Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Teólogo Fabián Salazar Guerrero, director de la fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa. INTERFE.

Unos amigos me solicitaron recordara esta reflexión que les ayudó mucho. Hace algunos días, a través de una red social, recibí una solicitud de consejo sobre el tema de la soledad y era tal la situación de desesperación de  aquella  persona, que me decía en medio de su dolor, que sentía que hasta Dios la había abandonado.

Esto de inmediato me llevó a recordar todas aquellas situaciones, de las cuales he sido testigo y que tiene que ver con el dolor que produce la soledad y que tanto daño hace al cuerpo, al corazón y al alma.

Recuerdo cuando trabajaba para un prestigioso colegio, como algunos de los niños y niñas llevaban en su cuello una llave y al preguntarles por qué, ellos me contestaban que para entrar a su casa pues no estaba nadie esperándolos. En otras ocasiones eran las empleadas domésticas o los porteros quienes hacían de custodios y compañía.  A algunos más les tenían nanas extranjeras para que los despertaran y sean las últimas personas en darles el beso de buenas noches. Nunca había visto tanta pobreza.

Son muchos los niños y jóvenes que en las instituciones educativas viven la soledad,  que tratan de estar todo el tiempo posible en el colegio para no ir a casa.  Esto los hace vulnerables,  los vuelve rebeldes, los hace refugiarse en amigos virtuales y videos juegos. Y esto si no caen en manos de la delincuencia.

Muchos padres se escudan detrás de sus responsabilidades de trabajo y justifican su ausencia a causa de logros de sus metas personales y profesionales, pero no saben el costo que están pagando en sus hijos. Otros no pueden estar por su apretada situación económica y tienen que soportar largas horas de trabajo y apenas tienen algunos momentos para estar con su familia en medio de su cansancio.  Algunos tuvieron que emigrar y sus hijos quedaron al cuidado de abuelos y familiares y se ven a través de la distancia mediados por una cámara.  Las anteriores situaciones los convierten en huérfanos con padres vivos y aunque creemos que ellos no se dan cuenta, es enorme su tristeza; que no pueden ser compensados con nada.

En mi contacto con estudiantes universitarios encontré también muchas situaciones de soledad entre los jóvenes. Algunos por estar lejos de sus casas y encontrarse solos en una ciudad difícil; otros por qué sus padres no los escuchaban, estaban ausentes o parecía no importarles. Muchos confesaban que tenían pareja no por amor sino por el enorme miedo a estar solitarios (situación que viven también muchos adultos). Los más tímidos sufrían por la presión social y  se sentían rechazados.

En la edad adulta se vuelve mas dramática la situación cuando una sociedad cada vez mas competitiva y excluyente, aísla a los sujetos, los hace destruirse entre si, los etiqueta, los clasifica y los obliga a vivir a la defensiva de sus semejantes. Las personas encuentran pocos amigos en quien confiar, se atrincheran en sus casas lejos de sus vecinos y cada vez se manifiestan mas alejados de sus familiares. Esta situación lleva a profundos sentimientos de soledad en la rutina diaria.

De esto no se escapan ni siquiera aquellos que  tienen pareja; viven en la misma casa pero sin calor de hogar, se ensimisman en sus monólogos, silencios e indiferencias sólo interrumpidas por gritos y reclamos. Algunos se aíslan en sus trabajos, otros buscan el aprecio de sus amigos y amores virtuales y hasta buscan desesperadamente cariño aunque sea en la distancia.

Sienten también el peso de la soledad quienes reciben la censura y la presión social a causa de la edad y que obliga a muchos a casarse sin el amor suficiente y hasta tener hijos en situación de soltería, llevando a las nuevas generaciones a un perverso ciclo de dolor y compensación.

De igual forma, algunos y algunas divorciadas sufren de soledad, cuando  optaron por dedicarse a sus hijos y no quisieron tener una nueva pareja.  Es una opción respetable pero ¿Qué pasará cuando los hijos se van? Y esta situación de soledad y miedo al amor, muy seguramente la ocasionó una pareja que dejó profundas heridas que marcaron de por vida y que difícilmente pudo superarse.

Pero es aun más triste la soledad de los ancianos. En otras culturas se valoran a los abuelos, aquí parece que en muchas casas estorban. Luego de educar a muchos hijos muchos de ellos, parecen olvidarlos, arrinconarlos, avergonzarse de ellos, y los más crueles los abandonan a su suerte y hasta los maltratan. Que soledad tan malvada es ésta y lo peor es el ejemplo dejado a los propios descendientes.

Leí en estos días una frase que afirmaba que el problema no es estar solo sino vacío. Y puede ser que de verdad ese es el problema. No tanto que una persona tenga alguien a su lado, sino que cada vez la gente padece profundos sentimientos de aislamiento, de desconfianza, de imposibilidad de comunicación y en último término de no sentirse amados ni valorados.

Analizando el caso de Jesús de Nazareth, se nota que El, también encarnó el dolor de la soledad. En su nacimiento, no «encontró un lugar» y su madre lo dio a luz en las afueras de la población y a los pocos días, bajo el cuidado de José tuvieron que huir en exilio (desplazados por la violencia) y vivir como extranjeros.

Luego, al comienzo de la vida pública debió enfrentar sus tentaciones en medio del desierto. Y todo esto encuentra culmen en el momento de la pasión, que comienza por una sensación terrible de soledad en el huerto, tanto que lo expresa como reclamo a sus discípulos.

Ya en el momento mismo de la Cruz, casi todos sus seguidores lo habían abandonado, lo negaron, lo traicionaron. Únicamente algunas mujeres, su madre y un discípulo estaban con Él. Sin embargo se seguía sintiendo tan solo que llama al cielo gritando en su agonía: «¿Padre, Padre por qué me has abandonado?».  ¿Acaso no nos hemos sentido algunas veces así? El vivió la radicalidad de la soledad de la muerte, por la cual todos debemos pasar.

Ahora cómo podemos creer que un Dios que vivió esta experiencia de soledad pueda estar indiferente y que abandone al que sufre? Dios está ahí, acompañando, curando y abrazando en medio de la noche. Pero necesita de nuestras manos, de nuestra ternura, de nuestra generosidad, de nuestra fortaleza para vencer el miedo y acercarnos al otro, de nuestro oído atento para escuchar, nuestro deseo de amar sin interés ni manipulaciones.

No le echemos la culpa a Dios de nuestra soledad. Ella también puede llegar a ser una bendición y una gran maestra. Cuestionémonos que podemos hacer para aliviar el dolor del otro, comenzando por la propia familia y entorno. Únicamente se requiere un cambio en la forma de ver el mundo para sentirnos responsables unos de otros y cuidarnos con enorme cariño.

Favor dejar sus comentarios en este blog y compartirlo en sus redes sociales.

Contacto en:

Email:  teologosalazar@gmail.com

Twitter: @teologosalazar

(Visited 2.324 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Tu vida, un hermoso jardín

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Acompañante espiritual. Director Fundación Interfe. Esta semana recibí una bella enseñanza que(...)

  • Vida

    Vencer el miedo

    Fabián A. Salazar Guerrero. Ph.D Doctor en Teología, Asesor Espiritual y Director de la Fundación INTERFE. La vida nos(...)

  • Opinión

    Disfrutar la vida

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor Espiritual. La vida está llena de pequeñas sorpresas que encontramos en(...)

  • Vida

    Duele la desilusión

      Duele demasiado la desilusión ocasionada por una persona, un proyecto o un ideal, lo que provoca un profundo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Querido Fabian, como en los anteriores blogs, muy directo, profundo y claro, lo que convierte el articulo en ameno para leer pero con un mensaje fácil de entender. Sin duda que la soledad es otro mas de los males que aqueja a nuestra sociedad, pero al que quizás no le prestamos la atención adecuada, porque a pesar de vivir rodeados de mucha gente, sabemos y por experiencia propia lo afirmo, que a veces nos sentimos aislados y excluidos, por lo que siempre terminamos refugiándonos en la familia y en Dios

  2. Lo felicito, este artículo me llegó a lo más profundo de mi ser, nadie sabe, sino hasta que lo vive, que es la soledad, sobre todo después de haber vivido muchos años de felicidad, pero ante la ingratitud y el desamor desafortunadamente toca resignarse a la «soledad».

  3. Este blog me ha permitido reflexionar sobre muchos temas espirituales que son importantes en la vida. Seguramente a muchos nos pasa, que por las carreras de la cotidianidad, no tenemos tiempo para detenernos a pensar en lo que sucede en nosotros mismos y en nuestro entorno. Por ello creo que nos abre la mente hacia nuevas perspectivas sobre diversas realidades, nos lleva a concientizarnos y a volvernos más críticos frente a diferentes situaciones. Mil gracias.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar