Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Aquí, en este lado del trópico, tierra donde la propia tierra se regala; país donde los políticos, las instituciones y hasta las mentiras mienten, no nos queda nada más que preciarnos de nuestro único recurso: la malicia indígena. Ese sustantivo tan tradicional, con el que el colombiano promedio ha crecido, siempre ha tenido una connotación peyorativa, y va uno a ver y sí: aquí el vivo vive del bobo, y el bobo de papá y mamá.

Pero no todo es rencor ni ínfulas neuróticas, aunque este panorama electoral nos tenga con ganas de darnos en la jeta con nuestros contradictores. Más bien, hace falta reivindicar esa supuesta maldad, esa forma mañosa de desenvolvernos y entender que detrás de esas colombianadas hay un altísimo potencial creativo. Y aquí es prudente aclarar que jamás se validará cualquier comportamiento que haga apología al delito o a la ilegalidad, pero sí a la astucia de quien arregla las cosas de manera inteligente.

Alirio Ardila, redactor y director creativo en reconocidas agencias de publicidad, alguna vez se atrevió a definir la creatividad como “la solución de problemas”. Punto. No es solamente eso que se hace en la agencia, en el canal, o en la reunión de tráfico donde todos presumen sus Dr. Martens: es lo que la gente hace en su día a día para salir adelante. Va uno a ver y Alirio tiene toda la razón, porque si hay algo de lo que podemos presumir los nacidos en el país del Innombrable, es de esta capacidad innata de sortear con ingenio la triste realidad que enfrentamos a diario.

Vale la pena hacer un repaso histórico, y así podremos rastrear que desde la misma lucha emancipatoria de los criollos ya se asomaba ese arrojo, ¿o qué otro país en el planeta hubiese generado su independencia rompiéndole un florero a alguien? Fue en Colombia donde se patentó que dejando podrir la comida se obtenía trago: que fermentando el maíz nos podríamos embriagar con nuestros propios desechos.

Sin ir tan lejos, examinemos la manera en que el colombiano prepara sus alimentos, por ejemplo en un asado. Es más, ¿cómo se prende el asado? Aquí le hacemos una cama de periódicos a una vela, o en su defecto le ponemos Doritos al carbón. Algunos otros usan chispa, y los facilistas incluso cortan un par de botellas plásticas y al unirlas crean una bomba de aire para generar brasa. Ni en el MIT hubiesen logrado tamaños descubrimientos.

El colombiano promedio sabe medir calles y peinar barrios. Hablamos del colombiano promedio, pero bien promedio, no el que paga pólizas ni aseguradoras, o el que con temor cree que nos vamos a volver Venezuela. Aquí usamos las chapas de las puertas como destapadores de botella, ablandamos la carne poniéndole cáscaras de piña o papayuela la noche anterior, levantamos piedras invisibles para ahuyentar perros, e incluso colgamos bolsas con agua para espantar las moscas. Hay que tener calle para arreglarse la vida así.

La creatividad del colombiano también llega en la ciudad, y es por eso que se ven oficinistas promedio que tras usar el cajero electrónico, insertan la cédula para limpiar el lector y evitar las clonaciones. Esa misma raza pujante es la que tras ver que los buses siempre se pasan, decidió utilizar el chiflido como mecanismo comunicativo; y ya adentro del bus, escoge hacerse en la parte de atrás, que es donde liberan más rápido las sillas.

¿De dónde saldrán tantas maneras de solucionar las cosas? Basta con conversarlo con una mamá colombiana, entrenada por la vida en el fino arte de hacer rendir la sopa con agua, aniquilar los guayabos con bicarbonato y limón, e incluso quitar las manchas de la ropa con vinagre y cáscaras de huevo. Es que las mamás todo lo saben, tal como la madre patria, la misma que día a día nos pide cuidarnos y no exponernos a la calle, pero también nos enseña a sentirnos orgullosos de esta raza. La misma que por si las moscas, aconseja forrar el celular con papel celofán dentro del bolsillo, para que el cosquilleo suene y alerte.

 

LUIS CARLOS ÁVILA R

@benditoavila

(Visited 493 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Magíster en Escrituras Creativas. Comunicador javeriano que ha colaborado en Javeriana Estéreo, RCN Televisión, Sony Pictures Television, Teleset, Señal Colombia, Revista Mallpocket, Semana, E-novva, Bacánika, Shock, entre otros. Profesor universitario, amante de los pit bulls, de Chespirito y del ajiaco, se esfuerza por plasmar la relevancia de la vida espiritual y por guiar a otros a descubrir que Dios los ama como son.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La creatividad del colombiano de a pie

    Aquí, en este lado del trópico, tierra donde la propia tierra se regala; país donde los políticos, las instituciones y(...)

  • Vida

    En defensa de la ofensa

    Hace unos buenos años hice mi penoso debut en la comedia malparada, y desde entonces tengo una extraña relación de(...)

  • Vida

    Soy Profesor

    Desde hace un año y medio alterno mis labores de libretista con el noble oficio de la docencia universitaria. Noble(...)

  • Vida

    Mediocridad

    Hay días en los que no quiero dar más, en que disfruto alzar la frente y gritarle al mundo entero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Cada vez está más de moda disfrutar de unos días de vacaciones(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar