Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recordé a Rosita, mi abuela, ese era el nombre al que respondía, no a Crescencia, como registraba en su cédula.

Rosita o mamá, porque hasta el último día optó por no sentirse vieja.

Se asomaba por el pasillo largo de la finca, apenas escuchaba a los perros ladrar, avisándole la llegada de cualquiera.

Ella era muy feliz de verme y me llamaba Narlyta, me tomaba con sus manos de paisaje, montañosas, llenas de cielo y con varias lunas que pigmentaban su piel, para luego contarme historias que evocaban el alma (porque a veces, uno es solo cuerpo).

Estaba en su silla roja un día, cuando me dijo Mario.

  • “Mario, es igualita a Mario”.

Hablaba de mi papá.

Decía que había heredado sus ojos y cejas. Tal vez, a través de mis ojos, lo veía también y podía saludarlo.

Sonreírle.

Traerlo del letargo.

Y despedirse.

Rosita siempre tenía un bocado, era incapaz de comer sola, sin importar que uno estuviera lleno, no aceptaba un no por respuesta, para ella significaba una falta de respeto irrevocable, era preferible decirle Crescencia.

Cuando me vine a Bogotá y empezaba mayo, le recomendaba a mi mamá informarle sobre mis cumpleaños y así no olvidar llamarme. Siempre que celebré mi vida en Acacías (cuando viví allí), llegaba a visitarme con una torta y comida que ella misma había preparado.

Así de linda era mi abuela.

Yo jamás entendí muy bien por qué me quería tanto, pero me sentía cobijada en su consentimiento, así que solo me acurruqué.

En casa de Rosita siempre sonaba la radio, desde que se levantaba hasta que sonaba el himno nacional a las 06:00 pm; luego, la radio era reemplazada por el ruido del televisor, con sus novelas habituales.

Mamá vivía rodeada de flores y en la finca también la acompañaban dos loros que todo el tiempo preguntaban a la gente si querían cacao, para luego burlarse a carcajadas, imagino que ante sus respuestas, porque en la finca hace rato no brotaba un cacaotero.

Amaba el café con panela, hecho en el fogón.

Tomarse una copa de Brandy, en las tardes frías.

Comer arepa con carne, al desayuno.

Amaba también Gotas de Color, de Agatha Ruiz de la Prada, el perfume que yo usaba por aquél entonces y que prometí regalarle, pero el tiempo no me dio tregua.

Quedé en deuda.

Espero encontrarla un día y que podamos negociar.

Recordé a Rosita hace poco, en uno de mis bajones, porque nunca tuve plena consciencia del regalo que era en mi vida.

Sus manos fueron paisaje.

No sabía entonces lo feliz que era.

No tenía idea de lo mucho que la amaba.

No imaginé extrañarla jamás, porque jamás debía hacerme falta.

Rosita, si en un sueño logras verme, yo podría acurrucarme contigo y levantarme más tarde.

(Visited 303 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

¿Describirme? Okey. De escribir.

Más posts de este Blog

  • Cultura

    Radiohead

    Ve sola, you´re so fucking special En lo que llevamos de caos este año, con sus diferentes estados de pensamiento(...)

  • Vida

    En casa

    En casa nos hemos mudado ya varias veces, sobretodo en el último tiempo. Hemos hecho de la sala, el(...)

  • Opinión

    A Rosita, que tanto extraño

    Recordé a Rosita, mi abuela, ese era el nombre al que respondía, no a Crescencia, como registraba en su(...)

  • Opinión

    Decálogo para el nuevo año

    2019 fue un año de mucho crecimiento en todos los ámbitos de mi vida: cambié de trabajo, encontré un(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No te preocupes Narlyta, ella siempre estuvo, está y estará contigo, y sabe de tus sentimientos y emociones, las personas solamente mueren cuando dejamos de recordarlas, así que acurrúcate y permítete sentirla contigo…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar