Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La pringamosa

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

  Aeropuerto del café: Una “ubre” mágica Ninguna teta que haya dado tanta leche como éste embeleco de proyecto, y todos los “mamíferos” que succionaron de ella se encuentran “rozagantes” y muy orondos disfrutando de las mieles que prodigaron los descarados y(...)

Continuar leyendo

  “Congresista a la brasa”: menú de Magistrados A este opulento y cerrado “banquete” de magistrados realizado hace algunos años en la capital colombiana, y que tiene las características como la definición de los númerus clausus impidiendo alterar dicha relación(...)

Continuar leyendo

  Réquiems por los dos grandes Partidos Son los cánticos luctuosos que se vienen entonando en este triste e inmerecido “funeral” que se le viene celebrando al Partido Liberal y al Conservador, y con una parafernalia muy propia de los sepelios de cualquier “N.N.”; y(...)

Continuar leyendo

Los “Aquelarres” en el Partido Liberal  Cualquier parecido que hayan tenido, desde la década de los 80 a hoy, las mal llamadas “convenciones liberales” con los “concilios de brujas” no es mera coincidencia, su diferencia es imperceptible, son como gemelos; los temas(...)

Continuar leyendo

  El pueblo elige los gobernantes que se merece “Cada nación tiene el gobierno que se merece” – Joseph de Maistre. Prefiero decir: El pueblo elige los gobernantes que se merece, como se titula este escrito. Por lo tanto, si el presidente o algún parlamentario resulta(...)

Continuar leyendo

“No nos pisemos las mangueras” Refrán éste que se convirtió en regla de oro en los países que están inmersos en la corrupción, como lo está Colombia. Tú me investigas, yo te investigo; tú me absuelves, yo te absuelvo; tú procuras mi empleo, yo procuro el de tu(...)

Continuar leyendo

Visitas desagradables y foros inocuos Las visitas de algunos personajes y los foros inocuos, son poco agradables, máxime si están rodeados de falacias, y cuyo objetivo final es el de procurar una inmerecida permanencia en el poder político a través de demagogias utópicas que(...)

Continuar leyendo