Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En la plenaria del Senado se buscada debatir sobre el narco-paramilitarismo en Colombia. Una mayoría respaldada por el Centro Democrático, el Partido Conservador y el Partido de la U consideró inviable dicho debate. Por otro lado, el Polo, el Partido Verde, el Partido Liberal y las excepciones de la U (R. Rodríguez, Barreras y Benedetti) o de Cambio Radical como C. Galán, votaron por el si. De 102 senadores, 52 no aprobaron el debate, 30 si lo aprobaron, 13 se declararon impedidos y 7 no aparecieron.

El debate se hundió por expresiones de lealtad, conveniencia y razones que giraron en torno a la atemporalidad de la discusión, las emociones inmersas y la normativa del Congreso.

Sobre la atemporalidad, algunos consideraron que no era necesario discutir sobre el pasado teniendo tantos problemas por resolver en el presente. Hablar del pasado es perder el tiempo. Sin embargo, no podemos estar de acuerdo con eso; porque hablar del Proceso Ocho Mil, de San Vicente del Caguán, del Carrusel de la Contratación o de San Andrés y Providencia, por poner algunos ejemplos, sirve para evitar caer en los mismos errores de siempre. Si el problema en el Senado es de tiempo, la solución está en más días de trabajo y menos días de vacaciones.

El argumento de las disputas emotivas se cae por su propio peso, porque el debate no es sobre el amor o el odio entre senadores. Los congresistas en sus curules no se afligen, son actores racionales que carecen de apasionamientos y se mueven en medio de alianzas coyunturales o divisiones esporádicas que mayor utilidad les representan a ellos, a sus partidos y a sus electores -en ese orden-. Si al caso, algunos sentirán miedo (a ser descubiertos), pero nada de sentimientos.

El debate tampoco puede ser tan personal como dicen, cuando están implicados más de cinco millones de desplazados y víctimas por el conflicto interno. Toda la población colombiana pide verdad y justicia. Eso de personal no tiene nada y más cuando hay miles de víctimas de por medio. Si este Congreso le cierra la puerta al debate del narco-paramilitarismo, también le podrá cerrar la puerta al debate sobre la narco-guerrilla o la corrupción.

Y la otra explicación, considera que el reglamento del Congreso no expresa por ningún lado que un senador pueda hacerle control político a otro senador, entendiendo que el Congreso no se puede convertir en estrado judicial. Lo primero es que mientras el reglamento no lo exprese pero tampoco lo impida, el control político no se puede calificar de irregular entre senadores. Además la propuesta se modificó para citar a Ministerios, Aeronáutica Civil e invitar a Procuraduría, Contraloría y Fiscalía. El debate de control no es para nada descabellado. Y lo segundo es que en un Estado Social de Derecho, es absurdo reclamar un Congreso libre y sin autocontroles como al mismo tiempo, en una democracia es sensato exigir a los congresistas un “control político de verdad”. Aún así, bajo la justificación de otros escenarios para el debate en el Congreso, todos reconocemos que la Comisión de Acusaciones y la Comisión de Ética; dejan mucho que desear.

El asunto va mucho más allá de un pulso entre los senadores Uribe y Cepeda. Y en efecto no se trata de estar a favor o en contra de un debate. El verdadero punto de discusión está entre permitir o impedir el ejercicio más sublime de un Congreso en una democracia, es decir; la acción legítima de poder de debatir.

¿Para qué sirven las leyes y los controles si no se puede debatir?, ¿Qué sentido tiene en una democracia evitar el debate público sobre aquellos temas de interés nacional que comprometen seriamente la legitimidad institucional de Colombia durante los últimos años?, ¿Acaso los escándalos de narco-paramilitarsmo, narco-guerrilla y corrupción no merecen ser tenidos en cuenta en el Congreso? ¿Son debates atemporales, emocionales e irregulares?. La verdad, no.

Infortunadamente, el mensaje que está recibiendo la ciudadanía es; que el Congreso es incapaz de debatir sobre los asuntos más sensibles que durante décadas han afectado a los colombianos y a sus instituciones; que el Congreso es antidemocrático porque veta las propuestas de debate de las minorías y; que en el Congreso existe un inevitable temor por abrir o remover un sinnúmero de acusaciones entre parlamentarios.

El filósofo existencialista Jean-Paul Sartre, afirmaba que el individuo es siempre y en todo momento libre, pero que dicha libertad tiene un costo cuando se experimenta la angustia o la incertidumbre. Un congresista con miedo no puede actuar con autonomía y libertad. Vi la plenaria y se notaba el miedo, a unos senadores ni se les escuchaba cuando votaban, otros votaban con señas, algunos recibieron órdenes y otros ni siquiera estaban. Aquel 29 de julio de 2014, el miedo se tomó algunas curules del Senado y un valiente que está de último en la lista sacó pecho cuando la contienda había terminado. Tarde o temprano habrá debate.

@JavierUrreaC

(Visited 138 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

javierurrea.com | Consultor. Fundador-Presidente de ARCEX Asociación en la Red de Colombianos en el Exterior. Miembro de la Plataforma de la Sociedad Civil Colombiana para las Migraciones. Politólogo y doctorando.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Diez acciones para respaldar la paz desde el exterior

    1. Léase o reléase el Acuerdo de Paz. Hágalo por partes, por capítulos, por momentos, pero hágalo. Léalo solo(...)

  • Opinión

    El grito más desgarrador #26JMiGritoEs

    El grito más perturbador y terrorífico es el de un niño llorando a su madre y padre asesinados. Ni(...)

  • Opinión

    ¿Aceptará la invitación el representante de los colombianos en el exterior?

    La curul de los colombianos en el exterior es como una olla. En ella se cocinan muchas cosas que(...)

  • Colombia

    Actualizar la democracia para los colombianos en el exterior

    Partamos de la idea que al colombiano en el exterior que no vota, no lo ven, y no lo ven porque no vota. Para poder votar hay que tener la cédula inscrita en los consulados  y quien no la tenga inscrita se queda por fuera de la democracia. ¿Quién se acuerda de los colombianos que tienen los consulados a kilómetros y distancias geográficas? Datos de la Registraduría indican que el potencial electoral es de 838.020 personas que pueden votar en 235 puestos de votación en el mundo. Si hacemos el cálculo sobre aproximadamente 6 millones de colombianos en el exterior deducimos que tan solo el 14% de esos ciudadanos hacen parte del sistema democrático y pueden votar. La gran mayoría se queda por fuera de la democracia. En el siglo XXI la comunidad colombiana en el exterior ha participado en otros procesos distintos a la elección tradicional que se convoca cada cuatro años para elegir congresistas y presidente. También se le ha convocado para participar en el Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz y la consulta popular anticorrupción. De allí la importancia de hacer parte de la democracia facilitando el ejercicio del voto. El Estado debe facilitar su inclusión dentro del sistema electoral colombiano, de lo contrario la participación ciudadana estará sometida por lo abstención en cada certamen democrático. Una salida está en actualizar la democracia para combatir la abstención. Se requiere implementar mecanismos digitales que faciliten la participación de la comunidad colombiana en el exterior. La tecnología nos puede permitir superar las barreras que producen una histórica abstención. Veamos cómo es la abstención para la Cámara de Representantes de los Colombianos en el Exterior por periodo legislativo: 76% en 2002-06, 87% en 2006-10, 88% en 2010-14, 92% en 2014-18 y 91% en 2018-2022. Si bien es cierto que para las últimas elecciones de 2018-2022 se presentó un crecimiento significativo de votaciones y de inscripciones de cédulas, los niveles de abstención se siguen manteniendo en niveles preocupantes. Según los históricos electorales proporcionados por la Registraduría para dichas elecciones votó el 9,62% de la población habilitada, es decir que la abstención se mantuvo por encima del 90%. Se propone de manera inicial centrar la implementación de la tecnología blockchain en mecanismos de democracia digital para los colombianos en el exterior. Se trata de retomar las iniciativas de democracia digital para los colombianos en el exterior que se hundieron en la última reforma político electoral de 2017. La comunidad colombiana en el exterior tiene significativas dificultades para acceder al sistema democrático. De más de cinco millones de connacionales por fuera del país, menos del 20% hacen parte del censo electoral porque no tienen su cédula inscrita en sus respectivos consulados; y de ese censo, la abstención está entre el 85% y 90% aproximadamente para las elecciones presidenciales y al Congreso. Con la puesta en marcha de mecanismos de democracia digital con tecnología blockchain se promoverá la transparencia y se superarían las barreras geográficas, de costos y de tiempo, aumentando el censo electoral con la inscripción digital de cédulas y fortaleciendo la participación ciudadana con el voto digital y la firma digital para iniciativas ciudadanas desde el exterior. Sin duda Colombia sería líder mundial para la actualización de la democracia.   Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Hay muchas maneras de crecer tu negocio. Probablemente encuentres una industria(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. GAVIRIA utilizó a el Cartel de Cali & los Pepes(AUC) para la cacería de Pablo Escobar. URIBE lo elegimos porque por su experiencia y fundador de las CONVIVIR, podía ser quien nos devolviera la tranquilidad para andar por carretera sin caer en pescas milagrosas. Iván Cepeda odia a Uribe, y afloró eso más, cuando Uribe mató a RAUL REYES. No se lo perdona. Las FARC tienen un frente funando con el nombre del papá de Ivan (MANUEL CEPEDA VARGAS). Las AUC (toda la cúpula en la Cárcel o extraditadas por Uribe), no tienen ningún bloque dedicado al papá de Alvaro Uribe Velez). El debate no sirve si no para la vanidad y protagonismo de CEPEDA, y sus aspiraciones políticas. Algo parecido a lo que hizo en el congreso PETRO. Protagonismo puro.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar