Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mientras la atención de América Latina estaba centrada en burradas, bacanales y borracheras políticas en la reunión de Cartagena de Indias, a este lado del charco las noticias, chistes y conversaciones tenían como protagonistas al rey de España y un pobre elefante muerto.

Queda poca gente que no haya visto la foto del monarca español bien orgulloso junto al cuerpo de un triste paquidermo, posando al lado del empresario estadounidense que se dedica a acabar con peligrosas bestias salvajes en Botsuana. Un periplo del que se supo por que el Rey metió la pata: metió la pata donde no debía, se cayó, se quebró la cadera; y al ser atendido en Madrid, la noticia trascendió primero a la prensa y luego a internet, donde sigue dando vueltas en forma de comentarios, bromas, montajes y mucha indignación.

Se da por sentado que el viaje del Rey es despreciable desde muchos puntos de vista: porque España está en su peor momento de crisis y un as vacaciones así cuestan miles de euros que los contribuyentes pagan para mantener una realeza que es (en el mejor de los casos) poco útil y en el peor, un anacronismo. Porque se ve fatal que un monarca europeo se vaya de safari a uno de los países más pobres del mundo, como si estuviéramos en épocas de colonias. Porque es ridículo que un miembro honorario de la World Widelife Fundation, dedicada a proteger la fauna, se regocije disparando contra especies protegidas. Eso sólo para empezar.

Lo peor es que la metida de pata de Juan Carlos de Borbón cae en el peor momento posible para la monarquía española, envuelta en un escándalo por su yerno, el duque de Palma, acusado de robar dinero público para su beneficio. Como si fuera poco, una semana antes el nieto mayor del Rey se disparó en el pie yendo de caza con su padre, una negligencia muy grave teniendo en cuenta que el pequeño de trece años no tiene edad legal para usar armas de fuego. Si no tuviera la sangre azul, ya se lo estarían llevando en custodia los servicios sociales, para alejarlo de la irresponsabilidad paterna.

Las metidas de pata han sido profundas en un pozo que está lleno de mierda para dar y regalar. Se recuerda que a los dieciocho años el rey Juan Carlos mató a su hermano Alfonso por accidente, cuando se le disparó un revólver. Tan trágico suceso no ha sido impedimento para que el rey, a lo largo de muchos años, haya tenido siempre un gusto casi obsesivo por usar armas de fuego en la caza de animales salvajes de todo tipo, desde tigres hasta osos.

Peores aún son las constantes menciones a la fingida unidad de la Familia Real, rota por las constantes infidelidades del mundano monarca que son bien conocidas por todos los españoles (pero de puertas para adentro: la prensa hasta ahora nunca se ha atrevido a meterse con las testas coronadas). Se sabe que los reyes de España no duermen juntos desde hace décadas, que comparten poco o nada de su vida conyugal, y que todo se mantiene por mantener la farsa. Algo muy importante en un país donde quienes apoyan la monarquía son casi siempre los más católicos y conservadores. Aun así la Reina, que estaba de viaje en Grecia mientras su marido disparaba a elefantes, regresó a Madrid y estuvo visitándolo en el hospital… una media hora.

Desde que Franco puso al Rey, en España queda mucho súbdito con vocación de siervo medieval que defiende eso de que haya gente con más derechos. Españoles para los cuales no todos nacemos iguales, y que se sienten orgullosos de que existan personas con prerrogativas legales hereditarias, a quienes hay que pagarles sus lujos con el dinero de todos. Cuando había mucho tal vez importaba menos, pero hoy, con cinco millones de personas sin trabajo, y una clase política incapaz, hay cada vez más gente pidiendo que se elimine tanta vagabundería inútil, tanta hipocresía. La realeza en el siglo XXI se puede mantener como objeto decorativo, como artículo de lujo, pero en épocas de pobreza hay que deshacerse de los lujos, sobre todo de los más inútiles.

Yo sé que en América Latina resulta simpático el rey Juan Carlos, y cuando va de visita se le atiende con toda la consideración que merece un Jefe de Estado, se le escuchan los discursos y se le ríen las bromas. Porque lo de tener un rey resulta divertido de lejos, cuando no hay que pagarlo. Y aquí en España nos cuesta millones de euros y muchos quebraderos de cabeza con sus constantes metidas de pata.

De cañas por Madrid

Suscríbete al blog
De cañas por Madrid



Sígueme en Twitter
@camiloenmadrid

Entradas recientes


Archivo

(Visited 176 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2

Justo cuando el proyecto parecía consolidarse en la cancha, tres empates(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De acuerdo, la realeza quedó “fatal”, como dicen los españoles.
    Los que sí quedan muy bien disparando sus AK 47 contra indefensos campesinos, bombardeando sus humildes poblaciones y cosiéndoles la boca con alambre, son los luchadores para que los colombianos vivamos mejor, como dijo tro intelectual, Carlos Gaviria.

  2. Fernando Vallejo los ha dibujado perfectamente y sin pelos en la lengua: “El 12 de octubre del 2004 el periódico “Romania Libera” de Bucarest informó de la cacería en la región rumana de Covasna, al pie de los Cárpatos, en que Juan Carlos Borbón, alias Su Majestad don Juan Carlos I de Borbón y Borbón (con el “de” y la “y” que se suelen poner estos zánganos en sus nombres para significar que nacieron de la vagina de oro), mató a escopetazos a nueve osos, una osa gestante y un lobo y dejó malheridos de bala a varios otros animales que medio centenar de ojeadores le iban poniendo a su alcance de suerte que los pudiera abatir alevosamente” Artículo completo: http://www.larepublica.es/spip.php?article4682

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar