Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Uno deja todo. Deja la familia, deja los amigos, deja la novia, deja la casa. Y no se da cuenta que hay otro montón de cosas que también se quedan atrás, y no se perciben tan fácil. Porque uno también deja las empanadas que se come en la esquina, la emisora que más le gusta, la ruta para ir al trabajo y la novela de televisión que estaba viendo. No más salsa de tomate Fruko, no más supermercados Éxito, ni pollo Kokorico, ni mochilas Toto, ni el tarrito rojo de JGB, ni el desodorante Yodora.  Se abandona esa cotidianidad que es tan cómoda, que uno conoce y que está ahí, todos los días sin uno darse cuenta, con pequeños y deliciosos detalles que se empiezan a extrañar poco a poco.

Uno lo nota poco, al principio. Porque apenas se baja del avión, todo es nuevo. Y eso que España no es tan diferente: al fin y al cabo fueron nuestros ancestros. Pero las cosas en Europa han cambiado. Sólo coger el metro es un asombro. Es uno de los más bonitos del continente, pero de eso no sabe nada uno cuando por primera vez intenta hacer pasar por los torniquetes de la entrada un par de esas maletas de trashumante, después de lidiar un rato con la máquina que vende los tiquetes, que te atiende en ocho lenguas. En el andén, la gente espera con respeto detrás de la raya amarilla, y un letrero de números digitales anuncia en cuántos minutos llega el siguiente metro. Y llega en el tiempo anunciado, lo cual es otra sorpresa frente a la típica impuntualidad latinoamericana.

Cuando aparece, ¡qué modernidad! Las puertas se abren con sólo darle a un botón, en un silbido suave que parece sacado de Star Trek. En el vagón hay televisores sin sonido que van presentando las últimas noticias. La gente ojea los periódicos gratuitos y los deja en la silla para que los demás puedan verlos también. Hay gente leyendo libros, y avisos con párrafos de libros para incentivar la lectura junto a las puertas. Y en las estaciones hay pequeñas bibliotecas: puedes sacar un libro de un sitio y devolverlo en otro.

Tras un ding dong, una voz por los altavoces anuncia que vamos a llegar a la siguiente parada: la estación de metro Colombia. ¡Colombia! ¡Uno se siente hasta importante, con ganas de decirle a los demás, “yo soy de allá”! Pero nadie se fija en uno, porque aquí la inmigración ha venido creciendo enormemente y todo está lleno de gente que viene de cualquier parte del mundo con sus maletas y con muchas ganas a buscarse la vida.
 
En fin, que uno es otro extranjero más, de los muchos que salen a todas horas del metro en la estación de la Puerta del Sol, en pleno centro de Madrid, donde está el Kilómetro Cero de todas las carreteras españolas, frente la sede del gobierno regional, junto al Oso y el Madroño que son el símbolo de la ciudad, y bajo el enorme letrero de Jerez Tío Pepe.

Y ahí es cuando uno de verdad sale a la luz del día tras horas de viaje en avión y se da cuenta de que está en Madrid, a ocho mil kilómetros de Bogotá, y que todas las cosas de su vida están a punto de cambiar para siempre.

 

(Visited 85 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El doctor Shaun Murphy regresó a Sony Channel con la cuarta(...)

2

El repudio al varón que cobra por dinero es milenario. Aunque(...)

3

Este mes la edición Colombia de este blog se dividió en(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yo llegé un toque tarde a la lectura de este blog, y por ello lo estoy leyendo paulatinamente, lo hago porque me parece muy bien escrito. Ayer para poder interactuar virtualmente abrí una cuenta como forista. Pero bueno, mi opinión referente a lo que significa irse del lugar de donde se vive es la siguente: Cuando uno se va, deja atrás su historia personal y al principio eso no se percibe. Pero claro, cuando pasan los día hay algunos detalles que empiezan a tallar en el zapato. Los viejos amigos, la biblioteca Luis Ángel Arango (acá donde yo vivo es un desastre el servicio bibliotecario), el cañon del chicamocha y etc. Un amigo me dijo que el servicio bibliotecario en Madrid era excelente, y eso realmente me parece fantástico. A mí lo que más me gusta en la vida es leer.

  2. Te deseo toda la suerte del mundo!!! Yo pase lo mismo hace 3 an/os…y puedo decir lo mismo…maravillada el primer an/o….aunque donde yo vivo se habla ingles, el cambio fue tenaz, acostumbrarme al idioma y la gente super fria e individualista, donde yo vivo es a 25 millas de la ciudad, asi q por aqui no hay transporte publico, es decir no carro no tren, el carro es absolutamente obligatorio..no es un lujo..es realmente una necesidad. Y asi sin contar mas cosas q van pasando. Cuando regrese a Colombia de visita me senti muy extran/a..extran/e cosas de aqui otra vez, el orden, la limpieza…ahora q estoy aqui extran/o cosas de alla como la tienda de la esquina..q aqui no hay….

  3. Al comienzo las cosas buenas impactan, despues te acostumbras. Las cosas malas llegan pronto y no te acostumbras pero te las aguantas si tienes necesidad. Si pasan varios años y resistes llega el momento en que NO eres ni de allá ni de acá.

  4. mauripensante

    Simplemente para recordarle que los muchos que estamos “afuera” hemos sentido cosas parecidas, pero que después de algunos anos vivimos el fenomeno a la inversa cuando visitamos muestra antigua madre patria. Como es posible vivir sin metro? como hacen para entrar tantos en el transmilenio? como se puede vivir tan dependiente de las telebobelas? Uff que desintoxicacion! Por fin podemos hablar otros idiomas… ah, otra cosa que se descubre (como el agua mojada) es que los espanoles no fueron nuestros unicos ancestros! que bien hace saber que somo bien diferentes de allos!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar