Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hemos tenido guerras del oro, guerras del diamante, ojalá nunca tengamos guerras del agua. Pero la que ahora nos enfrenta a muchas víctimas del mundo moderno es la guerra del tiempo. No hay tiempo para nada. O sea, tenemos el mismo tiempo que “toda la vida” pero estamos metidos en tantas ocupaciones que no notamos su paso, cuando menos nos damos cuenta ya es de noche y no nos rindió en el trabajo. Es más, ¡YA ES SEPTIEMBRE! Se acabó el año y no se hizo nada. ¡Ya empezaron a vender adornos navideños y todo!

Sé que no soy el único que anda abrumado porque la agenda vive apretada, que sufre cada que alguien le dice «¿cuándo nos tomamos un café?» porque uno ya no sabe si en serio se quieren tomar un café y charlar rico o le quieren proponer «ser su propio jefe y trabajar desde casa». Porque lo primero uno lo disfruta y puede cambiar tiempo de trabajo por una charla amena, pero no por Herbalife. No.

Hoy en día estamos llenos de llamadas telefónicas ofreciendo ese crédito pre-aprobado por su buen comportamiento crediticio, los niveles de “spam solicitado” son altísimos (es una contradicción, pero uno se suscribe a listas de correos que nunca va a leer). Aparte soy víctima de mi incapacidad de decir que no. La muestra es que ya no le saco tiempo a escribir acá, casi ni uso redes sociales, vivo de afán todo el tiempo.

Y creo que ya llegué al límite y no seguiré con los pañitos de agua tibia: voy a cambiar radicalmente todo eso y quitaré la maleza de raíz. Acá les cuento todo lo que pretendo hacer y en unas semanas veremos si lo logré o fue un triste intento. Lo que sí les garantizo es que si pierdo la batalla será con las botas puestas.

Aprender a priorizar.

Creo que el gran problema del tiempo se debe a que no sabemos priorizar y a todo le decimos que sí. Como no sabemos qué es lo más importante, todo se vuelve importante. Así que lo primero que debemos hacer, como todo en la vida, es pensar a qué le vamos a dar importancia y actuar en consecuencia. De nuevo: Si todo es importante, nada lo es. Ojo, la prioridad no es solo una, pueden ser varias, pero no muchas. No por tener a mi familia como prioridad voy a dejar de trabajar, porque uno también necesita comer, pero hay que saberlo balancear. Además que trabajar es rico. Aquí yo tengo claro que entre semana me dedico a mi trabajo y el fin de semana a mi familia. Y todos los días procuro –procuraré– leer unas páginas de algún libro.

Marmotazos-Omar_Gamboa-Priorizar

Desinfoxicación.

  1. Correo electrónico: Uno de los problemas más grandes que he identificado en mi caso es que recibo mucha información. Ya no basta con los filtros que usa Gmail por defecto, sino que recibo a diario entre 20 y 30 correos que yo mismo acepté, aún sin darme cuenta. El día que descargaste una App y te pidió correo electrónico para iniciar sesión, el día que encontraste un blog y pensaste que sería bueno seguir leyéndolo (pajazos mentales). No nos digamos mentiras: eso nunca va a pasar. Así que decidí empezar a filtrar TODOS los correos electrónicos que no voy a leer inmediatamente. Acá tengo dos teorías: O filtro esos mensajes o quito las notificaciones en el celular. ¿Y qué hacer con los correos urgentes? He tomado la decisión de leer y responder los correos dos veces al día: A las 12 del medio día y a las 4 de la tarde. Punto (esta idea la saqué del libro “The 4-hour work week”, de Tim Ferriss; súper recomendado si alguno quiere profundizar en el tema). Si alguno llega a las 5 de la tarde bien puede esperarse al medio día del día siguiente. Lo que propone el libro es poner una auto-respuesta diciendo eso, pidiéndole al amable autor del correo que si necesita algo realmente urgente, me llame al celular (y voy a tratar de sacar una línea de celular para ese tipo de cosas). Creo que puede ser un poquito rudo al principio y quizás les parezca creído (más) y prepotente (“pior”), pero la verdad estoy desesperado con tanto correo innecesario. Todo será con la idea de ser más eficiente y mis clientes lo sabrán agradecer. Espero.
  2. Televisión: Otra cosa es que ya no veo televisión y menos los noticieros. Son una perdedera de tiempo, más si tenemos tandas comerciales de 20 minutos. Si quiero ver algo lo veo en Netflix en 40 minutos en lugar de 60. Los noticieros de la mañana, en vez de informarme, me hacen dar mal genio con tanto morbo. Saber que anoche un taxista se estrelló con una moto y murieron dos personas no me aporta nada. Es triste, muy triste, pero saberlo no me hace mejor persona, al contrario, me amarga el rato. Aplica para robos de tiendas de barrio, para calles llenas de huecos y cirugías de actrices. Si hay alguna noticia importante, créanme, uno se entera. Algún amigo termina contándonos.
  3. Whatsapp: Qué montón de conversaciones inoficiosas hay en whatsapp. Todos estamos en montones de grupos en los que solo nos quedamos por cortesía. Los grupos familiares son 90% memes, y todos tenemos una prima que envía imágenes de buenos días, frases de autoayuda y chistes que vi en Facebook el día anterior y en Twitter la semana pasada. Así que la solución es salirse de cuanto grupo se pueda, y silenciar el resto. Al igual que con los correos, entrar dos veces al día a revisar Whatsapp por si hay algo medio importante qué responder. Por ahora, y por razones laborales, estoy haciéndolo cada hora. No sé si conozcan la técnica pomodoro, de eso ya escribí en otra entrada.
  4. Redes Sociales: Este es particularmente difícil para mí, porque a eso me dedico. Mi trabajo son las redes sociales. Pero he decidido ingresar dos veces al día a actualizarme y a responder las menciones.

Marmotazos-Omar_Gamboa-Sin_tiempoComo se dan cuenta, una manera es separar el tiempo para hacer las cosas y concentrarse en ellas. No andar mirando Whatsapp todo el tiempo y responder inmediatamente. Al principio cuesta, pero de eso se trata este ejercicio que arranco hoy: aprender a ignorar las notificaciones. Además, créanme, el mundo no se acaba en 3 horas. Pero para prevenir, dile a tus clientes que vas a responder dos veces al día, y que si tienen afán te llamen. Igual con las notas de voz. No las escucho sino 2 veces al día. Esto sí lo hago desde hace rato. Y no es grosería, es que escuchar notas de voz implica parar lo que estoy haciendo, parar la música (si ando en la oficina) o ponerme audífonos. No voy a poner a toda la oficina a escuchar algo que puede que no les interese.

¡Hágale! ¿Cuántas veces les pasa que se quedan pensando en lo «chévere que sería hacer eso» pero nunca lo hacen por andar pensándolo? Dejemos de pensarlo tanto y hagámoslo. Si quieren hacer algo y no les funciona ¿qué es lo peor que puede pasar? Pues que no funcionó, pero igual lo disfrutaron. Y aprendieron en el proceso. Y no hay nada más rico en la vida que aprender. Háganle sin miedo. Si les cuesta hacer las cosas con automotivación, comprométanse con otra persona. Esta entrada, por ejemplo, es por una apuesta que hice con una amiga: si no publicaba esta semana, la invito a un par de tequilas. Y ella se comprometió a componer dos canciones de aquí al viernes (es artista). Hasta ahora voy ganando. ¡Ja!

Aprender a decir que no, que es otra manera de aprender a priorizar. Es bien difícil decirle que no a las personas, pero si uno se compromete a todo, no hace nada y al final va a quedar mal. Es preferible de entrada decir que no y bajar las expectativas.

Ahora mis criterios para decidir si hago algo son: ¿Voy a disfrutar haciéndolo? Si la respuesta es sí, lo hago de una. Si no, la pregunta es ¿me va a generar ingresos? Y si es así lo tercerizo, porque igual no lo voy a disfrutar. Si no se puede tercerizar lo hago, porque ni modos. Ahora, si no me va a generar ingresos y no lo voy a disfrutar, no lo hago, a menos que sea algo obligatorio, porque uno a la mamá nunca le dice que no, no sean mugres.

En fin, yo prefiero perder 60 mil pesos que 60 minutos. Los primeros se recuperan. Estas son las técnicas que voy a usar y aún no sé si funcionan. Pero si me funcionan, créanme que les voy a contar, a ver si de pronto a ustedes también. Y si no, al menos habrá un caso de éxito.

Aprovecho y les pregunto, ¿ustedes tienen el mismo problema de tiempo que yo? ¿Cómo lo han solucionado? ¿Tienen tácticas para optimizar el tiempo? Cuéntennos a todos en los comentarios, no sean egoístas. Uno se muere y nada se lleva (excepto el tiempo disfrutado).

@OmarGamboa


Cualquier cosa nos leemos en Redes Sociales. Me encuentran en InstagramTwitterFacebook y Linkedin.

Un abrazo para todos, como siempre gracias por leer, comentar y sobretodo compartir. ¡Chau!


Si quieren encontrar todas las entradas, están en este enlace: http://blogs.eltiempo.com/marmotazos/

En el botón “Seguir a este blog +” pueden poner su correo electrónico para que les llegue cada vez que publico. ¡Así no se pierden ni una!

Algunas entradas anteriores: “Colombia podría ser potencia mundial en 30 años“, “El país de la doble moral“, “¿71 millones de pesos por un tweet?“.

(Visited 629 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy un consultor apasionado por el Social Media y los contenidos digitales. Director de los Premios TW, a lo mejor de las Redes Sociales en Colombia, emprendedor en los ratos ocupados, melómano y escritor en los ratos libres. Soy profesor de Redes Sociales en la U. Externado, y de Marketing Digital en la Sergio Arboleda. Bogotano por nacimiento, ingeniero de sistemas por educación (Universidad Nacional) y tuitero por gusto.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    No más humo

    Hace unas semanas estaba en una reunión con unos amigos, en el apartamento de uno de ellos. Hace rato no(...)

  • Colombia

    Tinderland

    Sí, estoy en Tinder y Happn. Inicialmente lo hice porque me pidieron que escribiera una entrada con mi experiencia con ambas App.(...)

  • Entretenimiento

    Que viva la ñoñez

    Cuando estaba en el colegio ser “ñoño” era un karma. En la infancia y adolescencia los más estudiosos no son(...)

  • Opinión

    La guerra del tiempo

    Hemos tenido guerras del oro, guerras del diamante, ojalá nunca tengamos guerras del agua. Pero la que ahora nos enfrenta(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Un artículo reciente de El Tiempo nos compartía cuánto gana un Youtuber(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. A mí algo que me consumía mucho tiempo eran 2 cosas: los correos y los contenidos. En cuanto al primero, me dediqué a crear carpetas y filtros según carpetas y/o palabras clave, ayuda mucho ver en la carpeta de eliminados para tener una base inicial. En 2 semanas ya tenía todo listo y configurado a mi gusto, que es básicamente todo va a carpeta a menos que sea de una persona con quien esté trabajando. En Gmail para filtrar palabras con exactitud hay que utilizar estas llaves en este orden jerárquico según sea un solo conjunto de palabras o varias: (FRASE A FILTRAR) o {(FRASE 1) OR (FRASE 2)}. Una vez se le coge el tiro es sencillo.

    Y en cuanto a los contenidos que en mi caso son podcasts y YouTube, lo que me ayudó fue escuchar y ver a 1.5x. Es la tasa adecuada entre velocidad y poder entender lo que se dice.

    Saludos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar