Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Con la idealización que le hacemos al trabajo pasa algo parecido que con los conceptos que la cultura nos forja sobre el amor o sobre la libertad: son ideas tan machacadas por la cursilería romántica y por los intereses corporativos que ya casi ni siquiera somos capaces de discernir las definiciones sensatas de lo que es un vulgar embuste para vendernos una gaseosa. Con respecto al trabajo, hemos sido criados con frases de cajón que parecen máximas traídas al mundo por algún gurú del éxito pero que no son más que trampas que no nos dejan salir de un pequeño esquema mental de producción y consumo que anula completamente virtudes como el ocio y la creatividad.

Aquí les presento algunas de estas ideas que, pienso yo, debemos replantear como sociedad para progresar colectivamente, si saben de otras, les agradezco que me las cuenten.

No hay trabajo indigno

Falso. Sí hay trabajo indigno y no me refiero a ser zapatero o vendedor de verduras, que son oficios dignos y hasta inspiradores, me refiero a aquellos trabajos en donde los empleadores tratan a sus empleados como a esclavos modernos: les hacen contratos miserables, no les pagan lo justo, los explotan incluso sábados y domingos, no les pagan seguridad social ni les consignan a tiempo sus cesantías, les prohíben cualquier tipo de esparcimiento y son inhumanos en el trato. Tristemente empresas y patrones así abundan en Colombia, pero el empleado promedio, que necesita del puesto y del salario indigno, no tiene mayor margen de maniobra.

Trabajar bajo presión es una cualidad

Ha hecho carrera esa idea absurda de que un buen empleado debe ser excelente bajo presión. Hombre, al menos que usted sea policía, bombero o rescatista, trabajar bajo presión no sólo es malo para el ambiente laboral sino para su propia salud. Una empresa que busca gente así demuestra que no tiene control sobre sus procesos, que empodera más de la cuenta a los mandos medios y que no trata de la mejor manera a sus empleados. Adicionalmente, habría que preguntarse qué tan productivo es un empleado que constantemente está siendo acosado por sus jefes.

“El trabajo aleja de nosotros tres grandes vicios: el aburrimiento, el vicio y la necesidad”

No voy a ponerme a descalificar a Voltaire, autor de esta frase, pero sí vale la pena aclarar que sus palabras de aristócrata del siglo XVIII están muy lejos de poder adaptarse a nuestro contexto. Aquí el trabajo suele causar tanto aburrimiento que la quejadera de la gente los domingos se oye hasta en la luna. Los que trabajan mucho pueden sufrir de sociopatías graves y otros, como nosotros los docentes, somos clientes frecuentes de psicólogos y psiquiatras.

Y por otro lado está la necesidad: al contrario de lo que dice Voltaire, yo creo que el trabajo, piedra angular del capitalismo, no hace más que crear necesidades que lo justifiquen. Los ciudadanos del siglo XXI no somos seres humanos, somos consumidores, y para cumplir nuestro sueño de tener, pues debemos producir: a mayor sacrificio de horarios y de libertades, más honda vamos a sentir la falsa sensación de satisfacción cuando compramos un carro o cuando nos vamos de paseo, estamos condenados a vivir para el trabajo y estamos tan ocupados trabajando que ni siquiera somos conscientes de ello.

Si no trabajas eres un vago

La frase favorita de abuelas y de profesores anquilosados. La verdad es que las personas que están llamadas a cambiar el mundo no viven trabajando ocho horas al día para una empresa ni esperan un cheque al final del mes para pagar las deudas que han adquirido por comprar cosas que en realidad no necesitan. Los casos de éxito son los de aquellos que le dedican tiempo a la creatividad y para eso se necesita de mucho tiempo libre para pensar, para cultivar talentos, para salirse de la estructuras sociales a las que estamos amarrados. Si no puedes desarrollarte como ser humano sin contar con un trabajo que te sirva de lastre, consíguete un trabajo que te haga feliz, que te haga mejor persona y que te permita ayudar a los demás, pero ten cuenta que un trabajo así requiere de preparación y de tiempo para encontrarlo. Antes de aceptar un trabajo que no te guste ni te sirva, recuerda esta frase de Wilde: “el trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer”.

El único lugar en que el éxito viene antes que el trabajo es en el diccionario

Esa era la frase favorita de un jefe que tuve hace varios años. Claro, lo que no le decía a sus empleados es que cuando hablaba del éxito se refería al éxito de los dueños de la empresa, que casi nunca iban a trabajar, y cuando hablaba del trabajo se refería al de las hormigas obreras, anónimas y prescindibles. En realidad, si bien la disciplina es muy importante, hace falta talento y creatividad para ser exitoso, tanto es así que, curiosamente, los productos que más se venden actualmente son los que suplen la idea del trabajo fuerte por la del trabajo pragmático e inteligente, o si no pregúntenle a los dueños de Virgin, Microsoft o Apple. En otras palabras, mayor trabajo no significa en absoluto mayor posibilidad de éxito.

El trabajo en sí mismo no produce nada más que cansancio y frustración, si comprendemos esta sencilla idea, podríamos empezar a construir una sociedad más feliz y eficiente.

Comentarios y madrazos a @andresburgosb en Twitter.

(Visited 6.680 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. monteflavo

    Absolutamente de acuerdo,. habría que sumarle las frases motivacionales y los conferencistas de liderazgo que en verdad plantean sofismas y falacias. Es curioso ver que muchos empleados se adoctrinan tan bien a la presión laboral que adoptan esas premisas de la explotación y las defienden como esbirros de los patronos deshumanizados.

  2. fidel524750

    1: totalmente de acuerdo con el primer inciso
    2: que me dices de que la precion hace diamantes.
    3:estoy de acuerdo en parte , el tiempo mal gestionado puede llevar costumbres daniñas .Es preciso organizarse.
    4:Pienzo va en prioridad del individuo , que es lo mas conveniente en situación , trabajar, o x cosa o ambas cosas ?
    5: de acuerdo, las cosas que valen la pena no llegan sin esfuerzo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar