Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: María Paulina Arango @mariapaulinaara
Ana Puentes @soypuentes

La K-Zona fue un importante hotel del centro de Bogotá entre 1914 y 1948. Tras años de abandono, luego del Bogotazo, fue un predio en disputa durante casi cuatro décadas. En 2010, se convirtió en el sueño de industria cultural y recuperación de memoria en el que trabaja Albert Piñeros, bisnieto de los dueños originales de ese espacio.

Quiero generar trabajo colaborativo con los distintos colectivos artísticos. Le estamos apostando a generar economía naranja en el barrio Veracruz”, cuenta Piñeros.

La economía naranja intenta unir la cultura con el emprendimiento de una forma rentable.  En Bogotá esta coexistencia es posible. Según ‘Invest Bogotá’,  la ciudad concentra el 74% de las industrias culturales del país.

La K-Zona está ubicada en la Carrera 9 con Calle 15: un sector, ante todo, comercial. Albert Piñeros sueña con convertir el patrimonio de su familia en un centro cultural rentable y en un punto de encuentro artístico.

La K-Zona fue un importante hotel del centro de Bogotá entre 1914 y 1948. Tras años de abandono por el bogotazo, fue un predio en disputa durante casi cuatro décadas. En 2010, se conviritó en el sueño de industria cultural y recuperación de memoria en el que trabaja Albert Piñeros, bisnieto de los dueños originales de ese espacio. “Quiero generar trabajo colaborativo con los distintos colectivos artísticos. Le estamos apostando a generar economía naranja en Santa Inés”, cuenta Piñeros, dueño del establecimiento cultural. La ‘economía naranja’ impulsa la economía cultural, las industrias creativas y el emprendimiento ciudadano. Según ‘Invest in Bogota’, la capital concentra 74% de las industrias culturales del país. ¡Conoce toda la historia en el Blog de la Escuela! http://blogs.eltiempo.com/la-escuela-blog/ #HechoenlaEscuela @soypuentes @mariapaulinaara #SoydelaEscuela #ElTiempo #Periodismo #Journalism #Fotografía #Photography #Urbano #Urban #Bogota #Colombia #Arte #Art #Blog #OrangeEconomy #Story #Innovation #Cultura #Culture #KZona

A post shared by Escuela Periodismo EL TIEMPO (@eltiempoescuela) on

El Hotel Moderno, propiedad de Tomás Fernández, bisabuelo de Albert Piñeros, fue referente turístico del sector de la localidad de Santa fe durante la primera mitad del siglo XX. Después del Bogotazo, al centro de la ciudad le cambiaron las dinámicas y el lugar quedó en arriendo por casi cuatro décadas.

Tras una lucha jurídica de casi 38 años, en 2010, la familia Piñeros recuperó la casa que estaba en ruina y Albert asumió su administración.

“Es el patrimonio de mi familia. Desde niño, vi a mi papá trabajar con los abogados, luchando, haciendo los procesos por este lugar”, cuenta Albert.

Piñeros es artista plástico, diseñador empírico y estudia para ser abogado, impulsado por el laberinto legal de la propiedad de su familia. Tiene cuatro hijos y una nieta. Vive en la K-Zona desde que empezó su restauración: primero en una carpa, cuando la casa estaba en ruinas; hoy, con su familia, en una de las habitaciones, con palo en mano, para evitar que invadan el predio como sucedió en 2012.

Entre 2010 y 2014, Albert se dedicó a limpiar escombros, acondicionar la casa y arrendar el primer piso a vendedores ambulantes para guardarles sus carritos. En 2014, inauguró allí el Klub Hostal Kultural, un hostal con el concepto de habitaciones en cabinas y el encuentro creativo.

El proyecto hotelero fue tan loco como la mente de su creador. Albert instaló muros de escalar y un tobogán para hacer las veces de escaleras. Las cabinas solo tenían un colchón y una cobija para los mochileros que frecuentaban la zona. Y en los pasillos, la gente se topaba con las esculturas creadas por el anfitrión.

No obstante, el perfil del establecimiento tuvo que cambiar.

“El territorio aún no está adaptado para ese tipo de público porque le dicen al turista que de la séptima hacia abajo no se meta”, explica Albert.

Algunos turistas se desencantaron con la zona, los ingresos bajaron y Albert decidió retomar su propósito original: crear una industria cultural en la casa de su bisabuelo. Desmontó las camas del hostal y utilizó las tablas para montar un auditorio. También construyó oficinas para colectivos como Red Danza, La Redada, Vox Populi y Piratas de Ramírez. Actualmente, está montando un salón de baile.

“El proceso de recuperación de la zona ha sido un trabajo de puertas para adentro y de puertas para afuera con la comunidad”, cuenta Piñeros. Junto a agremiaciones culturales de la zona trabaja en la construcción del Corredor Cultural y Gastronómico Calle del Tranvía, un proyecto que pretende impulsar este espacio, que va desde la carrera 7 a la carrera 10 por toda la calle 15.

Aunque el proyecto se levantó con autogestión y alianzas, su propietario espera poder aplicar a estímulos y asistencias distritales.

 

(Visited 1.280 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar