Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Libertad. Libertad es la palabra y el principio que necesita más protección y cuidado en el mundo. No solo aquí en la capital de un país atrasado que no termina de comprender los alcances de la libertad. También en las regiones lejanas. Las periferias que hoy sucumben ante el reinado de los delincuentes y de la cocaína. Aquellas en donde ya no se teme a un solo gran capo, sino que se le teme a mil. Todos más pequeños que el gran repugnante Escobar, pero igual de peligrosos y de asesinos. Mientras el mar de la coca avance en Colombia, y el narcotráfico la produzca y le dé tratamiento para convertirla en ese degradante polvo blanco que se consigue en cualquier esquina, aun siendo ilegal, a la libertad le faltarán todas las letras y la entonación, y no podrá proclamarse de ninguna forma.  
 
Pero libertad también es ausencia de miedo. Y el miedo no se va, no se ha ido en un país supuestamente en paz en donde cada semana amenazan a periodistas, asesinan a las gentes de los pueblos por defender una idea, y en donde dos personas casi se van a los puños en la cabina de una emisora, defendiendo sus argumentos. La libertad es el imperio de la ley, pero la ley se hace con el dinero de Odebrecht, o se paga para que no funcione en la alta corte de la justicia. Y se paga a los togados. Ese es el Congreso que se va. Y el que viene, ni hablar. 
 
Libertad es también ausencia de guerra. Que las balas no tronen en el cielo mientras se trata de leer libros en las escuelas, aprender el vocabulario o las tablas de multiplicar. De acuerdo. Pero libertad también es que en el palacio de las leyes se aplauda la decencia, el honor, el respeto por la vida y por la defensa, precisamente, de la libertad. A partir de hoy en Colombia tendremos un Congreso en el que se aplaude la complicidad con los secuestros, los asesinatos, la extorsión, y el mal más grande de todos: el narcotráfico. 
 
Llega al nuevo parlamento un grupo de seleccionados de las Farc. Y no podía ser otro más que ese. Los jefes, los poderosos jefes de los marginados en la estructura horizontal del comunismo sanguinario, pero adornado de poesía. No podían ser otros, unos menos culpables, unos más inocentes, más alejados de las estructuras que alimentaron el miedo y la barbarie. Y no podían ser otros porque el anhelo y la idolatría al poder no tienen frontera ideológica. Aún cuando la libertad quede anulada, maltrecha, golpeada. 
 
Libertad es la palabra más importante de todas las palabras de todos los diccionarios de cualquier idioma del mundo. Pero no en Colombia. Sin libertad no hay paz. Por lo tanto de ninguna forma puede hablarse hoy de paz en el país de Guacho y las Águilas Negras. 
 
Sin honradez y decencia, no hay paz. Por lo tanto de ninguna forma puede hablarse hoy de paz en el país del Ñoño Elías y de Roberto Prieto. 
 
Sin justicia y corrección, no hay paz. Por lo tanto de ninguna forma puede hablarse hoy de paz en el país de los 26 niños abusados cada día, según las cifras del ICBF. 
 
Sin vida y destino, no hay paz. Por lo tanto de ninguna forma puede hablarse hoy de paz en el país de los más de 300 líderes asesinados y las amenazas de muerte en el Twitter a los periodistas. 
 
Sin embargo, manipular la palabra paz es fácil. Llevarse la palabra paz a la boca en cada foro y elogiarla y exaltarla ante los escenarios del mundo da buenos réditos. Se va creando un especie de imagen que da cuenta de algo etéreo que no existe, pero que se puede recrear en el discurso.
 
La libertad es una palabra difícil en un país lleno de odios intrascendentes. Uno de estos días iba caminando por un sector del norte de la ciudad. Me esperaba la reunión del presidente electo con la comisión de la verdad por mi trabajo como periodista. Y antes de cruzar un semáforo, un hombre moreno, alto, con gafas y con aspecto de profesor, quiso conversar. Terminamos conociéndonos mientras caminábamos y me contó que él era de un pueblo de la costa, uno muy pequeño y tranquilo y que allá, en su tierra, era conocido por ser un gran compositor de vallenato. “Dicen que los negros y blancos son diferentes, pero yo me pregunto. Si un negro se corta, le sale roja la sangre y a un blanco también”, me cantó el profesor, con ese tono típico de los buenos juglares. Un ciudadano bueno, con anhelo del pasado, de un pasado mejor que todavía cuidaba las buenas costumbres necesarias para vivir haciendo lo correcto. 
 
Creo que eso es, al final, lo que nos hace falta entender en Colombia. La sangre es del mismo color, igual de espesa, y hace lo mismo en todos nosotros. Puede salir también y desangrar a un país sin libertad, pero con tanta paz en el lenguaje. 
(Visited 200 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Santiago Ángel es un joven periodista bogotano. Trabajó en Blu Radio, ahora en La Fm de RCN Radio y cree que el periodismo es la brújula de los pueblos. Un país que no tenga buenos periodistas es un país condenado a los caprichos de los poderosos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar