Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los golpes en la puerta del baño sonaban a emergencia.

–¡Papá! ¡No te bañes! ¡Espera!

La voz de mi hija se ahogaba en angustia.

–¿Qué pasa, bebé? –le dije, aterido y desnudo sobre el azulejo, llevándome la mano adonde instintivamente nos la ponemos los hombres: a la manija del chorro.

–¡Mira bien que no haya por ahí un caimán o una culebra!

Yo miré detenidamente en las juntas, como llaman a la coalición entre los baldosines.

–Caimanes no hay –le dije–. En cuanto a las culebras… por eso es que me levanto a esta hora, nena…

Silencio al otro lado.

–En serio, papá, déjate de chistes flojos. Mira bien…

Silencio a este lado.

Miré bien.

–Acabo de encontrar algo…

–¿Qué? –dijo, moviendo el pomo con frenesí–.  ¿Llamo a los bomberos?

–Sapos y lagartos –le dije–. Están por todas partes. ¿No ves que estamos en época electoral? Están alborotados…

–Ja, ja –escuché al otro lado–. Búrlate y verás que te pasa lo que le pasó al Superintendente de Notariado y Registro.

 Lo primero que se me vino a la cabeza es que el súper también debe vivir rodeado de sapos y lagartos…

–Fue terrible, papá –dijo mi hija–. Terrible. ¿No leíste? Estaba con su esposa y su pequeña hija de vacaciones en Semana Santa, cuando se les aparecieron dos culebras… Lograron deshacerse de una, pero la otra los obligó a esconderse y a llamar a los bomberos… Era una boa…

–No –le dije.

–Sí –me contestó–. ¿Y supiste lo del caimán?

–No puede ser. Una calamidad. ¿Dos culebras y un caimán? ¿Dónde estaban, por Dios?

–No… el caimán no estaba en Barichara con las culebras,  sino en Sarasota, Florida. Lo encontraron en una piscina. ¿Te imaginas si no se dan cuenta y se lanzan a nadar?

El mundo se ha vuelto un lugar muy peligroso. Definitivamente. Si hasta Donald Trump va a venir a Colombia…

Y yo ahí, con el frío que está haciendo en Bogotá…

–Celebro que ni al Superintendente ni a su familia les haya pasado nada, bebé –dije desde la baldosa–. Y que nadie se haya lanzado a la piscina con el caimán…

–Es que, imagínate –dijo mi hija–, esa clase de animales en un entorno familiar…

–Bueno, nena, no es tan raro. Daniel Samper tuvo a “Monaguillo”, el león de Santa Fe, en su casa. Era hijo de una leona de Pereira.

–Trasnochadora, querendona y morena… Ya sé.

–Y María Clara Gracia, la famosa periodista y Directora de En Blu Jeans, vivió con una boa constrictor llamada “Pepa”.

–¿Una boa?

–Sí. Cuando vivían en Armero, Don Carlitos, su papá, agrónomo de profesión, la llevó desde el Caquetá para que se comiera los ratones que acababan con los insumos en una bodega del Incora.

–No…

–Sí. Ella estaba muy chiquita…

–¿María Clara?

–No, “Pepa”. Pero comenzó a crecer.

–¿Pepa?

–No, María Clara. Bueno, Pepa también… Después te cuento la historia, ¿vale? ¿Me dejas bañar, nenita?

WWW.CARLOSGUSTAVOALVAREZ.COM

(Visited 443 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Lee aquí la entrada en español. We had the chance to exchange(...)

2

Winston yacía silencioso. Respiraba un poco más rápidamente. Todavía no había hecho(...)

3

Mientras mi hermano de doce años leía “El gato negro“, relato del(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar