Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De pequeños nos enseñaron las reglas básicas de la acentuación, que nos parecieron -al menos a mí- sencillas y aceptables. Después empezamos a crecer y vimos que había algunas excepciones. En el bachillerato comprobamos que había muchas excepciones. Y un buen día leímos en una tira de Mafalda: “Esto es el acabóse”, con una tilde rarísima pero que resultó ser correcta. ¿O no?

¿Por qué acentuamos algunos tiempos verbales como ‘acabóse’ (o, como hace Mafalda, ‘continuóse’ y ‘empezóse’)? ¿No son palabras llanas que acaban en vocal? ¿A qué vienen esas tildes? Pues vienen a una norma arcaica que establecía que “cuando el tiempo verbal sea de pronunciación aguda, al añadirle un enclítico conservaba la tilde en la misma sílaba que en su forma simple”, según explica José Martínez de Sousa en su monumental Ortografía y ortotipografía del español actual (Ediciones Trea).

Un paréntesis: enclítico es, en el caso de los verbos, el pronombre que se les puede añadir al final. En ‘ábrelo’ la partícula enclítica es ‘-lo’.

Volviendo a lo nuestro, el autor pone este ejemplo: ‘recibí’ + ‘le’ = ‘recibíle’. A continuación nos recuerda que esa norma, establecida por la Real Academia Española en 1820, fue suprimida por la propia RAE en su Ortografía de 1999 y por último nos aclara que la tilde se conserva cuando la palabra resultante es esdrújula (como tiene que ser): ‘acabósele’.

Y ahora viene lo mejor de la historia: ¿por qué se dictó en su día esa norma? ¿Y por qué se eliminó? Ya les he contado que Martínez de Sousa es uno de los grandes maestros de la ortografía española. Y por si quedaba alguna duda, les diré que la explicación que da sobre esta cuestión en el manual antes citado es tan extensa, tan clara y con tantas referencias que me quitaría el sombrero ahora mismo si lo usara.

Veamos si lo puedo resumir: la intención era distinguir si esos verbos estaban siendo empleados como sustantivos. A los sustantivos no se les ponía tilde, pero sí a los tiempos verbales: ‘Esto es el acabose’ (sustantivo), ‘Esta obra acabóse de imprimir…’ (verbo). Los dos ejemplos los tomo prestados de Martínez de Sousa.

Lo cierto es que finalmente, no sin debate, imperó la cordura y en 1999 se dio carpetazo: si las palabras llanas que terminan en vocal no llevan tilde, ‘acabose’ no lleva tilde y no hay nada más que hablar. Tampoco la llevan desde entonces ‘recibile’, ‘abriolo’, ‘pidiome’ ni el resto de tiempos verbales de idéntica estructura. Ni ‘seme’ ni ‘deme’, sometidos también a aquella norma por llevar tilde diacrítica en sus formas simples (‘sé’ y ‘dé’).

La moraleja de este cuento es que, aunque Quino dibujó (y escribió) esa tira de Mafalda mucho antes de que se aprobara la Ortografía de 1999, cometió una falta. Mejor dicho, tres. Porque esos ‘acabóse’, ‘continuóse’ y ‘empezóse’ funcionan en esas frases como sustantivos y no como verbos, así que las tres tildes ya estaban de sobra por aquel entonces. Eso sí, la tira es genial. Casi perfecta.

Ramón Alemán
www.lavadoradetextos.com
@Lavadoratextos
(Visited 385 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

• Ramón Alemán. Periodista y corrector de textos de Tenerife (islas Canarias, España) con más de veinte años de experiencia. Es coordinador del servicio de corrección profesional de textos Lavadora de textos, perteneciente a la empresa canaria de comunicación Contextos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar