Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy se conmemoran 204 años de la independencia de Colombia y parece que continuamos ahogándonos en lo que algún historiador atinó a llamar “La patria boba”. En pleno siglo XXI seguimos cambiando nuestros recursos naturales por espejos en los que se refleja nuestra idiosincrasia.

Creemos que vivimos en el mejor país del mundo y esa es una concepción peligrosa porque desenmascara resignación e ignorancia: resignación, porque parafraseando a Saramago, los optimistas están contentos con el mundo que tienen y no quieren cambiarlo; e ignorancia, porque en la celebración de nuestra colombianidad, se nos olvida los graves problemas sociales que enfrentamos.

El nacionalismo exacerbado, al igual que el fanatismo religioso, no son producto de la reflexión autónoma sino del conformismo colectivo: en la medida en que sigamos celebrando la colombianidad con el fervor del hincha apasionado, difícilmente abriremos nuestros ojos y nos percataremos de que vivimos todavía en una sociedad premoderna que no puede garantizar transporte público eficiente o educación de calidad para la mayoría de sus ciudadanos. ¡Muchas regiones del país ni siquiera cuentan con agua potable!

Curiosamente, el colombiano ingenuo que cree que en verdad tenemos el segundo himno más lindo del mundo y que se regocija con las encuestas globales que miden el nivel de felicidad, se deja deslumbrar con una facilidad asombrosa ante cualquier nuevo invento o mercancía que huela a gringo. Para la muestra el botón de Starbucks: una multinacional que compra café colombiano para ponerlo en un vaso de logo verde y venderlo en Colombia exponencialmente más caro. (y con este ejemplo no quiero decir que debemos cerrar nuestros mercados y vivir en una burbuja comercial y consumir únicamente el producto local. No. Sólo digo que madrugar a hacer fila a las 5 am para tomarse un café y charlar casualmente en el primer Starbucks del país, me parece un esnobismo ridículo que raya en la idolatría).

Irónicamente, pese a todos los esfuerzos del gobierno y de los mismos ciudadanos por crear arraigo y patriotismo, en la práctica vemos con impotencia la dependencia internacional de la que somos víctimas. Las grandes marcas de ropa colombiana prefieren pagar mano de obra barata en Asia antes que generar empleo de calidad en Colombia; nuestro gobierno apoya las más terribles causas internacionales con tal de recibir beneplácitos de las potencias mundiales. Las multinacionales absorben al pequeño empresario colombiano y el ciudadano de a pie cree que comprar un carro con menos aranceles es suficiente argumento para comerciar libremente con EE.UU. Vendemos nuestra alma en dólares para sentirnos parte de algo importante…

El colombiano es un espécimen raro que se vanagloria  con su flora y con su fauna pero ni la conoce ni mueve un dedo para protegerla. El colombiano está orgulloso de su terruño y vive convencido de que tiene más categoría que bolivianos, ecuatorianos, peruanos y venezolanos juntos, y eso no es patriotismo, eso es una idealización nefasta que choca con el progreso cosmopolita del mundo.

El amor por nuestra patria debe ser un amor aterrizado. Ya es hora de admitir que estamos lejos de habitar en el mejor vividero del mundo para repensarnos como sociedad y formar nuevas generaciones más tolerantes y emprendedoras. Solo así lograremos superar el mito del pueblo feliz y empezaremos a vernos como realmente nos ven a Colombia en el exterior: como un país de belleza increíble y de gente maravillosa, pero también como un país corrupto, rezagado en educación y que sigue arrastrando el pesado lastre del narcotráfico.

Twitter: @andresburgosb

(Visited 193 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. realduckman

    Yo estoy totalmente de acuerdo con las palabras que usted escribe, sin menospreciar a aquellos que idolatran a una Colombia sin parangon y se encumbran un nacionalismo fervoroso, la razon de ser colombiano implica ser consiente de la relidad de nuestro pais y tener la capacidad de criticarla. Colombia es hermosa pero los nacionalismo no llevan a nada, lo que consagra a una sociedad es perecisamente el hecho de ser critico con sus gobiernos y hacer parte de la construccion de la nacion.
    Todo lo que usted dice en su blog es cierto y le aseguro que mucha gente le va a catalogar como un mal colombiano, muchos de ellos patriotas ercarnizados que solo ven, por ejemplo, el magnifico papel que tuvo la seleccion de futbol en este mundial, sin querer ver las problematicas que agobian a nuestro pais. Lastimosamente, aparte de los problemas que usted menciaona al final de su columna y que seguimos arrastando, se encuentra uno mas grave que afecta a gran parte de los colombianos y que ya parece ser un modo de vida: la INTOLERANCIA. Refelexionemos pues sobre la razon de ser colombiano y encontremos el verdadero camino para sentirnos orgullosos de nuestra patria.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar