Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ha muerto el Partido Liberal. Humberto de la Calle obtuvo un poco menos de 400.000 votos, un 2% del total. Este es el peor resultado de un candidato presidencial en la historia del partido político más antiguo de Colombia. Al interior, el partido está dividido y ha perdido su derrotero. Por primera vez, no pasó el umbral y no tendrá derecho a la financiación estatal por concepto de reposición de votos. Es una institución en quiebra financiera, ideológica y moral.

Muchos han culpado a César Gaviria y pedido su renuncia. Lo acusan de torpedear una posible alianza con Sergio Fajardo que hubiera podido pasar a segunda vuelta; una tercería alejada de los extremos. Y como director del partido y jefe de sus destinos de alguna forma u otra desde 2005, le cabe buena parte de la responsabilidad.

Pero de la Calle no está exento de culpas. La consulta en octubre fue innecesaria e impopular. Se dejó contar antes de tiempo y amarrar en una camisa de fuerza que no le permitió hacer alianzas. No logró unir ni convencer a su propio partido. Tampoco a los ciudadanos de inclinaciones liberales. Su alianza con Clara López fue un fracaso en un ambiente de rechazo a la política tradicional y ansias de cambio. Y su discurso no trascendió más allá de la paz cuando era claro que otras preocupaciones había pasado al primer plano para la mayoría (irónicamente, gracias a él).

Pero la caída del liberalismo colombiano viene de tiempo atrás. El Partido Liberal lleva décadas siendo más “partido” que “liberal”. Se podría decir que su declive ideológico comenzó cuando Rafael Nuñez y la Constitución de 1886 tumbaron las amplias libertades civiles y autonomías regionales consignadas en la Constitución de Rionegro de 1863, una carta magna verdaderamente liberal y progresista, de avanzada en esos tiempos e incluso en los nuestros.

Desde entonces, y a lo largo de décadas, el Partido Liberal ha sido gradualmente cooptado por el socialismo, a tal punto que llegó a definirse a sí mismo como una “coalición de matices de izquierda“. A medida que el respaldo popular se convirtió en el derrotero de la colectividad, ésta fue abandonando la idea central de que la libertad individual es la mejor fórmula para fomentar el progreso social y que el rol del estado es garantizar el libre accionar de los ciudadanos y mantener el orden, como un árbitro imparcial, para que el ejercicio irresponsable de la libertad no vulnere los derechos de los demás.

Desde López Michelsen hasta Ernesto Samper, el liberalismo fue perdiendo su faro ideológico. Seducido por los cantos de sirena de la época, fue flotando hacia las orillas del populismo de izquierda. A tal punto, que se afilió en la Internacional Socialista, entidad que representa un concepto respetable, pero que en franca lid es la antítesis del liberalismo.

Más adelante, la presidencia de Samper dejó en quiebra moral al Partido, dejando su credibilidad malherida hasta el día de hoy. Pero en lugar de dar un paso al costado, el ala socialista que él lideraba se atrincheró en la dirección, postulando a Horacio Serpa como candidato presidencial en 1998. Por esa decisión, Cambio Radical surgió como la primera disidencia liberal y Serpa perdió frente a Pastrana en un claro rechazo de la mayoría hacia esa dirección del partido.

A los cuatro años, ante el meteórico ascenso de Álvaro Uribe en 2002, el oficialismo ignoró el resurgir de conceptos liberales como lo son un estado limitado, una justicia despolitizada y que no legisle desde el banquillo, la importancia de la seguridad y el orden para poder vivir libremente, y la necesidad de tener reglas claras y estables para fomentar la confianza inversionista. Inconforme, otra parte del liberalismo se fue con Uribe en la segunda disidencia: el Partido de la U.

Este fue un punto de quiebre. En lugar de entender que los colombianos querían volver a una visión clásica del liberalismo y de ayudar Uribe (quien había militado toda su vida en el Partido Liberal) a materializarla, el oficialismo siguió anclado en el socialismo. Ahí, el liberalismo perdió a dos caras. Por un lado, Uribe se llevó la defensa de las libertades económicas. Por el otro, la izquierda se llevó de la defensa de las libertades civiles para fundar el Polo Democrático Alternativo: la tercera disidencia.

Fue así, bajo la dirección de Horacio Serpa, que el Partido Liberal finalmente pasó a ser “ni chicha, ni limonada”. Serpa volvió a perder en el 2006. Desde entonces, un liberalismo atomizado ha seguido perdiendo terreno a diestra y siniestra frente al Centro Democrático, Cambio Radical, el Partido de la U, la Alianza Verde y el Polo (incluyendo las distintas disidencias con las que Petro quizo desmarcarse del carrusel de la contratación en Bogotá).

Ha muerto el Partido Liberal. La colectividad política más antigua de Colombia y, otrora, una de los más prestigiosas de las Américas, ha quedado reducida a una casa caída en la Avenida Caracas de Bogotá, llena de viejos egos y de ideas desgastadas. Pero el liberalismo es mucho más que lo que diga un Gaviria, un Samper, un Serpa o incluso un Galán (a pesar de que este último haya sido quien más cerca estuvo de revivir la confianza en el partido). El liberalismo no es una casa sino una causa.

Ante todo, el liberalismo es un conjunto de principios y una actitud de vida; un compromiso con la idea central de que la libertad individual es la mejor forma para garantizar la realización de cada proyecto de vida y el progreso social. Es comprender que la libertad económica es esencial para facilitar las libertades civiles. Es una forma de entendernos con los demás, sin imponerles nuestras ideas. Es reconocer que nuestros derechos llegan hasta donde afectan los derechos ajenos. Es proteger los derechos fundamentales de las minorías contra los posibles atropellos de mayorías pasajeras. Es un seguro contra la tiranía de los extremos. Es el respeto a la ley y las instituciones. Es un justo balance entre la libertad y el orden. Es la mejor garantía de que una sociedad diversa puede vivir en paz.

Vivimos en tiempos en los cuales, alrededor del mundo y en nuestra región, están surgiendo neo-populismos y neo-nacionalismos autócratas que amenazan con destruir los avances de la democracia liberal y las libertades individuales con falsas promesas de un bienestar garantizado.

Venezuela es nuestro más cercano ejemplo, pero no el único. Están también los casos de Nicaragua, Bolivia y Ecuador. Lo más preocupante es que estos neopopulismos manipulan el lenguaje y posan de liberales y de demócratas para elegirse, pero luego terminan usando la democracia para destruir la libertad. La amenaza para Colombia es real y latente. Por eso, el liberalismo es más necesario y está más vigente que nunca. ¡Qué viva el liberalismo!

Sigamos la conversación en Twitter en @CamiloDeGuzman.

(Visited 1.142 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Creo en el poder de las ideas. Pienso que vivimos en el siglo de las oportunidades. Busco comprender, compartir y colaborar. Economista (B.A.), McGill University (Montreal, QC). Abogado (J.D.), The George Washington University Law School (Washington D.C.) con un programa en derecho internacional y comparado en Cornell Law School & Université Paris I Pantheón-Sorbonne.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Son 16 ejemplos recientes de textos incorrectamente escritos, publicados en diferentes(...)

3

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luiscortes0625

    Los últimos (dirigentes) liberales,superaron al más pesimista;fueron capaces de acabar con el principal pilar
    de la política. Lo más grave es que quieren seguir matriculados con las siguientes generaciones. Que caras tan duras

  2. claudioguerre0906

    Al partido liberal se lo tiraron, el hijo de Galán cuando en una pésima decisión designó a Gaviria y este con su revolcón lo mandó a la tumba. Lo enterró, este terrible gobierno que entregó Colombia a 16 mil hampones, únicamente para ganar un desprestigiado premio de paz

  3. pitagorasbolaos

    Camilo al trapo rojo le echaron decol, cada dia esta mas descolorido,( de muerte) y lamentable que no se vea un salvavidas cerca, ya los Zerpa, los Samper los Lleras, los Galanes, ni fu ni fa, y gaviria que le aplico la eutanasia antes de tiempo, ya de la Calle fue a los 9 días a tomar tinto

  4. Este “líder de opinion”, heredero de una casta de caballeros de industrias con historias sin cuento de esas donde siempre resulta que ” esa platica se perdió” , hijo de un cercano consejero y embajador dee Samper, ahora surge de la oscuridad donde lo tiene junto a su padre la sociedad bogotana para darnos una version antojadiza de la historia señalando culpables. “fin de raza!”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar