Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cada vez que juegan juntos, James y Quintero le dan el dinamismo a Colombia que tanto faltó durante las eliminatorias anteriores.

Seguimos sin técnico, pero Colombia ha recuperado poco a poco su color y buen juego. Arturo Reyes no quizo mover mucho en su paso temporal como líder del grupo y se dedicó a potenciar todo lo bueno que quedó del Mundial. James Rodríguez volvió al grupo y, cuando Juan Quintero entró a la cancha contra Estados unidos, la combinación de zurdos (más un juego inteligente de Carlos Bacca) acabó con la ventaja efímera del rival. Aunque anoche enfrentamos a un equipo que está a años luz de la mitad de las selecciones de Sudamérica, la calidad y buen juego que demostró Colombia en el campo durante el segundo tiempo hace que estos amistosos sin técnico de proyecto tengan sentido. Arturo Reyes va dejando un pequeño legado y el jueves nos recordó a todos una cosa: la Selección es mejor con los zurdos jugones en cancha.

Sígame en twitter: @avargasdeporte

La formación puede variar. El jueves, el 4-4-2 con el que jugó Colombia sirvió para que, cuando Estados Unidos se replegó tras el 2-1, Quintero y James tuvieran siempre un delantero libre para conectar jugadas. De vez en cuando fue Bacca, de gran partido, y a veces fue Radamel Falcao. El 2-2 y el 2-3 son ejemplos perfectos de esa secuencia. En el primero, Falcao se llevó a un central cuando salió del área y el hueco quedó para Bacca. En el segundo, el de Puerto Colombia aguantó el balón y atrajo a dos rivales para que Falcao quedara solo. La ecuación también sirve con Miguel Borja, Cucho Hernández y sobre todo con Santos Borré. Lo importante es que la pareja de delanteros se complemente y no se estorbe, para que cuando uno se lleve la marca el otro quede libre y pueda recibir de James o Quintero.

Lea también: James, entre Bayern de Múnich y Real Madrid

Para otros partidos, en los que el rival arriesgue más y deje muchos espacios atrás, el 4-2-3-1 como aquel usado contra Polonia (James por izquierda, Juan Cuadrado por derecha y Quintero de mediapunta) puede funcionar bastante bien. Para eso, el jugador de River Plate necesitará mejorar su físico, pues con ese esquema el partido se torna más vertical y Quintero no puede estar pidiendo el cambio siempre a los 60 minutos de juego. Dicho eso, la formación puede ser un manjar para él y James, con un Cuadrado (o Yimmi Chará) sencillo que aproveche su velocidad y Falcao pescando balones detrás de los defensas.  Lo importante es que el equipo tenga a ambos zurdos en la cancha y que el esquema les permita desarrollar su gran visión.

No se vaya sin leer: Wilmar Barrios es el equilibrio de la Selección Colombia

Para que la idea dure los cuatro años del proyecto (hasta Qatar 2022), es necesario traer un técnico que disfrute el juego con la pelota. Nada de Dunga, Jorge Luis Pinto o cualquier estratega de corte defensivo que solo juegue con atletas para atacar. Gerardo Martino sigue siendo una opción (cada vez más remota) y yo sigo abogando por un entrenador extranjero de ese corte. Colombia tiene a dos magos, a dos genios que ven pases donde los demás no ven nada. Llevan jugando juntos desde los 13 años suelen dar frutos cuando se ponen la amarilla juntos. Habrá que ver qué ofrecen los otros jugadores contra Costa Rica el martes y qué hace Colombia en sus últimos amistosos en noviembre. El jueves quedó claro en Tampa que la titular incluye a James y a Quintero.

Foto: Clivie Rose/Getty Images

(Visited 234 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista Deportivo. Está terminando Derecho con Opción en Periodismo en la Universidad de los Andes. Escribe para la revista deportiva Hablaelbalón, con la que cubrirá el Mundial de fútbol 2018. Amante del deporte, la música y la lectura. Se graduó del colegio Gimnasio la Montaña.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Siempre que visito un restaurante, trato de averiguar sobre su historia y sus inicios porque me parece importante empaparme del arduo trabajo que hay detrás de lo que ahora es exitoso. Uno no puede ser irresponsable y criticar negativamente solo por una primera mala impresión, pues son muchas familias las que dependen económicamente de microempresas dedicadas a la gastronomía. Por eso, y aunque ya lo conocía, decidí volver a probar, y a escribir, sobre el ya muy conocido restaurante El Galápago, pues me molestó un comentario irresponsable de alguien que se dedica a hacer evaluaciones de comida en sitios de Bogotá y la sabana, tal vez con un poco de arribismo o de desconocimiento del tema. Adentrándonos en la carta de este restaurante ubicado en el centro de Chía (carrera 10 No 13-43), que también tienen una sede en la calle 19 No 14-08 (El Galápago Campestre ), su plato estrella es la hamburguesa al champiñón en pan blanco tipo árabe al que se le incluyen 260 gramos de carne madurada, tocineta y una salsa espectacular que, como su nombre lo indica, tiene muchos pero muchos champiñones frescos y de gran tamaño. Perfectamente se la pueden comer entre dos, y les recomiendo acompañarla con papas en casco y alguna de las muchas opciones de bebidas como limonadas, jugos de fruta natural o, tal vez, con una cerveza artesanal.  Visualmente puede que el plato no cumpla con los estándares de muchos otros, pero al probarla lo de menos es como se ve, pues el sabor de la carne y sus adiciones es delicioso.   [caption id="attachment_3503" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Pero El Galápago tiene muchas más opciones cárnicas (pollo, res y cerdo) como, por ejemplo, las entradas de chunchullo crocante, morcillas y platos fuertes como las costillas de cerdo acompañadas de papa salada, arepa de queso y ensalada. Allí también podrán encontrar cortes de carne artesanal como churrasco, punta de anca, baby beef, asado de cadera, chuletas, pechugas a la plancha y otros que se me olvidan en este momento. Igualmente, hay opciones para veganos que no quieran ser relegados a la hora de salir a almorzar en la sabana de Bogotá.   [caption id="attachment_3504" align="aligncenter" width="1024"]Foto: Blog ¿Para dónde va? Foto: Blog ¿Para dónde va?[/caption]   Las malteadas, los postres y los helados son otro elemento destacado de este restaurante. Estos son elaborados de manera artesanal, logrando escoger el comensal entre más de 10 opciones para cerrar con un sabor dulce la visita al lugar. Finalmente, hay que resaltar que en El Galápago también son Pet friendly, un aspecto muy importante hoy en día para los que no se quieren separar de sus mascotas. Y en cuanto a los precios, los platos fuertes oscilan, en promedio, entre los treinta y los sesenta mil pesos. Pero, como lo advertí anteriormente, las porciones son generosas y, en ocasiones, con un solo pedido comen dos personas. Si van a ir el fin de semana les aconsejo que lleguen temprano ya que a veces hay fila, pero realmente los meseros son muy pilos y no hacen esperar mucho a sus visitantes. El Galápago Campestre SÍ es un buen restaurante, que tiene detrás a gente trabajadora que ha luchado mucho para lograr posicionarse, a tal nivel que ya han sido ganadores en Premios La Barra. Yo lo recomiendo ampliamente y espero que ustedes lo visiten y también le hablen del lugar a conocidos y familiares.

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar