Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Los mensajes de los sueños

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Candy DelgadoEn mi periplo de trabajo y vacaciones por Europa me encuentro actualmente en Esbjerg, Dinamarca. Esta población, de un poco más de setenta mil habitantes, es una ciudad costera situada en el suroeste del país. El clima actual, en plena primavera, es muy agradable; promedia los veinte grados centígrados. El ambiente del lugar es propicio para descansar y relajar los nervios lejos de los trancones, la contaminación y la sensación de inseguridad que lo asalta a uno cuando camina por las aceras de nuestras ciudades.

Ayer domingo fue la celebración de la fiesta de Pentecostés para los cristianos, es decir, la venida del Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego sobre los apóstoles, según la narración del Libro de los Hechos. Dice el texto bíblico que después de ese momento todos comenzaron a hablar en diferentes lenguas según la inspiración del Espíritu. Y lo que decían lo comprendían perfectamente otros judíos llegados de distintas partes del mundo que hablaban otros idiomas.

Para cumplir como católica con el precepto de asistir a la misa dominical, fui acompañada de mi familia a la parroquia más cercana, la Iglesia de San Nicolás (Sankt Nikolaj Kirke). La construcción del templo es llamativa porque tiene forma de cubo y, vista desde arriba, la estructura total de la edificación tiene la forma de una cruz.

El cura párroco, el padre Benny, un danés de más de sesenta años y aproximadamente un metro con ochenta y cinco centímetros de estatura, es un personaje muy simpático y agradable. Su aspecto bonachón inspira confianza. Sonríe con frecuencia y sus palabras suenan dulces a pesar –para mí- de la barrera del idioma. No hablo danés pero eso no significó un obstáculo para que pudiera seguir el hilo de la eucaristía, especialmente las oraciones de la liturgia fueron fáciles de comprender.

Me llamó la atención la presencia variopinta de los fieles. Había vietnamitas, polacos, sirios, paquistaníes, indios, iraquíes, alemanes, costarricenses, venezolanos y, obviamente, daneses y colombianos. Algunos son refugiados y otros solo buscan un futuro estable lejos de su patria. Me impactó especialmente que los asiáticos, tradicionalmente practicantes de otros credos religiosos, fueran fieles devotos de la religión católica. Todos vestían impecablemente para el evento solemne de la celebración eucarística.

El momento más emocionante para mí lo constituyó el saludo de la paz. Todas las personas que abracé hablaban diferentes idiomas. Sin embargo pude sentir la sinceridad de sus palabras y la gratitud que me expresaban por las mías. Entonces entendí que de alguna forma estábamos viviendo nuestro propio Pentecostés. Nos estábamos entendiendo en medio de la diversidad de lenguas que hablaba cada uno. Nos comprendíamos gracias al idioma universal de los buenos sentimientos. Una sonrisa, un abrazo, un apretón de manos siempre transmiten una energía positiva que genera un entorno de paz y buena voluntad entre las partes.

Tuve el impulso, al final de la eucaristía, de solicitar a varios que se tomaran una foto conmigo para conservar un recuerdo de nuestro encuentro. Sin embargo, después de pensarlo mejor, me contuve. Sé que por su condición de refugiados tal vez lo que menos desean es que una imagen suya esté rodando por ahí. Cada quien tiene un pasado y algunos seguramente quieren sepultarlo para siempre. De algún modo su nueva vida en este país es una especie de renacimiento para ellos.

Creo que los colombianos de alguna manera debemos también vivir nuestro propio Pentecostés. Las diferencias entre nosotros no son idiomáticas. Pero tenemos distintos matices en nuestra forma de pensar, en el enfoque que le damos a la solución de los problemas que nos aquejan, en el camino que se debe seguir para que el país encuentre la reconciliación. En fin, formamos parte de una figura geométrica con muchos lados. Pero la necesidad de dejar un mejor país a nuestros hijos y nietos debe conducirnos a encontrar la llave que abra la puerta de la paz. Para empezar, necesitamos desarmar los corazones para darle paso a los buenos sentimientos y empezar a renacer.

El portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

(Visited 992 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tal vez últimamente has querido renunciar a tu trabajo porque ya no(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Una de las cosas que como voluntario humanitario he aprendido, es que(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar