mensaje:

– Buenos días Señor Sergio, es Édgar, el que trabaja con limones.

“El que trabaja con limones”, el que no es nadie porque no tiene papeles ni un lugar del mundo seguro para vivir, entonces está obligado a convertirse en el que trabaja con limones y a describirse así para que lo identifiquen, hasta que logre ganarse la posibilidad de ser un ciudadano digno de lo básico en el sistema que hemos creado.

Maldita sea.

 

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

 

(Visited 584 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    El vestido del cuerpo

    La piel es la parte más superficial del vestido humano. Es lo más exterior, lo que protege, como un(...)

  • Opinión

    La vulnerabilidad

      Desconfío de la gente que dice no tenerle miedo a nada –o no saber a qué– y desconfío,(...)

  • Colombia

    Pintar para vivir

    [gallery size="medium" ids="698,699,700"] Hay niñas que piensan en muñecas de moda, otras que hacen pataleta porque no quieren comer(...)

  • Opinión

    El recorrido de las flores

    [embed]https://youtu.be/5A1S6pe8pnQ[/embed] Me gusta rescatar cucarrones, mariposas y abejas en problemas (también arañas de las esquinas de las duchas, sin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy quiero saludarte refiriéndome a muchas palabras que se han vuelto(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. muchos colombianos les pasa esto en otros países eso no hay que olvidar en el gobierno de Uribe fueron millones los que se fueron obligados para Venezuela y les decían colombiches, Ecuador también los recibió, Panamá ahora chile tenia hace unos 2 años mas colombianos que venezolanos , en España se ven, es mas en Francia hay colombianos con problemas migratorios en fin somos de el 3er mundo y a todos nos toca

  2. francesca563042

    Esta triste realidad, que es tan cercana a nosotros, también me quiebra a diario…ver esa situación tan dura que están sufriendo millones de venezolanos en el mundo me pega muy duro…pienso en mis hijos cada vez que veo a esta pobre gente pidiendo en los buses para comer, o siendo subvalorada por mis compatriotas con trabajos sobre-humanos por unos pocos pesos. Es terrible pensar en que nuestro país pueda llegar a una situación tan terrible por la mala elección de un dirigente. Me asusta terriblemente que esto llegue a pasar, tener que huir de mi pais que amo tanto, irme a dormir en las calles en otro lugar lejos de mi patria y mendigar alimentos para que mis hijos no mueran de hambre…Dios…apiádate de nosotros y no permitas nunca que lleguemos a esto…y apiádate de Venezuela, país hermano, que en otros tiempos también nos ha dado la mano…y hermanos colombianos, nunca olvidemos que ayudar a otro, y enseñar a nuestros hijos a hacerlo, también es ayudarnos a nosotros mismos…hoy por ti y mañana por mi…Dios nos bendiga y nos guarde…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar