Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Aunque suene a argumento liviano sigo creyendo que algo más que la coincidencia une a quienes –al menos en el territorio colombiano y a partir de 1970– compartimos el hecho sin peculiaridades de llevar por nombre Andrés.
 
Cualquiera entre los cientos de miles de andreses que en masa hemos venido poblando el país desde hace más de 30 años lo sabemos. Es cosa difícil ir por Colombia sin tropezarse con decenas de andreses repartidos en abundancia a lo largo de todas las instancias y condiciones laborales, académicas y sociales de nuestra cotidianidad.
 
El mismo ejercicio puede hacerse en múltiples circunstancias con idénticos resultados. Gritar el nombre Andrés en la muchedumbre habrá de despertar un idéntico reflejo condicionado entre quienes cargamos sobre nosotros el peso liviano y corriente de llamarnos así. No importa si somos juanandreses, o camiloandreses o andresfelipes, jeisonandreses, o jaimeandreses. Al final, todos llevamos tras nosotros el lastre corriente de ser Andrés.
 
No muchos andreses suelen preguntárselo, pero es dato de mínima cultura entre los nuestros el saber que la raíz griega ‘andros’ remitía a la idea de virilidad, y que de la misma familia provienen ‘andropausia’ (en alusión al ocaso de las facultades masculinas al envejecer) y ‘andrógino’ (en referencia a aquel ser en donde lo femenino y lo varonil cohabitan).
 
En tal sentido todos los andreses tendrían que venir a la tierra con una predisposición a lo masculino, de la misma manera en que todas las virginias parecen estar obligadas a un celibato perpetuo, o todas las victorias deberían estar destinadas a triunfar.
 
Las explicaciones para la popularidad alcanzada por el mencionado nombre en décadas recientes abundan casi tanto como aquella especie inextinguible de andreses que existimos por ahí. La más común liga a Andrés con realeza, principados y grandezas nobiliarias.
 
Los hay talentosos como Andrés Calamaro, imprudentes como Andrés Pastrana, o difuntos y mitificados como Andrés Caicedo. En suma hay andreses en todas las posiciones y estamentos de la existencia, y los habrá más, porque esta generación sobreabundante no se va a ir con tan veloz facilidad.
 
Una búsqueda simple de “Andrés” en Google Colombia, con mayúscula y tilde, como debe ser, arroja 42 millones, 100 mil resultados. El mismo experimento realizado a través de Google en Inglés (que en realidad debería ser Google Estados Unidos) genera un total aproximado de 46 millones. Una cifra relativamente similar a la de la totalidad de habitantes en países como Colombia, que según el uribista DANE va in crescendo. Es decir que, al menos nominalmente, las menciones digitales a andreses en el cibermundo son casi iguales a los ciudadanos del país del Sagrado Corazón.
 
Lo que sí encuentro cierto es que el optar por el nombre Andrés a la hora de bautizar y/o registrar a hijos, herederos y ahijados, es un síntoma claro de inoriginalidad por parte de padres y acudientes responsables. Porque… ¿a quién que tenga algo de inventivo se le puede ocurrir llamar a su heredero en tan corriente forma?
 
Llevar el nombre Andrés es casi tan corriente como portar los apellidos González, Pérez o Rodríguez. Suenan tan estandarizados, por ejemplo, que resulta contrario a la costumbre cotidiana referirnos a Gonzalo Rodríguez Gacha como Rodríguez, que sería la forma lógica y protocolaria de hacerlo, sino como Gacha.
 
Hay nombres, como el mío, que parecen de fulanos cualesquieras, no importa si sus dueños no lo sean. No por nada en algún tiempo todas las publicidades de entidades crediticias mencionaban a un ficticio Juan Pérez, que de ser así, sería el hombre con más endeudamiento en el mundo. Alguna vez la coincidencia me unió con tres desconocidos garcías en una mesa, y alguno propuso que, al ser tantos como éramos los miembros de la enorme familia García, podríamos elegir un presidente bajo ese criterio.
 
Algo similar ocurre al tener que echar mano de segundos apellidos al mencionar a García Márquez o a García Lorca. Hay casos excepcionales, por supuesto, como el de Alan o Gael García, cuyos nombres, fuertes en esencia, consiguen suplir la evidente debilidad sonora del asunto. Por ello es increíble que alguien como Robert Smith, llamándose como se llama haya llegado a ser la leyenda del mundo del espectáculo que es. Y esto lo está diciendo un García, y un Andrés.
 
Ciertos entendidos suelen decir que la forma como somos bautizados resulta determinante en la manera como viviremos el resto de la vida, porque no debe ser igual llevar por nombre Juanita o Valentina, o Juan Camilo, o Vladimir, nombre este que de inmediato, al igual que Boris o Iván nos hace imaginar alguna comunidad bolchevique de mediados de siglo.
 
Si de mí fuera, hace mucho habría dejado de ser Andrés, porque además de Andrés soy Felipe. Pero algo me hace pensar que los trámites en notarías y registradurías a tal respecto hacen a la diligencia tan engorrosa como indeseable. Así que creo que preferiré, como muchos otros andreses, quedarme así, por el tiempo que me quede.
(Visited 71 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Ospina nace en 1976. Durante 1980 cursa preescolar en las guarderías La Frasadita y Juan Salvador Gaviota. Recibe su grado de kínder en el Jardín Infantil Piloto Federico Froebel. Desde 1982 hace parte del Gimnasio del Norte, entidad de la que cancelan su matricula en 1991. En 1992 ingresa al Gimnasio Los Robles, de donde se titula en 1994, tras repetir Décimo Grado. Trata de aprender Música y Literatura en la Universidad de Los Andes. Durante 1998 y 2000 co-redacta y funda el desaparecido sitio El Utensilio. Desde 2002 ha sido colaborador con revistas como Cambio, Rolling Stone o CARAS; realizador 99.1, hoy Radiónica (emisora en la que trabaja para los espacios 'La Silla Eléctrica' y 'Rockuerdos'), y libretista e investigador para el magazín de televisión Culturama. Entre los proyectos en los que comparte las culpas están www.museovintage.com y www.elblogotazo.com. De momento prepara una novela sobre un psiquiatra forense demente, y la exposición Bogotá Retroactiva.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La influencia social es la capacidad que tienen algunas personas, conocidas como(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

21 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. colargestano

    Andrés de nuevo un saludo. Me llamo Camilo (Javier primer nombre no me gusta porque lo guayigolizarón en los 90 peluquerias, centros de belleza, etc) y Andrés me parece un nombre común y corriente pero normal. Prefiero mil veces los nombres “castellanos” que esos extranjerismos que en las últimas décadas copan los archivos de la registraduria (Jhon, Jhonattan, Lady, Marrlan, Julieth, Giovanni, Phil Jackson -jugador de fútbol- Ibarguen, Edwin, William, Erwin, Edwin, Nayibe, etc). Ve andrés yo quiero un cd de contrabanda puedo pedirlo al correo del blogotazo. Y hacen falta vos y Andrés en la radio, me entristecio mucho la radiobobela del profe.
    Una ultima escucho el radiobestiario del balón, buenisimo, aguante Andrés y Manuel.
    Saludos.

  2. colargestano

    Andrés de nuevo un saludo. Me llamo Camilo (Javier primer nombre no me gusta porque lo guayigolizarón en los 90 peluquerias, centros de belleza, etc) y Andrés me parece un nombre común y corriente pero normal. Prefiero mil veces los nombres “castellanos” que esos extranjerismos que en las últimas décadas copan los archivos de la registraduria (Jhon, Jhonattan, Lady, Marrlan, Julieth, Giovanni, Phil Jackson -jugador de fútbol- Ibarguen, Edwin, William, Erwin, Edwin, Nayibe, etc). Ve andrés yo quiero un cd de contrabanda puedo pedirlo al correo del blogotazo. Y hacen falta vos y Andrés en la radio, me entristecio mucho la radiobobela del profe.
    Una ultima escucho el radiobestiario del balón, buenisimo, aguante Andrés y Manuel.
    Saludos.

  3. colargestano

    Andrés de nuevo un saludo. Me llamo Camilo (Javier primer nombre no me gusta porque lo guayigolizarón en los 90 peluquerias, centros de belleza, etc) y Andrés me parece un nombre común y corriente pero normal. Prefiero mil veces los nombres “castellanos” que esos extranjerismos que en las últimas décadas copan los archivos de la registraduria (Jhon, Jhonattan, Lady, Marrlan, Julieth, Giovanni, Phil Jackson -jugador de fútbol- Ibarguen, Edwin, William, Erwin, Edwin, Nayibe, etc). Ve andrés yo quiero un cd de contrabanda puedo pedirlo al correo del blogotazo. Y hacen falta vos y Andrés en la radio, me entristecio mucho la radiobobela del profe.
    Una ultima escucho el radiobestiario del balón, buenisimo, aguante Andrés y Manuel.
    Saludos.

  4. angelicafloyd

    Por suerte es un cuadro de Botero, me costaría mucho vender uno de Caballero o de Beatriz Gónzalez ; aunque finalmente los venderia. No tenía ni la menor idea de estas cosas, además de todo el quilombo que se construyó entorno a eso. Por otro flanco no creo que el lugar donde se instaló la tapa ganadora sea producto de una casualidad…..Hay muchas cosas que no son diáfanas …..Los señores de Bavaria deberían tener un espirítu filantrópico…..quimeras, quimeras…….Andrés, me gusta como escribes, algún día me gustaría leer un cuento tuyo.

  5. Ese es el afan arribista de colombianos, disque regalando obras de arte en un pais donde la verdad a nadie le importa.. y fuera de eso semejante charada que hicieron.. Andres, muy bueno su blog, siga asi. (oiga usted tiene algo que ver con el bestiario del balon?, porque ahi escriben con un estilo muy parecido al suyo)

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar