Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me gusta rescatar cucarrones, mariposas y abejas en problemas (también arañas de las esquinas de las duchas, sin ir a hacerles daño, así haya que correr con ellas montadas sobre un palito hasta ponerlas –y ponerse– a salvo). Con el mayor cuidado, como si fuera la tarea más importante del mundo, desenredo pedazos de telaraña de las patas de los cucarrones y utilizo herramientas largas e inusuales para alcanzar las partes altas de las paredes y ventanas y así liberar las abejas y mariposas que, exhaustas, han quedado atrapadas allí.

Siento una forma de felicidad que no se consigue de otra manera cuando vuelan libres y se pierden en el verde de los árboles, y cuando los cucarrones retoman su rumbo, despacio, celebrando el volver a caminar sin dificultad. También me gusta recoger cardos que han caído de los árboles y acomodarlos en nuevas ramas en las que puedan volver a vivir (incluso ponerles ramitas secas entre sus hojas, que con la lluvia se descomponen y se convierten en su alimento). Uno cree que solo los ha salvado a ellos, pero ha salvado, también, un poco del alma humana, un poco de uno mismo.

Si algo me dejará el revolcón que ha vivido la humanidad –que no el mundo– con sus días de cuarentena, es la convicción de mi deseo profundo de vivir más cerca de la naturaleza y más despacio, necesitando mucho menos, disfrutando más cada instante y lejos de concepciones de éxito gastadas y ajenas.

Sentir cada segundo que estar vivo es un regalo, y querer más tiempo de cada día de esos lentos para vivir despacio, es la mayor constancia de que algo en la propia vida funciona bien, de que la vida, sin más, está ganando.

Esta mañana, en el campo, abrí la puerta y percibí un zumbido fuerte de fondo. Frente a mí había un pequeño talud verdecito –sin podar por la cuarentena– con flores amarillas de esas que por azar cayeron en la categoría de maleza. Al concentrarme y respirar más despacio vi decenas de abejas volando de flor en flor: el zumbido de fondo, tan fácil de ignorar, era la vida que estaba ahí.

Todavía vivimos en un mundo en el que hay abejas que pasan zumbando en su recorrido por las flores, pensé.

Como hemos tenido una pequeña prueba de lo que puede ser el futuro si nos seguimos equivocando tan de fondo, pensé también que habiendo aún abejas que vuelan posándose sobre las flores, tal vez estuviera a tiempo de tener más certezas sobre lo simple para arriesgar más en eso que es la propia vida. Porque nos la pasamos diciendo “algún día” y se nos va.

“El siquiatra quiere saber por qué salgo a pasear por el bosque, a observar los pájaros y coleccionar mariposas”, decía Clarisse en la sociedad distópica de Fahrenheit 451, mientras a su alrededor quemaban libros y los automóviles iban a más de 160 kilómetros por hora para que sus conductores no tuvieran ocasión de detenerse a observar o a pensar.

Así que hay que saber identificar los paraísos posibles e intentar vivirlos. Me he decidido por más tiempo y cercanía para rescatar cucarrones, mariposas y abejas (y arañas), y para oír el viento mover las hojas de los árboles y el canto de los pájaros cuando despiertan y cuando llegan a sus nidos al atardecer. He decidido que quiero gastarme mi única vida rescatándome a través de la naturaleza, que quizá sea también la única manera de vivir de verdad.

Y es que es una maravilla -una tranquilidad indescriptible- ir redefiniendo la vida a medida que se la conoce: uno se le va acercando con prudencia para tratar de verla mejor, de pronto incluso la acaricia, y va identificando detalles que hacen posible esa amistad.

Para los amantes de la vida, quizás el éxito sea eso, una relación más profunda con su parte más real. Quizás sea tener la fortuna y reunir la valentía para lograr a tiempo que la dirección de la casa de uno diga simplemente: por ahí, por donde van las abejas zumbando en su recorrido por las flores.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 191 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La contemplación

    Hay que comprender a tiempo que contemplando la naturaleza se entiende mejor la vida. Se siente uno vivo. Precisamente,(...)

  • Opinión

    El vestido del cuerpo

    La piel es la parte más superficial del vestido humano. Es lo más exterior, lo que protege, como un(...)

  • Opinión

    La vulnerabilidad

      Desconfío de la gente que dice no tenerle miedo a nada –o no saber a qué– y desconfío,(...)

  • Colombia

    Pintar para vivir

    [gallery size="medium" ids="698,699,700"] Hay niñas que piensan en muñecas de moda, otras que hacen pataleta porque no quieren comer(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Hace poco leí en Instagram una publicación acerca de la ansiedad(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar