Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

homo pedestre

(especie en vía de extinción)

Caminar pocas veces ha tenido prestigio. En el siglo diecisiete quienes caminaban por las vías se asemejaban a los ladrones y los paupérrimos (los que tenían plata iban en carrozas y coches, no se dejen cuentear por exalcaldes…). A finales del siglo dieciocho, caminar era una actividad para poetas, aventureros y excéntricos, pero no para el grueso de la población. Y más cerca a nuestro tiempo, en 1993, un informe de planeación de Los Ángeles decía odiosamente que “El peatón sigue siendo el obstáculo más grande para el movimiento libre del tráfico”.

Bogotá no se aleja de este estigma. En la década de 1930, Germán Arciniegas decía en su “Defensa del peatón” que el peatón en la ciudad era “el desamparo, la desolación, la víctima desconocida”. Décadas después, la capital cambió. Se desarrollaron espacios para los peatones y su desplazamiento al trabajo y de ocio, y se crearon Planes Maestros como el de Espacio Público y el de Movilidad, donde se enfatiza la importancia y prelación del peatón sobre los demás modos de transporte. Basados en experiencias exitosas de todo el mundo, Bogotá había roto todos los paradigmas de ciudades en desarrollo entregándole el espacio necesario a los peatones para llegar de manera segura y digna a sus destinos.

Pero hoy volvemos al siglo diecisiete. Los peatones no son vistos como ladrones pero sí los tratan como delincuentes. Les cierran los cruces con cintas naranja, les regañan por tratar de cruzar donde encuentran una cebra mal pintada, y los hacen caminar distancias ridículamente largas para “colaborar con la movilidad” y “por su propio bien”. Se les dice afanados, irresponsables y violadores de las normas de tránsito.

peaton en terapia

En cambio, a los conductores de automóviles que se pasan los semáforos en rojo no les dicen nada porque “hay que mejorar la movilidad”. Tampoco se les dice nada si se detienen sobre la cebra porque de hecho son los policías de tránsito los que les obligan a pisarlas esperando resolver con esto la interminable congestión exhibida lamentablemente en filas eternas de carros.

Se ha olvidado el arte de caminar, que es lo más equitativo que existe porque es algo que podemos hacer todos (y quienes no, lo pueden hacer en el vehículo más próximo: la silla de ruedas). Por favor: olvídense de la movilidad odiosa y de las supuestas virtudes de la motorización. Acuérdense que todos los viajes comienzan y terminan con un viaje peatonal, y a veces (para los más nobles) un viaje completo es a pie.

(un libro maravilloso para entender la caminata en todas sus dimensiones es “Wanderlust” de Rebbeca Solnit. Super recomendado, ala).

 

(Visited 187 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

[caption id="attachment_2784" align="aligncenter" width="604"] Fotograma de la película La estrategia del(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar