Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

transporte

Profile image

Por: Daniela Niño  Sé que el tema de los taxis vs Uber está trillado. Pero, quiero resaltar mi experiencia personal con los taxistas en la última semana y por qué prefiero plataformas digitales como Uber o Beat. Estoy cansada de los abusos de los taxistas, sobretodo en esta(...)

Continuar leyendo
Profile image

Que el transporte privado intermediado por plataformas no cuenta con regulación en Colombia, que es una competencia desigual con las actuales formas de servicio público individual, que en todo caso las tarifas son más baratas y el servicio es mejor para los usuarios. Muchas(...)

Continuar leyendo
Profile image

Nadie diría lo que puse en el título “amo los trancones”, nunca, a menos que se trate de uno con bicicletas en un puente o algún tramo de cicloruta, es más, si esto llegara a suceder, vendría siendo una pausa para refrescarnos. ¿Se imaginan una Bogotá con más(...)

Continuar leyendo
Profile image

Por: Jorge Camargo Lo que por años se había convertido en el símbolo de la “viveza” y la corrupción en Bogotá, llegó a su fin. De acuerdo con el anuncio realizado por la Alcaldía de Bogotá, para el mes de agosto se van a remplazar los taxímetros por tabletas que(...)

Continuar leyendo
Profile image

La colombianidad es un rasgo característico e innegable de los pobres mortales nacidos en esta alacena sin puertas llamada Colombia. Desde los tiempos de Bochica las personas nacidas en estas latitudes presentan unos rasgos de comportamiento bastante particulares, los cuales(...)

Continuar leyendo
Profile image

Como buenos colombianos, nos hemos acostumbrado a dejar todo para última hora. Y como ocurre en los sistemas extremadamente flexibles y paternalistas, cumplimientos normativos importantes para las empresas y para el país, sufren aplazamientos y dilaciones. Este es el caso del(...)

Continuar leyendo
Profile image

En estos días sin Dios ni ley ya no sabe uno si reír o llorar. Bogotá cada vez se parece más a los pueblos del lejano oeste, en donde cada cual establecía su propia ley por su mala cara, la velocidad de su pistola o el grosor de su billetera. Y al igual que en(...)

Continuar leyendo