Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cada vez que se habla de corrupción, se piensa sólo en el sector público. ¡Gran error! Esgrimir que la corrupción tiene un origen político, es igual a indicar que debido a la mayor prevalencia de algunos tipos de cáncer, esta enfermedad tiene género.

Es cierto que el abuso del poder en el Estado, es especialmente indignante. El hecho de que la sociedad contrate a los funcionarios, directa o indirectamente, confiando en su probidad, y el que estos tengan a su cargo recursos orientados al beneficio común, son razones suficientes para señalar con furia a los que traicionan el mandato colectivo.

Sin embargo, los desmanes del poder se presentan también en la órbita empresarial. Es por esto que la ley 1474 de 2011 contempla como delitos la corrupción privada y la administración desleal. Otra cosa es que los niveles de denuncia sean bajos. ¡Pero de que hay corrupción privada, la hay!

Entregar parte del salario al empleador para conservar un puesto; realizar pagos o entregar beneficios a los encargados de la contratación para lograr cerrar un negocio o acceder a un descuento… Sé que el lector ampliará sin mucha dificultad este listado, y no precisamente por un ejercicio suelto de creatividad.

¡Cuántos casos existentes e impunes de corrupción privada por desconocimiento de recursos legales, la desconfianza en la justicia o el afán de protección de la reputación corporativa!

Las 8 medidas anunciadas por el presidente Santos esta semana para combatir la corrupción, deben leerse en este contexto. Los proyectos de ley encaminados a fortalecer la administración pública y el cuerpo normativo, no deben quedar circunscritos a acorralar a los que esquilman las arcas del Estado. Estos deben permitir prevenir y castigar todo tipo de abuso de poder orientado al beneficio particular.

El propósito debe ser claro: ¡arrancar las prácticas corruptas de raíz! como se hace con el cáncer, sin discriminar sectores, sin tolerar niveles, sin excluir responsables.

Si atacamos la enfermedad a medias, ésta repuntará tarde o temprano.

No se trata de que se robe poquito o mucho. Se trata de que el robo de los recursos por abuso de una posición de poder, es una forma ruin de supervivencia ejercida por zánganos económicos, que debilita a los que sí tienen la capacidad de generar riqueza. Por esto, de no ser exterminada, la corrupción terminará ahogándonos a todos.

En este sentido, de las 8 medidas anticipadas por el presidente, la de la educación cívica es fundamental, porque va al núcleo del problema: la formación ética. Esta medida, sin embargo, no debe quedarse en la implementación de programas tradicionales en colegios y universidades, con asignaturas sueltas con el enfoque antiguo de impartir conocimiento, pues así no se desarrollan competencias.

La educación cívica que se requiere para combatir la corrupción, debe ser revolucionaria, en el sentido de estar dirigida a un cambio de conductas, lo cual implica un ejercicio altamente inclusivo, que trascienda edades y espacios, con un enfoque experiencial e interactivo, en donde se cambien los hábitos a través de actividades frecuentes, emotivas, con vocación de largo plazo.

Es en este punto, en donde el presupuesto debe ser generoso y el diseño debe ser impecable. Se trata de impactar en la médula social y lograr transformaciones de fondo.

¿Suena utópico? Tal vez un proyecto de este tipo no sea convencional ni fácil de realizar, pero de ello depende la ruptura de inercias y la construcción de modelos sociales más sostenibles. ¡Vale la pena intentarlo!

Epílogo: Se ha dicho muchas veces que en la educación está la fuente del cambio social. Es el momento de que este axioma sea llevado a la práctica. Los países asiáticos son claro referente: los que se atreven a innovar en procesos formativos, materializan milagros.

(Visited 404 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia con Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid en convenio con la Escuela Diplomática de Madrid, y aprobación de la fase de docencia en el Doctorado en Marketing de la Universidad de Alicante. Más de veinte años de experiencia en cargos de dirección en las áreas financiera, administrativa y de planeación y desarrollo corporativo, así como en docencia en pregrado y postgrado en instituciones de educación superior.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    A la caza del perfecto regalo de navidad

    Recién estamos a mediados de noviembre, pero ya en el ambiente se siente pleno el aroma de la navidad.(...)

  • Colombia

    ¿Conoce el riesgo de su contraparte?

      Pese a que en Colombia la normatividad asociada al Siplaft, Sarlaft y Sarglaft, lleva un tiempo importante de(...)

  • Colombia

    #ElGritoDeLaTierra

    Desolación. Este es el balance de la semana en nuestro continente. Decenas de muertos, cientos de heridos, angustia, incertidumbre,(...)

  • Colombia

    Innovación en el campo: clave para la paz

    Hace pocos días la Presidencia de la República, a través de Rodrigo Pardo, alto consejero para el posconflicto, anunció(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace unos días empecé a oír “The Other Latif”, un podcast(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar