Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La Fiebre de las Cabañas

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay días en los que no quiero dar más, en que disfruto alzar la frente y gritarle al mundo entero que ‘me eché a las petacas’, bella expresión que junto a ‘con todo respeto’, resumen para mí la esencia de muchos de nosotros, colombianos que ahora(...)

Continuar leyendo

¿Quién no recuerda los días de inducción en la Universidad? Alguien que no haya asistido, supongo. Pero mi caso no fue ese. Voluntariamente, hace exactos 13 años, llegué a la Facultad de Comunicación de la Javeriana a vivir el paseo completo en persona, para que nadie(...)

Continuar leyendo

Aprender de la vida es de lo más barato que hay. Basta con salir a la calle, fracasar un poco, dejarse atracar, exponerse, comer en un parque y muchas otras cosas que a todos nos toca. Pero ahora es más fácil posar de erudito y citas conferencias TED, que es la manera más(...)

Continuar leyendo

La primera vez es generalmente frustrante. Dicen que duele y que del afán no queda sino el cansancio, así que lo mejor es relajarse y disfrutar. Tanta presión produce que los músculos estén tensos, seguramente debido a la altísima carga de ansiedad que le adjudicamos, pues(...)

Continuar leyendo

En Colombia nadie está contento con nada. Y no es para culparnos, hemos sido criados desde la comparación y la envidia: especulamos con sorna del vecino que cambió de carro, repartimos codazo limpio cuando algún paisano trata de surgir en la vida, disfrazamos la murmuración(...)

Continuar leyendo

Nunca suelo escribir en contra de algo o de alguien, principalmente porque cada uno verá qué hace con su vida, si decide destacar en algo o no, si le hace fuerza a Millos o no, si disfruta la música o es silvestrista, y así. Pero si hay algo en lo que me falta respeto y(...)

Continuar leyendo

Cuando uno se inclina por la escritura audiovisual, va desarrollando un raro sentido de atracción por acumular experiencias y conocer realidades, de las cuales en el futuro se espera extraer alguna historia particular para contar, o simplemente conocer personas que(...)

Continuar leyendo

Como buen ochentero criado en los noventa, crecí viendo muchas películas y series de televisión traídas por la perubólica. Invertí mucho tiempo, y de hecho todavía lo hago, en seguir un poconón de historias y personajes que, tristemente, he ido olvidando con la llegada de(...)

Continuar leyendo

Lo peor que le puede pasar a uno es acostumbrarse a algo. Es triste, porque aunque lo neguemos, somos animales de costumbres y rutinas, y no precisamente de stand-up comedy. Nos encanta tener el control de la cosas, o por lo menos tener la fe de que todo va a ponerse mejor cada(...)

Continuar leyendo

En mi infancia, siempre imaginaba a Dios como un doble de Platón, con pelo y barba cenizos y un dedo con el que señala la tierra. También a Jesús, a quien comparaba con el Marco Antonio Solís de las películas de Semana Santa hasta que apareció el Cristo de South Park y me(...)

Continuar leyendo