Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Motor de Búsqueda

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

http://carlosgustavoalvarez.com/alejandra-klaric   La visita de Alexandra Klaric a Colombia ha renovado la creciente conciencia que somos dueños y no víctimas de nuestro destino, y que la felicidad es posible a través del amor y del perdón. Vivimos la mejor época de la(...)

Continuar leyendo

La conclusión a la que llego es que esta es la “lógica del parche”, que funciona en buena parte de nuestra realidad y política nacional. Con parches arreglamos la economía, la política, la salud, la cultura, la educación, entre otros temas. El resultado no puede ser(...)

Continuar leyendo

Con la promesa de invertir 1,5 billones de pesos, es decir, un poco más de la plata en la que la Fiscalía cifró “la riqueza” de las Farc (1,1 billones de pesos), se suspendió, que no se  levantó el paro en Buenaventura. La implementación de las medidas depende(...)

Continuar leyendo

En un país cuya alta carga de confusión y desaliento ha potenciado las semillas del odio y esparcido la natural maledicencia y la doble moral de nuestra idiosincrasia, resulta alentador encontrar un espectáculo que irradia esperanza y solo merece elogios.   Se trata de(...)

Continuar leyendo

“Llevé una madre al horno crematorio y me devolvieron una lata de ceniza. Aquello, en una vasija guardado, y que es ceniza, en otro tiempo fue una madre. Yo les entregué un cadáver, que procuraba dormido, y me devolvieron una lata, con una fecha y con un nombre. Yo presté,(...)

Continuar leyendo

La angustia de quienes le han servido bien a la Nación y su detrimento reputacional en la horca mediática son irreparables. El 26 de abril de 1998, en una finca de Sabanalarga, en la geografía medular del Atlántico, un infarto acabó con la vida y el periplo amargo que había(...)

Continuar leyendo

Siempre habrá personas proclives a radicarse en la facilidad y la ligereza de los odios, perdiendo en su insidia el valioso tiempo que hubieran podido emplear en la construcción paciente del amor. Es una tendencia humana. Allí se emplazan la disolución de las amistades por(...)

Continuar leyendo