Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En julio de este año, tuve la oportunidad de conocer en un
curso sobre economía social organizado por la Facultad de Economía de la
Universidad de Bologna en Bertinoro (Italia), al padre de la economía civil
italiana (Ver foto), Stefano Zamagni. Realmente fue un placer escuchar del profesor
Zamagni, una magistral explicación sobre la economía y la innovación social y como
la misma economía dominante (mainstream
economics
) se ha empezado a interesar en analizar las formas cooperativas y
otras organizaciones sin ánimo de lucro en los últimos años.

SZamagni_&_DCastillo.JPG

El profesor Zamagni, es catedrático de Economía Política
en la Universidad de Bolonia, y de la sede de la Universidad John Hopkins (sede
Bologna), miembro de Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de
Economía y como miembro del Consejo Pontificio de Justicia y Paz  (2007 – 2009) fue uno de los principales
asesores del Papa Benedicto XVI mientras se redactaba la encíclica Caritas in Veritate.
Aunque
conocía de su trabajo, no me había dado el tiempo para leer los aportes que
hiciera Zamagni al Vaticano en la redacción de esta encíclica (La caridad en la
verdad) hasta que un amigo y colega español me recomendó hacerlo, cosa que he
logrado hacer recientemente.

Citaré por ahora sólo tres de los párrafos de la encíclica que
parecen tener la impronta de Zamagni, relevantes para la discusión en este
blog:

Si el amor es inteligente, sabe encontrar también los modos
de actuar según una conveniencia previsible y justa, como muestran de manera
significativa muchas experiencias en el campo del crédito cooperativo.
(…)
Puesto que también en los países ricos se dan nuevas formas de pobreza, la
microfinanciación puede ofrecer ayudas concretas para crear iniciativas y
sectores nuevos que favorezcan a las capas más débiles de la sociedad, también
ante una posible fase de empobrecimiento de la sociedad. (65)

¿Si el amor es inteligente? Frase para analizar en más de un
blog…. Me parece fascinante que se reconozca que muchas experiencias
del crédito cooperativo buscan el bienestar de las personas y no su ruina, como
es el mensaje que nos queda después de leer las consignas de Occupy Wall
Street, o después de hacer cuentas frente a lo que nos ofrecen los bancos a cambio de entregarles nuestros activos.

Llama la atención además que se plantee en las microfinanzas
como una estrategia contra la pobreza, algo que la economía solidaria lo sabe
desde el cooperativismo del S. XIX y que lo confirma C.K. Prahalad
(las oportunidades de negocio en la base de la pirámide)
o el mismo Mohamed
Yunus con
el banco de los pobres y un mundo sin pobreza.

(…) es necesario
abrir otras vías como, por ejemplo, formas de cooperación para las
adquisiciones, como ocurre con las cooperativas de consumo, que existen desde
el s. XIX (…). Además, es conveniente favorecer formas nuevas de
comercialización de productos provenientes de áreas deprimidas del planeta para
garantizar una retribución decente a los productores (…) que los productores
reciban no sólo mayores márgenes de ganancia sino también mayor formación,
profesionalidad y tecnología y, finalmente, que dichas experiencias de economía
para el desarrollo no estén condicionadas por visiones ideológicas partidistas.
  (66).

Aquí no solo se reconoce el papel de las cooperativas, sino
que el Vaticano menciona directamente el escenario del comercio justo (fair trade), y además, es explícito al
plantear que estas alternativas no pueden estar vinculadas con ideologías
políticas, lo cual no es difícil de lograr, puesto que el cooperativismo ha
logrado existir en todos los tipos de regímenes políticos y económicos, es
decir, no es ni la primera ni la segunda vía (la derecha y la izquierda, ¿O es al
revés?), es simple pero a la vez, complejamente, la tercera vía.

El binomio exclusivo mercado-Estado corroe la sociabilidad,
mientras que las formas de economía solidaria, que encuentran su mejor terreno
en la sociedad civil aunque no se reducen a ella, crean sociabilidad. El
mercado de la gratuidad no existe y las actitudes gratuitas no se pueden
prescribir por ley. Sin embargo, tanto el mercado como la política tienen
necesidad de personas abiertas al don recíproco
. (39).

La
encíclica retoma aquí al Evangelio (en más de un pasaje bíblico, Jesucristo hace
referencia a la reciprocidad) para reconocer a la economía solidaria y además,
hace referencia a las teorías del homo reciprocans
que para el año  en que salió este
documento vaticano (2009), fueron muy comentadas por el Premio Nobel entregado a
Elinor Ostrom, quien hace uso de estos modelos para explicar buena parte de sus
aportes en el libro “El
Gobierno de los bienes comunes
“.  

Para los interesados en la lectura completa de la encíclica,
hacer clic aquí.

Fuente: Caritas
en Veritate (español).

(Visited 113 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Darío Castillo Sandoval es un apasionado del emprendimiento asociativo y la economía solidaria. Está convencido de que el camino para una nueva Colombia pasa por la Economía Solidaria, pues sus empresas tienen el poder de generar desarrollo, bienestar y distribución del ingreso. Cree que es posible hacer una economía diferente a través de la intercooperación, como una alternativa para construir desarrollo sostenible en un mundo donde todos quepamos. Economista y Máster en Desarrollo Rural (Universidad Javeriana). Ha sido coordinador nacional de economía solidaria del DANSOCIAL, Profesor investigador en la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Universidad Javeriana y Presidente Ejecutivo de la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop), Director Ejecutivo de la Corporación Red Unicossol. Actualmente es consejero nacional de planeación por el sector social. Sus libros y artículos han sido publicados en Argentina, Canadá, España, Uruguay y Colombia. Su frase "Economía solidaria, por aquí es el camino".

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Cómo despolarizar? Primera parte

    Durante la guerra fría se acuñó el término “homo hostilis”, un concepto que bien nos podría ayudar a entender(...)

  • Colombia

    El paro de Duque

    Antes de que termine el paro nacional del 21 de noviembre, es relativamente fácil anticiparnos a su resultado. No(...)

  • Colombia

    Nicolás ni dejás colar

    Disculpen el acento, pero así es la frase. “Nicolás ni dejás colar”. Es como aquella frase que reza “Ni(...)

  • Colombia

    Armas para ese Estado donde ha llovido tanto plomo

    La primera vez que le pregunté a un agente de policía qué haría si fuera presidente de Colombia, fue(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por PanzaVidela Caradura: que actúa con desvergüenza, descaro o falta de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El Dios de Israel algo sabe de esto de la “Usura”, (del hebreo nashek, palabra que etimológicamente viene de una raíz que quiere decir “morder” como una serpiente). Sí les esta permitido a los israelitas, en cambio, cobrar intereses a los extraños, es decir, a los extranjeros que no residen entre ellos, siempre y cuando no fueran excesivos (Ex 22:25; Lv 25:35-38; Dt 23:19,20; cf Pr 28:8; Ez 18: 8,13,17).

  2. Excelente artículo. Hay una gran riqueza en la doctrina social de la Iglesia. Ciertamente, es desconocida, poco leída y mucho menos aceptada. Al fin y al cabo implica solidaridad, ayudar al marginado, reconocer el inmenso valor de la dignidad del ser humano, una dignidad que implica abrir espacios para todos. Renunciar al individualismo rampante y a la corrupción que beneficia a unos pocos es demasiado porque implica un cambio mucho mas profundo, un cambio que nace desde el corazón mismo del hombre. Hay allí un reto inmenso que le da al ser humano terror enfrentar, y sin embargo, es el único camino para hacer de este mundo un lugar mejor para todos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar