Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bendito sea Dios con esos traumas de infancia. Los ideales de vida recta y sacrificada de adolescentes mártires al uso fueron por un momento la inspiración de largas tardes de catecismo animadas por los libros del presbítero Eliécer Salesman ¿Los recuerdan?

No importaba si uno ya se despellejaba de la desesperación por tanto drama junto. Sobre todo el del Flora y Elio (que creo jamás se llevará a la pantalla) Aún así tenían su público y la forma en que narraban sus «aventuras» era el gancho perfecto para atraer ovejillas descarriadas por la senda de la rectitud moral, para honra de los padres y maestros.

Bueeeeeno… cualquier intento de vida santificada quedó desterrado en mi caso, pero lo recuerdo básicamente por el común denominador que se hace de las biografías de santos o beatos: personas del común generalmente jóvenes que alcanzan la gloria eterna tras chorrocientas pruebas llenas de sufrimiento: orfandad, compañeros odiosos, enfermedades y toda clase de pruebas físicas (a cual más desvariante) que justificaran un vínculo con «papá Dios».

En los entresijos de sus vidas asépticas era imposible pensar en que cualquiera de ellos tuviera un comportamiento fuera de onda: siempre dispuestos a recibir toda clase de burlas o ser víctimas de crueldades, sin tiempo para pensar en helados, dormir hasta tarde, primeros besos, urgencias eróticas o copiar en un examen. Su heroísmo se medía en una escala invisible de atropellos a su dignidad que resistían con estoicismo. Muchas de estas historias se contaban con un sorprendente ritmo y llegaban a ser entretenidas. Ignoro si algo de eso se recupera en las versiones cinematográficas o de televisión sobre algunos de estos personajes, como la película de la beata chilena Laura Vicuña

Santa Teresa de Jesús

San Martín de Porres (el patroncito de Marimar)

En todo caso, llega a nuestras pantallas la vida de la primera santa colombiana, Laura Montoya Upegui, un intento de Caracol Televisión por lavar su fachada de narcohistorias y «traer a la franja prime un producto familiar lleno de valores» o algún discurso similar, eso sí, elevando los estándares en cuanto a producción, pues el primer capítulo, salvo algunas escenas de «fondo verde», brilló por su dirección de arte y una fotografía cuidada que resaltó perfectamente los hermosos paisajes antioqueños.

¿Qué no me cuadró de esta historia? Pues precisamente el tono. Si algo cuestiono de la vida de algunos de esos santos hiperbólicos es esa perspectiva lúgubre, de personajes atormentados casi al borde de la locura. Fue difícil crear empatía con la historia, pues no había un respingo de tranquilidad con tantos hechos trágicos desde el minuto uno.  Aún si así ocurrieron los hechos, narrativamente se me hizo atosigante tanta mala saña, y así pasé una hora de mala vibra donde poco faltó para que saliera Charlie Charlie.

Ahora, usualmente en las bionovelas el sello de éxito ha recaído en los episodios de la infancia, unos mejor logrados que otros, y en «Laura» desprovecharon ese reclamo para avanzar a su faceta adolescente de forma inmediata, como si no hubiera nada para contar (o imaginación para hacerlo verosímil)  Sin duda, Julieth Restrepo imprime su estilo a la etapa del personaje que le tocó, pero no sé si esa es la imagen que debemos recordar de «Laura». Más allá de ternura o bondad (vaya estereotipo) se me antojó delirante, como si su perfil joven lo hubieran calcado del de Sarah Bailey, la protagonista de Jóvenes Brujas.  Pero caí en la cuenta que había un modelo mucho más influyente en esta parte del capítulo uno: la inolvidable y ocurrente Candice White. Para más señas, Candy Candy. Y fíjense que como ficción tiene más salero, aún a pesar de las situaciones adversas en las que se ve envuelta este inolvidable anime.

Sin conocer la biografía oficial de la santa Laura Montoya, imagino que los elementos descritos anteriormente pudieron resolverse de otro modo para hacer más digerible la historia en términos de la conexión emocional. Del resto, villanos arquetípicos comenzando con la pesada de la madre, la hermana racista y el abuelo con ínfulas de ciudadano correcto, o el de la prima. Lástima el personaje de la gran actriz Ana María Arango, que equilibraba esa atmósfera rancia, lo mataron rapidito.  Destaco también el buen giro que le dieron al tema del falso robo del que iban a acusar a «Laura», resuelto con inteligencia sin hacer un dramón telenovelero. De todos modos, será complicado establecer lo real de la cosecha de los libretistas, y posiblemente muchos se seguirán indignando por los aspectos más noveleros de la trama.

Queda esperar si la demanda interpuesta por las Hermanas Misioneras a Caracol TV prospera, no obstante cualquier arreglo (si lo hay) será en edición, pues seguramente ya fue grabada en su totalidad.

La llegada de este tipo de producciones parecen satisfacer a la teleaudiencia. Si bien la apuesta del canal hace un contrapeso a su competencia (Lady la Vendedora de Rosas y Diomedes) en términos de las calidades humanas de esta benefactora, tendrá que esforzarse un poco más para que cale en el recuerdo tanto de fieles como de curiosos y no termine como una telemovie para Discovery.

Ustedes ¿qué opinan? Los que conocen a fondo la historia e influencia de la santa Laura Montoya ¿creen que se hace justicia a su memoria? ¿Cuál producción en televisión o cine sobre la vida de algún santo lo ha impactado positivamente?

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 849 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juanchopara

    Jealbornoz seguro la galería presente dificultades en esta nueva actualización de la plataforma…también puede ser por el navegador que esté usando pues en chrome no he tenido problemas de visualización…no se si lo vio en Firefox u otro…quedo atento

  2. Hola,
    Intenté leer el post porque me pareció interesante el tema, sobre todo teniendo en cuenta que no veo novelas ni TV colombiana hace mucho rato, salvo contadas excepciones y anoche me encontré con el primer capítulo de esta «bionovela», alejada hasta ahora de los narcotemas o dramonones habituales. Todo iba bien con la lectura hasta pasar las galería de imágenes… intenté continuar pero no pude finalizar, y no por el contenido, que supongo que sigue muy bien hasta el final, sino por la incomodidad que presenta que hayas usado fotos de diferente altura en tu galería, lo que produce que el texto se mueva arriba y abajo de forma permanente y fastidiosa. Lo voy a leer en el móvil a ver que pasa. Saludos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar