Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Screen Shot 2017-11-07 at 4.47.41 PM

La Corte Constitucional falló a favor de una tutela presentada por Dejusticia y otras organizaciones que conforman la Alianza por la Salud Alimentaria. Fallo sin precedentes a favor de los consumidores en Colombia.

Por: Diana Guarnizo*

“¡Trece cucharadas!, ¿Todo eso en una gaseosa?” Fue lo que dijo mi papá, diabético tipo II, diagnosticado ya hace algunos años, cuando le dije que ese era el promedio de azúcar de una gaseosa tamaño personal de 600 ml. Todavía él se pregunta si fue la gaseosa con la que acompañó las onces de la tarde, por más de 20 años en el colegio que dictó clases, la razón de su enfermedad. Tal vez es esa también la pregunta que se hacen los más de 2 millones de colombianos diagnosticados con diabetes. Y es que acaso, si él hubiera sabido que cada gaseosa tenía ese montón de azúcar, ¿la hubiera seguido tomando? Pensando en todos aquellos consumidores de estas bebidas que constantemente se ven seducidos por mensajes que les prometen felicidad, amistad, amor de familia en su consumo, me pregunto: ¿sabe usted exactamente la cantidad de azúcar que tiene una bebida azucarada y las posibles implicaciones que pueden tener sobre su salud?, ¿no deberíamos tener derecho a saberlo?

Hace un año, Educar Consumidores, una organización sin ánimo de lucro que, como su nombre indica, busca educar a los consumidores sobre los efectos que ciertos productos generan en la salud, lanzó un comercial que mostraba cuántas cucharadas de azúcar tenían distintos tipos de bebidas y sus implicaciones si se tomaban en exceso. No hay que ser mago para saber que el exceso de azúcar puede causar sobrepeso, obesidad, diabetes o hasta cáncer.

Postobón denunció el comercial ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), órgano encargado de vigilar la publicidad de productos en el país, por supuesta “publicidad engañosa.” La SIC determinó en su momento que la información podría llegar a constituir tal y que, por tanto, debía ser retirado “preventivamente” de todos los medios, inclusive de la página web y redes sociales. También le ordenó a Educar que se abstuviera de difundir cualquier información sobre el tema y que, si quería emitir algo, este debía pasar por el filtro previo de la SIC.

En una decisión sin precedentes hasta la semana pasada, la Corte Constitucional de Colombia (T-543/2017) estableció que la información de ese comercial no era simple “publicidad” sino que se trataba de una “información” de salud pública y que, como tal, no podía ser sometida a censura previa. La diferencia no es menor. Dado que la “publicidad” es un mensaje que busca un fin económico, esta puede limitarse por diversos motivos. Por ejemplo, las autoridades pueden establecer medidas preventivas (incluido el retiro del comercial) en aquellos casos en que la publicidad descaradamente engañe al consumidor con informaciones que no son reales. La “información”, entretanto, se entiende que es fundamental para el ejercicio de la democracia, por lo que para ser limitada deben seguirse unos controles más estrictos. Por ejemplo, no se puede someter la emisión de una información a autorizaciones previas, sino solamente posteriores, de hecho, la “censura previa” está expresamente prohibida en nuestra constitución.

En este caso, la Corte concluyó que la SIC debió aplicar un control laxo a esta información crucial para la salud pública pudiendo tomar otras medidas menos perjudiciales. Por ejemplo, hubiera podido, como lo hace en la mayoría de los casos, hacer un control posterior a la emisión del comercial cuestionado, dando así la oportunidad de que la organización se defendiera y aportara las pruebas necesarias para mostrar que lo dicho en el comercial era cierto.

Screen Shot 2017-11-07 at 5.02.10 PM

Trece cucharadas de azúcar es el promedio que contiene una gaseosa tamaño personal de 600 ml

La Corte también protegió el derecho a la libertad de información en su doble dimensión: el derecho de Educar Consumidores a informar sobre los efectos para la salud del consumo de estos productos, pero también el derecho de Dejusticia y las otras organizaciones demandantes a ser informadas sobre este tema. Desde el punto de quien emitió el comercial, la Corte confirmó que su mensaje debe ser protegido de la misma manera que a un periodista o a un noticiero se le protege en sus informaciones, por lo que no pueden ser objeto de censura previa. Por el lado de los consumidores, la Corte protegió el derecho de toda mamá, papá, adulto, niño, niña y consumidor que, bombardeado por la publicidad constante de jugos, gaseosas, tés y bebidas, se preguntan ¿será que tanta azúcar es mala para la salud? ¿será que tengo derecho a saber?

Y es que en este tema Colombia está en pañales. La sentencia establece un precedente que le permite a los consumidores conocer el debate de salud pública que existe detrás del consumo excesivo de estos productos. Sin embargo, todavía estamos muy lejos de otros países como Brasil, Chile, Perú y Costa Rica donde existen legislaciones que no solo permiten informar a los consumidores sobre la realidad de estos temas, sino que, además, restringen la publicidad de estos productos a los niños o su venta en escuelas por considerar que puede afectar gravemente su salud.

En un mundo lleno de noticias “falsas” y publicidad engañosa, vale la pena que la SIC se tome en serio la protección de la veracidad en la publicidad. Sin embargo, bueno sería que aplicara dicho control para proteger a los consumidores de los mensajes engañosos que todos los días promueven bebidas que dicen ser de “pura fruta”, cuando realmente no la tienen, o que dicen ser “ideales para la lonchera de los niños” sin realmente serlo. Son esos casos los que deberían preocupar a la SIC en vez de dedicarse a negar a los consumidores el derecho a acceder a los mensajes de salud pública que solo buscan informarles sobre temas que, de otra manera, no tendrían cómo enterarse.

*Diana es abogada de la Universidad Nacional de Colombia y Ph.D de la Universidad de Essex. Cuenta con estudios de especialización en derecho constitucional de la Universidad Nacional de Colombia, de derechos humanos de las mujeres de la Universidad de Chile, y un LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Essex. 

(Visited 528 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dejusticia es un centro de estudios jurídicos y sociales localizado en Bogotá, Colombia. Nos dedicamos al fortalecimiento del Estado de Derecho y a la promoción de los derechos humanos en Colombia y en el Sur Global (países en desarrollo). Promovemos el cambio social a través de estudios rigurosos y propuestas sólidas de políticas públicas, y adelantamos campañas de incidencia en foros de alto impacto. También llevamos a cabo litigios estratégicos y diseñamos e impartimos programas educativos y de formación.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Más allá de que el final de Game Of Thrones represente la culminación de una era y el fin de una de las series más impresionantes de la cultura pop de la última década, para mí lo que significa es una tusa* de grandes proporciones. Cuando uno empieza una serie, tácitamente se establece una relación y un compromiso con los personajes y la historia en sí misma. Una relación que tiene fecha de vencimiento, pues uno sabe a conciencia que eso se va a acabar tarde o temprano, ya sea porque la serie tiene un número de temporadas establecido o porque un día cualquiera, por lo general en mayo, el canal decidió cancelarla. En el caso de Game Of Thrones, desde el 2017 sabía que eso iba a ocurrir, sabía que se iba a acabar, pero no estaba preparada emocionalmente para que terminará así. Adicional al hecho de que se acabó mi serie favorita, y no se ustedes pero yo me entuso cada que se acaba una serie a la que le había cogido cariño, en esta ocasión mi tusa se ha visto agrandada debido a lo poco satisfactoria que fue la última temporada.   [caption id="attachment_267" align="aligncenter" width="1049"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons[/caption]   Es por eso que, más allá de analizar en este post lo mal escrita que estuvo la temporada; cómo se tiraron el arco narrativo de personajes como Daenerys, Jaime y Jon; cómo desdibujaron otros como Cersei y Brienne; cómo primó la espectacularidad por encima de la historia; cómo las muertes que debían ser épicas fueron insípidas y sin sal;  o cómo desde el domingo 19 de abril, día en que Juego de tronos finalizó, la producción ingresó a las listas de Grandes series con finales desastrosos, lo que quiero compartir aquí es la tusa en la que ando por el final. Así que después de pensarlo por unos días, identifiqué que mi tusa está dada por los siguientes factores:

  1. No entendí qué le hicieron a una de mis series favoritas. No sé que pasaba por la cabeza de David Bnioff y D. B. Weiss, no es claro para mí cuál era la necesidad de acabar 'a lo maldita sea' una de las mejores series de la década, a la que la habíamos dedicado ocho años de nuestras vidas.
  2. Si Jon Snow se iba a convertir en el personaje más inútil de la última temporada, para qué revivirlo y armarle una trama diciéndonos que era el heredero del trono y el fruto del amor entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen si eso no le iba a importar a nadie y no iba a servir para nada.
  3. Esta temporada hizo algo que Game Of Thrones nunca había hecho: poner a los televidentes a suponer, especular y justificar lo que pasaría en el final. GOT siempre nos mostró por qué ocurrían las cosas.
  4. El impacto que tuvo GOT en la cultura popular y la conversación y comunidad que se creó en las redes sociales al rededor de la serie, es algo que muy pocas producciones han logrado. Esto es una de las cosas que más voy a extrañar: la conversación en tiempo real después de cada capítulo en las diferentes plataformas (Twitter, Facebook, etc.).
  5. La emoción que generaba la serie en sus primeras temporadas. En este final todo estaba tan anticipado, que no tuve ninguna emoción o sorpresa en el capítulo final.
[caption id="attachment_268" align="aligncenter" width="700"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94 Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94[/caption]   Frente al capítulo final solo tengo que decir que el momento que más me emocionó fue cuando salió el conteo regresivo en la pantalla del televisor antes de que iniciara el capítulo. Es triste que una serie termine, pero más triste fue la manera como terminó Game Of Thrones. Así que sin más preámbulos llegó la hora de darle play al vídeo y desahogarnos juntos. Gracias por ver y leer. *Tusa: Despecho

———————

Comparte este vídeo con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de clase y trabajo, pareja y en general con todos, todos, todos.

Conversemos en:

YouTube: Tiempo de Series By Cats 

Facebook: Tiempo de Series by Cats

Twitter: @CatsDeChocolart

Instagram: @CatsDeChocolart

2

El caso Huawei, a fondo Por un "ban" o restricción ordenada(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar