Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Como parte de mis investigaciones lingüísticas, ortográficas y gramaticales sin ningún soporte científico ni académico y sin otro objetivo más que el de procrastinar mientras averiguo si las palabras raras que se me ocurren existen o no, o si la RAE nos odia tanto como yo creo (incluyendo en su diccionario oficial cosas como papichulo, por ejemplo), y después de haber comprobado satisfactoriamente que encoñar es efectivamente un verbo, me di cuenta que haberle dicho durante tanto tiempo a mis amigas, conocidas, colegas y familiares «¡Partida de malcasadas!» era correcto… al menos lingüísticamente. Y por eso decidí escribir al respecto. Ya venía pensándolo hace tiempo pero no sabía por dónde empezar ni cómo abordar un tema que parece tonto pero hiere susceptibilidades de maneras insospechadas. Las personas sabemos que la estamos embarrando pero nos ofende que alguien lo haga evidente por miedo a sentirnos vulnerables y expuestos, y es justo ese afán de tapar el sol con un dedo lo que nos ha llevado muchas veces a vivir en el fracaso y tristeza.

Sin embargo, un desvarío con tanto por decir no puede condensarse en un solo texto porque pierde la esencia y se vuelve tedioso de leer, así que decidí partirlo en dos. Es muy probable que se sientan identificados (porque sí, me alimento de sus historias para luego tener cómo rellenar este espacio *suena de fondo la risa maquiavélica*) pero no es necesario que crean a ciegas en todo lo que digo porque como buen ser humano, visceral y errático, hago juicios de lo que considero correcto y siento ganas infinitas de repartir un par de tres bofetadas por ahí. Pero al final del día, cada quien hace de su [ingrese cualquier sustantivo acá] un festival.

«El matrimonio es una institución sagrada». Esa fue la respuesta que recibí por parte una conocida hace tiempo cuando le pregunté sobre su situación emocional. Estaba inquieta por su actitud distante y fría. Hace mucho tiempo no es feliz, y lo peor, es consciente de ello y lo asume como una consecuencia obvia de haber elegido la vida de casada como su opción para el futuro. No es una mujer joven, pero tampoco es una anciana, aunque su expresión la delata: los ojos tristes, los párpados caídos e inflamados, las ojeras manifiestas y esa sonrisa agónica que acompaña su lema de campaña para defenderse de quienes les preguntan por qué no se separa. Porque el matrimonio es una institución sagrada.

Su esposo es un hombre agradable, inteligente, atractivo y muy carismático. Ha estudiado, trabajado, viajado y crecido a su lado y lejos de ella en la misma proporción. Sus ocupaciones lo han llevado por diversos lugares y eso le ha permitido conocer una gran cantidad de gente entre la que se destaca por supuesto un sinfín de mujeres guapas e interesantes que sin ninguna objeción le harían la charla y le aceptarían un café o algo más fuerte, quién sabe. Mi conocida, bueno, mi amiga, me cuenta esto con el inconfundible tono de la excusa y la aprobación, como si todo fuera parte de la obviedad: obvio, se la pasa solo; obvio, viaja mucho; obvio, es un tipo con quien se conversa rico; obvio, hay mucha guaricha por ahí; obvio, es humano, es hombre. Obvio. Yo la escucho con atención mientras siento retumbar en mi cabeza la dichosa frase El matrimonio es una institución sagrada y no puedo evitar atacarla con el veneno de mi propia verdad: ser feliz también debería ser sagrado, ¿no crees?

No hemos vuelto a hablar desde hace tiempo. Creo que se ofendió por ese comentario y por unos cuantos más que vinieron después cuando comenzamos a confrontar nuestras posturas y ella alegó que yo no entendía nada porque jamás me había casado y no conocía lo que era el verdadero compromiso, el amor, la responsabilidad y esa promesa inquebrantable de respetarse, comprenderse y corresponderse hasta el último día de la vida, todo eso que se firma en el registro civil o en la mesita que acompaña el altar de la iglesia y que luego engrana perfectamente con la experiencia de ser padres y la comodidad de descargar en los niños la culpa de no poder abandonar esa institución sagrada porque ellos deben crecer pensando que así es y será por los siglos de los siglos y que eso no les genere un trauma, los vuelva conflictivos o incluso algo mucho peor: emocionalmente independientes. Qué miedo.

Pero ella no es la única a la que le puede pasar algo así. Hay familias y uniones de todo tipo y por desgracia o por fortuna me he rodeado de ellos en diferentes momentos de mi vida y de la misma forma he expresado lo que pienso para recibir a cambio respuestas tan bizarras como elocuentes que al final no los llevan ni me llevan a ninguna conclusión, pero gracias a eso he podido hacer una semi clasificación que, por supuesto, no pretende señalarlos con el índice y mucho menos revelar verdades absolutas (porque como siempre digo: este es un simple desvarío y yo no sé dónde estoy parada ni para dónde voy) y más si consideramos al Cupido desatinado y pendejo que ya he mencionado y que no me exime de acabar en cualquiera de estos escenarios (¡Dios me libre!, como diría mi abuela). Sin embargo, estrellarme con tantos espejos ha hecho que mi percepción se modifique con los años y me haya llevado a encasillar a las malcasadas, ponerlas en categorías y contar sus historias para que todas aquellas que se sientan identificadas puedan ver que no están solas… y quién quita, hasta acaban creando grupos de apoyo o simplemente me dejan de hablar. Uno nunca sabe.

En la próxima entrega les contaré cómo conjugar el verbo malcasar sin morir (ni que los maten) en el intento.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 138 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juancamilo.ortiz

    “El matrimonio es una institución sagrada” sea hombre con hombre, mujer con mujer, del mismo modo o sentido contrario. Lo relevante es casarse con una persona que tolere sus gustos como también sus defectos. Ese es el amor perfecto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar