Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Ten, sentenciaba salir de viaje, el mundo debía saber porque una ciudad que “no valía un centavo”, Seattle,  gestó el último movimiento genuino del rock, hace 2 décadas. Un pasaje tal vez explicado en otros instantes pero nunca tan maduro como hoy. Diáfana piel de un gigante dispuesto a permanecer en pie, en un mundo infestado de suspiros musicales. A este viaje se subieron un puñado de rockeros colombianos, que días atrás habían renacido en los 90 en plena capital chilena y bajo una aceitada Maquinaria. Ahora, aquel ciclo era merecedor de un cierre inmortal, con la última  joya de aquel reino. 

Segunda parte de esta travesía por tierras del sur.

PJBlog.jpg

                                                                                                                                             Foto – Alvaro Pruneda de T4F 


16 de Noviembre, aquel caluroso día esperaba recibir en las entrañas de El Monumental, 50.000 almas, algunas ya habían “abandonado su cuerpo” para echarle un vistazo desde temprano, al césped cubierto de 1 de los 5 estadios que tiene Santiago. Futuro 88.9, emisora oficial del show, reportaba testimonios de niños en conmoción ante la posibilidad de vivir a escasas horas, el aniversario 20 de Pearl Jam. Dibujo del periodista: familias, grupos, parejas, sol radiante, filas fluidas, todo un ambiente recubierto bajo el emblema de la perla.

El metro, inaugurado desde 1975 nos acerco, y un micro (bus), término por dejarnos a escasas cuadras, luego de bordear aquel templo del fútbol, ingresamos sin mayores traumatismos a Cordillera oriental, localidad que aguardaba por 5 colombianos y una Chilena. En medio de una ola de “jugadores” locales, paisanos en gramilla hacían lo propio; amigos que días antes habían compartido impresiones junto a nosotros, al son de unas refrescantes cervezas. Cuando puse la mirada en el templo dónde juega el Colo-Colo, equipo más campeón (28) y el único ganador de la copa libertadores en Chile, acabe de conmoverme, obvio sabía a qué venía, pero también recordé  sentimientos a ritmo de balón. 

La banda estadounidense X  ya tocaba y oh sorpresa!, invitan a tarima al Sr. Eddie Vedder para interpretar una canción, sin duda el preludio prometía. A medio amarrar las emociones se fue opacando el día y el marco fue absorbiendo la luz artificial, sentados a una distancia considerable se veían los últimos preparativos. Minutos después de la hora oficial 9 pm, las luces se apagaron y la sangre bombeo con más celeridad, de una vez por todas íbamos a ser parte de una historia, contada a medias en Colombia, y que una vez más por nuestros propios pecados fue negada. El sonido de piano del tema de Philip Glass, Metamorphosis 2 fue la llave de ingreso para desembocar en la primera sensación de la noche, Unthought Know. Vestido de chaqueta de cuero negro, aquel hombre amante del surf, cuya voz atraviesa hasta un iceberg, miraba a lo lejos e iba clavando en aquellas almas ya antes bautizadas, liricas de instantes de gloria y dolor. Caminábamos sobre la robustez de temas como Do the Evolution o Corduroy, las pantallas gigantes acercaban más ese vestido musical hacia nosotros, pero el enlace fueron frases escritas en español consignadas en una libreta, que Eddie recitaba, también palabras impresas en su mano de fácil uso: Rockeros, Viva Chile y Mierda. “Pequeña ciudad” (Elderly Woman Behind the Counter in a Samll town), apareció marcando cambio de compás. Aun no desatábamos media palabra, era imposible no contagiarse de la ráfaga de emociones a nuestro alrededor, de por sí segregadas a lo largo de nuestros cuerpos, pero pasivas horas antes del show. PJ, escudo dibujado en una escenografía de bloques con incrustaciones de parlante a espalda de la banda, variaba de aura al ritmo de las luces, evocaba su reciente película Twenty y de paso extractos de los preciosos años 90.

 

 

 

Nothingman trajo a mi mente el casete que a mil de kilómetros de allí, reposaba en la vieja mesa de mi casa, Vitalogy fortuitamente comprado, escalo unos peldaños más las emociones. Atados en los ojos azules de Vedder, nadie deseaba soltar el hilo conductor, aun cuando las vallas del miedo, separaran comunes sensaciones,  entre extranjeros y nativos. Límites físicos superados por el espíritu de la música, sembrado en el rey malvado Jeremy, declaratoria del primer corte de la noche.

Respiramos profundo antes de reiniciar en las cuerdas acústicas de la canción 18, trascurrida casi una hora y media, la gente no se rendía, menos cuando en cada rincón del recinto se escuchó decir: “esto es para mi amigo Jhonny Ramone” I Belive in Miracles resucitó la esencia creyente del punk e hizo bailar al colmado Monumental. Fiel amplificador vocal, las manos apoyadas sobre el, soportan año tras año penas del carismático líder, exhaladas en himnos universales. Black, arrimo más el río del desahogo humano, juraría que todos allá abajo cantaban quebrados. Pasaje oscuro de mi vida, recién traduzco su letra, y entiendo porque sin saberlo, hiló profundo en mi alma por aquel entonces.

A mi lado izquierdo, Margarita, Nikolai y Lisandro, al lado derecho Alejo y Ángeles, todos descansábamos un poco, hubo tiempo para desabrocharse de la atmosfera, pues el segundo y último corte lo permitió. Mientras tanto pude a preciar el brote general de felicidad expresado en los rostros pálidos de los chilenos, ni el frio acercaba al desaliento, el último tramo de la celebración debía quedar acuñado, especialmente en los no residentes. Once puesta en escena N°25, mordió de nuevo el álbum Ten y Eddie nos recordó nuevamente el rasguño intacto de su voz, incluyéndonos en la máquina del tiempo. Pero luego puso a nivel melódico Better Man, vitoreada sensiblemente letra por letra. ¿Sorpresas?, varias, como la esperada Rockin’ in the Free World reemplazada por la soberbia Baba O’ Riley, similares tonos de voz hicieron recordar a Pete Townshend y esa poderosa banda llamada The Who. Llegaba el momento de soltar los globos, el sueño guardado bajo la almohada ya no podría ser parte del inconsciente, debía ser alojado en el baúl de los recuerdos más sagrados. Brilló entonces Yellow Ledbetter, acordes caladores, despedida impredecible, lección ajustada en esta canción de indefinidas letras, donde Pearl Jam no otorga significado alguno. Cada cual la traduce al lenguaje de su corazón, cada cual construye un trozo de su propia razón.

 

 

Tres horas después, bañados en 31 conmovedoras canciones, no había lógica para explicar tanto afecto experimentado en una sola noche. Digerir kilómetros caminado siempre fue la mejor terapia durante este viaje de lecciones y aprendizajes. Fácil es contar historias pero es más reconfortante cuando tus zapatos te han soportado horas, mientras tu alma se llena justo enfrente donde las perlas saltan.

 

********************************************************************************************* 

Hoy, un mes después, se hace más valioso abrir el libro de historia y poder leer nuestro propio versículo, uno que inconsciente hace 20 años veníamos tarareando. Aquella alternativa para continuar creyendo, en que la ruta del Rock And Roll puede estar lejos, pero nunca imposible de alcanzar.

 

 

 

                      Set List

 



1. Unthought Known

2. Why Go

3. Animal

4. Do The Evolution

5. Olé

6. Corduroy

7. Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town

8. Cropduster

9. Even Flow

10. Daughter

11. Setting Forth (Eddie Vedder song)

12. I Got Id

13. Given To Fly

14. Nothingman

15. Public Image

16. The Fixer

17. Jeremy

Encore

18. Just Breathe

19. Down

20. I Believe In Miracles (cover)

21. World Wide Suicide

22. Last Kiss (cover)

23. Black

24. Rearviewmirror

Encore 2

25. Once

26. Better Man

27. Crazy Mary (cover)

28. Alive

29. Baba O’Riley (cover)

30. Indifference

31. Yellow Ledbetter

<!.    

 

 

Permanezcan Rockosos

drupal stats

(Visited 478 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Me llamo Miguel Ángel Martínez nací en Bogotá a mediados de los años setenta , mis pasiones son el fútbol, el rock y las letras. De profesiones varias no todas tituladas. La pasión por la música rock surgió a eso de los once o doce años gracias a mi hermana, quien escuchaba por ese entonces 88.9 emisora de rock y pop y a un disco de los Guns N' Roses que llego a mis manos, a partir de aquel momento no he podido desprenderme de ese manto confortable que poseen sus melodías. Siempre he tenido inquietudes sobre el género y hasta hoy sigo explorando sus tendencias intentando no perderme de nada y por encima de todo, aprendiendo pues el camino del Rock And Roll es infinito.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar