Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ser paciente en Colombia puede llegar a ser para algunos usuarios de las EPS una especie de condena al infierno antes de la muerte. Sin embargo, no siempre es así.

Es frecuente ver en los noticieros de la televisión y en las páginas de los diarios las quejas de muchos pacientes que se lamentan de la pésima atención que reciben en las IPS adscritas a sus EPS. Las imágenes de personas haciendo largas filas (algunas con niños en brazos) para solicitar una cita médica, mueven al llanto.

Hay casos lamentables en los cuales el enfermo falleció en la sala de espera sin recibir una mínima atención. Y no es necesario hacer alusión al famoso “paseo de la muerte” porque la lista de sucesos sería interminable.

Las quejas son múltiples y creo que no se requiere que presente aquí las estadísticas correspondientes para exponer la lista de falencias que padece el sistema de seguridad social colombiano en el área de la salud. Se ha llegado a tal extremo que a los jueces de la república les tocó, mediante fallos de tutela, convertir las sentencias en recetarios para que los pacientes reciban sus medicamentos.

Ese es el panorama general de la salud en Colombia. Sin embargo, aunque suene paradójico, en medio de ese marasmo de incumplimientos, malas atenciones y pésimos servicios, existen entidades (EPS, IPS) que merecen no solo el aplauso de sus usuarios sino un reconocimiento por parte de los organismos oficiales que las vigilan y controlan.

Les contaré mi experiencia personal para destacar que fui testigo del incumplimiento e irresponsabilidad (muy lamentables si se tiene en cuenta lo dicho arriba) por parte de pacientes que se dieron el lujo de no asistir a una cita con un médico especialista mientras la mayoría de usuarios del sistema de salud se lamenta porque no le asignan una o se la programan para varios meses después. Un conocido mío me comentó recientemente en tono de broma que si en su caso las cosas seguían así, su próxima cita sería con el médico legista para la autopsia.

A principios de esta semana asistí con una anticipación de casi dos horas a la cita que me asignó mi EPS con un médico internista. Mi cita era a las siete y cuarenta minutos de la mañana. Salí muy temprano para evitar la congestión del tráfico en la hora pico matutina. Por ese motivo, a las seis y veinte ya había facturado el valor de la cuota moderadora y estaba sentada frente a la puerta del consultorio de la doctora que debía atenderme.

A esa hora se abrió la puerta del consultorio. La especialista salió ataviada con la característica bata blanca y en voz alta llamó por su nombre al paciente que tenía asignado para esa hora. Después de tres llamados sin que nadie se presentara, desistió de su propósito e ingresó nuevamente a su lugar de trabajo.

Al cabo de veinte minutos se abrió otra vez la puerta, salió la médica, llamó con voz vigorosa al paciente de la cita siguiente y sucedió exactamente lo mismo. Cuando la situación se repitió por tercera vez, me levanté de mi silla y le pregunté a la doctora si era posible, en vista del evidente incumplimiento de sus pacientes con citas anteriores a la mía, que me atendiera antes de la hora agendada para mí. Ella accedió gustosamente y gracias a esa deferencia no tuve que esperar más tiempo. Sin embargo, me pareció triste y censurable que de manera consecutiva tres pacientes dejaran plantada a la profesional de la medicina que debía atenderlos. Eso se llama irresponsabilidad.

El paciente tiene la razón….a veces

Esa experiencia me condujo a reflexionar en las grandes paradojas que a diario vivimos los colombianos en relación a los servicios de salud. Mientras algunos pacientes se lamentan porque aparentemente el sistema no funciona para ellos en vista de que no les asignan citas con especialistas o les niegan los procedimientos que requieren, otros se dan el lujo de tirar por la borda la atención que diligentemente reciben de parte de las EPS a las que pertenecen y de las IPS que integran su red de prestación de servicios.

¿Por qué no funciona adecuadamente el sistema?

He llegado a la conclusión de que si bien es cierto que hay muchos aspectos que mejorar para optimizar el sistema, la mala prestación de servicios, al menos en el régimen contributivo, se debe a la pésima administración de quienes lo manejan. La corrupción y la ineficiencia están detrás del sinfín de lamentos de los usuarios. A título de ejemplo, nada más, puedo citar el caso denunciado por los medios tres semanas atrás en el cual se descubrió el suministro de medicamentos vencidos y otros falsificados a los pacientes de distintas IPS de la costa caribe, entre ellas una reconocida clínica de Barranquilla. La información fue publicada por el diario El Heraldo y se puede leer pinchando en este enlace.

Otros casos parecidos y tal vez peores han ocurrido a lo largo y ancho de la geografía nacional. Todos tienen como causa el afán desmedido de muchos por apropiarse de los recursos destinados a la salud de los colombianos.

¿Hay soluciones?

El problema tiene solución y (creo yo) más que nuevos decretos del gobierno se requiere de sanas políticas de autorregulación por parte de las Empresas Promotoras de Salud. Si algunas funcionan adecuadamente ¿cuál es, entonces, la razón por la que otras son un desastre financiero y administrativo?

Ahora bien, los pacientes también tenemos deberes. Todo el mundo reclama sus derechos pero a la par de estos van las obligaciones. No podemos dilapidar el recurso humano del sistema y el tiempo de atención con incumplimientos injustificados que impiden que otro paciente, seguramente con un problema de salud más agudo, requiere para su beneficio.

Para finalizar esta entrada debo decir que es mi deber mencionar la EPS a la que estoy afiliada en calidad de cotizante. En el ranking más reciente publicado por el Ministerio de Salud de EPS destacadas por su eficiencia ocupó uno de los primeros lugares. Se trata de COMPENSAR y la IPS que me atiende es JAVESALUD. Tienen también estas entidades mi reconocimiento personal tanto por su funcionamiento administrativo como por la calidad de la atención de los profesionales vinculados a ellas.

Ojalá llegue pronto el día, para beneplácito de los usuarios, en que todas las EPS del país se destaquen por su excelencia en todos los niveles.

Amanecerá y veremos…

El Portal De Los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

 

(Visited 1.035 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Hace cien años, el día 11 del mes 11, a las 11(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. 1bogotanisimo

    Candy, hola. Me pones a pensar con tu escrito. La realidad es que no sé a qué horas perdimos el respeto por el tiempo ajeno. Lo que cuentas es cierto, a todo nivel. Los estudiantes llegan tarde a clase, los empleados tarde a su trabajo, los familiares tarde a las fiestas de cumpleaños, etc. Ya está siendo norma eso de “citemos a las cuatro para que lleguen a las cinco”. ¿Ideas para retomar el rumbo?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar