Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No es poco lo que nos jugamos a diario en Colombia. Nada menos que la vida. Por eso, goles como los que hicieron Roger Martínez o Duván Zapata ante Argentina pueden hacernos pensar en mejores cosas que las que ocurren en nuestra terrible cotidianidad.

El país casi se volvió loco con el triunfo ante el equipo de Messi. ¡Y cómo no! Solo 10 % de las personas que necesitan tratamiento mental en Colombia lo reciben. Entonces todos vimos en los noticieros que los hinchas gritaron que Colombia ya iba a ser campeón de la Copa América. Una vez más el favoritismo a flor de piel. Una vez más, los excesos.

La Selección Colombia tiene el gran poder de hacernos olvidar de nosotros mismos. Pero pedirle más como remedio quizás sea demasiado ante tantas afrentas que sufrimos día a día en este país de dolores y tragedias.

Colombia no vistió nada de rojo ante Argentina. Ese color en nuestra bandera representa la sangre derramada en las batallas de antaño, pero también sirve para las guerras de ahora. Y estas guerras no son pocas. Todos los días contamos asesinatos. De gente común, de líderes sociales, de estudiantes, de madres cabezas de familia, de hijos, de hermanos y de padres. Estas penas son para todos. 59 niños son víctimas diarias de violencia sexual en Colombia, según un reciente informe de Medicina Legal. En los primeros cuatro meses del año 213 menores fueron asesinados. Somos anormales, sí, porque nos acostumbramos a realidades compuestas de masacres, mentiras y duelos. No todo el mundo vive así, con el temor que sentimos de nosotros mismos. “No hace falta conocer el peligro para tener miedo”, dijo alguna vez Alejandro Dumas.

Hace poco no más, en Japón, país que curiosamente fue invitado a esta Copa América, fue noticia un ataque con cuchillo que dejó tres muertos. ¿Apenas tres muertos? Eso nos preguntaríamos nosotros en esta nación salvaje, donde esa cifra se sobrepasa sin pausa día a día, sin importar si es por robar un celular, por un disidente de las Farc, por un narco, por un sicario, por un borracho al volante, en fin, por lo que sea.

Así es que la Selección Colombia nos hizo olvidar de este país por unos instantes. Qué alegría tan finita. ¡Vamos, Colombia! Gracias. No nos queda sino conservar la esperanza de nuevos triunfos. Podemos perder todo menos eso.  Si bien el destino de un país no puede recaer en unos guayos únicamente, la Selección Colombia siempre servirá como excusa de reconciliación y ánimo. Soñemos, otra vez, con el equipo nacional como el mejor contraataque de nuestras pesadumbres.

Victorias así son un alivio, un descanso absoluto. Significan una pausa, un suspiro profundo.

(Visited 432 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y Magíster en Comunicación Digital. Amo el fútbol. Trabajo en El Tiempo. Soy columnista en Kienyke. Bogotano y casado. He escrito para medios como Semana, Futbolred, Portafolio, Gol Caracol, entre otros. Mi Twitter: @javieraborda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar