Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Imborrable. Grabado en la piel. Efemérides del alma. Fecha fundacional de un mito. Confieso que más que la Navidad y el Año Nuevo, lo que realmente aguardo del almanaque es la reedición del recuerdo de “aquel 19” que, en la entraña americana, es más que un dato histórico: es el festejo de la nación que se funda sobre la primera victoria en el campeonato nacional.

Postal del América campeón de 1979

Postal del América campeón de 1979

Así golpeamos en la puerta del Olimpo futbolístico. Con esa primera estrella ante el Unión se inauguró la edificación, que haría de este humilde equipo de la capital del Valle una institución prestigiada en la geografía nacional y en el exterior en virtud de sus hazañas dentro del campo y –también hay que decirlo- del uso que de ella hicieron los capos de la droga. América fue una especie de juguete del Cartel de Cali: trajeron a los mejores del continente que ganaron de todo en Colombia y solo por mala suerte (que ya me convencí que existe) no alzaron el trofeo de la Copa Libertadores.

¿Irónico, no? Con certeza la peor peste del país es el narcotráfico. Peor que el conflicto con las guerrillas porque volvió corrupto al país –a la sociedad misma- que aprendió a idolatrar bandidos como Escobar y alias “El Mexicano” y eligió sin vergüenza ninguna a políticos financiados con el fruto de sus delitos. Paradójico que una de las adhesiones más fuertes, más populares que exista en nuestra patria: el América (quizá con más seguidores que cualquier partido político y con más fieles que muchas iglesias) haya sido patrocinada por la mafia ¿Se puede renegar de eso? Probablemente sí. Pero hacerlo también tiene su costo: habría que “borrar”, que “descontar” mucho de lo vivido y eso no es tan fácil. Ya lo he intentado y fracasé: es que me hice como persona acompañando y alentando al equipo y mis recuerdos siempre tienen como referente a “la mechita”.

Por lo que un ejercicio intelectual, discursivo, no es más que una entelequia –y por eso mismo inane- que por buscar una salida “políticamente correcta” no soluciona nada de lo importante. Y si de erigir símbolos se trata, mejor no ilusionarse: aquí matan humoristas, profesores, curas, periodistas y hasta dinamitan obras de arte. Mejor probar otro camino.

Además, atribuirles todo lo que significa el equipo a los hermanos Rodríguez Orejuela es desproporcionado. Un club no es sólo el dinero que entra ni los títulos coleccionados: son experiencias, son mitologías, son prácticas, discursos y asunciones de vida. Eso no puede sernos arrebatado por ningún traqueto ni por ninguna oficina antidrogas en Washington. La prueba reina de esto la aporta el mismo equipo: sigue en la B de donde no parece dar señales de querer salir y nosotros seguimos ahí. No se vive de títulos ni de glorias; se alienta porque eso permite renovar la ilusión… así sea vana.

Lo que sí se puede hacer es aceptar que fuimos complacientes con un fenómeno que al principio no tenía connotaciones criminales y por eso permeó buena parte de la sociedad, para después convertirse en una pesadilla que minó la casi totalidad de instituciones del país. Enorgullecerse de los triunfos del equipo del diablo es, entonces, una experiencia difícil: ganamos jugando al fútbol, venciendo con autoridad adobada con calidad, pero las fuentes de ese arsenal eran espurias. Y no sirve como excusa decir que muchas cosas buenas de la humanidad se hicieron a costa de sacrificios sin nombre. Seguir esa línea de pensamiento es justificar muchas barbaries. Es la vieja discusión del fin justifica los medios.

El asunto es más enmarañado que el actual episodio en torno a Petro. Por ahí pasa la doble moral gringa en la lucha contra el tráfico de estupefacientes y hasta la pertinencia o no de legalizar (o despenalizar) como ya se empezó en Uruguay. Pero no vale argumentar con retroactividad: si en esa época el tráfico fuera legal no se tendría el dinero para comprar estrellas de la talla del loco Cabañas o del ‘Tigre’ Gareca. Otra cosa es decir que así funciona el mundo del fútbol y para el caso valen dos ejemplos, uno afuera y otro adentro: el Real Madrid y el Atlético Nacional, que basan su poder deportivo en su potencia económica. La injusticia como regla. Es que el fútbol –como la vida- es asimétrico.

América es como el país: complejo, con aspectos para avergonzarse y ámbitos para sacar pecho. No es ni el mejor equipo del mundo (así hayamos sido segundos en el ranking de la Fifa), pero tampoco el peor (así estemos descendidos). Querer a un club no es cerrar los ojos y desconocer lo que huele mal. Lo otro es patrioterismo barato, hinchismo estúpido; como pensar que todo en Colombia está bien. Como hacer demasiada bulla por un título apoyado por el monopolio económico (que me perdonen los del Nacional). 

Y por ser imperfecto y parecerse tanto a mí lo seguiré acompañando sin poder evitar el llanto al oír la canción del gran Daniel Santos, Aquel 19 de diciembre de 1979 ¡Larga vida al blasón americano!

Twitter: @quitiman

 

(Visited 976 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_18083" align="aligncenter" width="950"] Gustavo Petro en Naciones Unidas - foto(...)

2

Por: Diego Peña A tan solo un año para las próximas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar