Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se vienen elecciones nuevamente y el debate político nacional tomará un tinte mucho más regional donde las necesidades locales más urgentes captarán la atención de medios y electores. Ojalá en esta baraja circunstancial e inmediata se incluya al acuerdo de paz y su implementación, como es bien sabido los gobiernos municipales y departamentales cumplirán un papel fundamental en su consolidación en los territorios. 

El fin del conflicto requiere de alcaldes y gobernadores comprometidos con la causa que faciliten la reintegración de los actores armados a la sociedad y que garanticen la protección de la población a la hora de ejercer liderazgos políticos y/o sociales. Por ello, es indispensable que la opinión pública le exija a candidatos, movimientos y partidos propuestas que contemplen los retos que la situación demanda, dejarlos de lado imposibilitaría la culminación de la guerra en Colombia, probablemente el proyecto que, a pesar de divisiones inevitables, ha generado mayor cohesión en décadas. El compromiso con la historia es ineludible. 

Hace poco más de dos años, tras una ardua negociación que comprendió un difícil proceso político, se firmó en el Teatro Colón, en Bogotá, el acuerdo final para la terminación del conflicto con la guerrilla más antigua y numerosa del mundo, las Farc. Los gobiernos anteriores al de Juan Manuel Santos habían realizado toda clase de intentos fallidos; unos atendidos y otros no tanto. Finalmente, tras casi seis años de acercamientos y negociaciones —compuestos por una fase exploratoria reservada que inició en 2010, seguida por la instalación de la mesa de diálogo en el 2012 hasta la firma del acuerdo en noviembre del 2016— se vislumbró el inicio del final de un oscuro episodio de violencia y desdén que parecía interminable. Se vendría lo más difícil, la implementación de lo pactado y su cumplimiento. 

Bajo un manto de suspicacia y pesimismo, algo usual ante acontecimientos de tal envergadura, la ONU verificó la entrega de la totalidad de las armas y la concentración de los frentes guerrilleros; el gobierno nacional impulsó la edificación de la institucionalidad requerida para la transición y se garantizó participación política a través de la creación de condiciones que así lo permitieran. Se dio, por fin, la inclusión que los combatientes tanto reclamaban al sistema.

Lastimosamente, mientras se ha adelantado tan titánica labor, nos hemos visto ante hechos que parecen superar el anhelo de reconciliación; la excesiva ineficiencia e insuficiencia del estado ha generado grandes retrasos, su incapacidad para llegar a territorios olvidados ha favorecido al surgimiento de nuevos focos de violencia, están condenando a la vulnerabilidad a comunidades enteras. Adicionalmente, hay disidencias que insisten en la ilegalidad y voceros guerrilleros impertinentes que con su intransigencia y arrogancia minan la credibilidad sobre lo pactado y, por tanto, la unidad que lo rodea. Se están poniendo en riesgo los avances realizados y nos exponemos a distanciarnos de un destino que parecía estar fijado. 

El panorama es un poco desolador, pero no tanto como para ser desesperanzador, a pesar de la delgada línea que separa al éxito del fracaso nos quedan opciones para asegurar la consecución del primero de ellos. Es el momento para que la ciudadanía haga su aparición y proteja sus intereses, el derecho a un país en paz es de todos, debe superar cualquier diferencia ideológica, su consolidación determinará nuestro futuro y el de las generaciones venideras, debemos cumplir con nuestro papel y pasar de la pasividad al activismo permanente. Nuestra voz y votos serán las herramientas más eficientes para ahondar en la senda que se ha venido definiendo y lograr las transformaciones que el país tanto requiere y ha esperado. 

La inmediatez que caracterizará a las discusiones políticas en tiempos de proselitismo no puede llevar al olvido al más noble de los fines, tanta incertidumbre requiere de la guía de una sociedad ávida de cambios y decidida a tener un futuro en paz.

 

 

@GabrielCasadieg

(Visited 648 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy egresado de la facultad de derecho de la Universidad Externado de Colombia, he sido parte de paneles de opinión en distintos escenarios; espacios académicos y medios de comunicación. Escribo columnas de opinión con énfasis en el análisis de fenómenos políticos y sociales, sus elementos y vicisitudes. Creo en el humanismo, en el progreso y en la libertad.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La insignificancia

    El capitalismo ha logrado mucho más, en beneficio de la especie, que ningún otro modelo empleado durante la historia.(...)

  • Opinión

    La crisis

    Dicen que la única forma de lograr un funcionamiento adecuado de la democracia es a través de una ciudadanía(...)

  • Opinión

    Globalización y contemporaneidad

    En tiempos en los que la exaltación del individualismo y la seguridad son regla de las cenizas del pensamiento(...)

  • Opinión

    El momento de ceder

      [caption id="attachment_97" align="aligncenter" width="600"] Imagen tomada de eltiempo.com ('Miles acogieron llamado de uribismo y marcharon en contra del(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

Hace unos años ningún colombiano hablaba de visitar esta isla del(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. christianwilc0725

    Cuando las cosas se imponen a las patadas… No se estuvo de acuerdo con ese proceso, se votó NO y, contrario a lo que quieren hacer creer, con una gran mayoría (El cabecilla de ese proceso usó y abusó de todos los medios -estatales y privados- para “vender el SÍ y ni así). No se extrañen que eso no se concrete, no ha contado con el apoyo popular nunca. Impunidad para los cabecillas de grupos terroristas que han violado, secuestrado, torturado, asesinado, etc., hmmmmm eso genera más repudio que apoyo, ¿O no?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar