Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La literatura y el cine han reflejado de muchas maneras la ambivalente relación que tenemos con las máquinas. Dentro de ese universo, el 1 de julio de 1991 James Cameron nos traía la segunda parte de Terminator. Como recordarán, los jóvenes como yo, el temible T-800 volvía desde el futuro enviado por el mismísimo John Connor a protegerlo contra un modelo superior, el T-1000, que venía a asesinarlo por ser el líder de la rebelión humana contra las máquinas inteligentes. En una de las famosas escenas, el T-800 nos decía “I’ll be back”.

 

Quizá debido a estos robots, entre muchos otros, está tan arraigada la mayoritaria idea de que la Inteligencia Artificial (IA) sigue dentro del mundo de la ciencia ficción cuando lo cierto es que está ya andando entre nosotros. Cada consulta que hacemos a Google, cada compra en Amazon, cada vez que hablamos con el asistente de voz de nuestro teléfono inteligente estamos interactuando con máquinas que se van haciendo superiores a nosotros en hacer tareas específicas. Además, hacen música, escriben guiones, vencen a nuestros campeones de ajedrez y protagonizan choques de carros. En una prueba más de que ya ruedan entre nosotros desde hace cuatro días, pero que oficialmente ocurrió el 7 de mayo, sabemos que el sofisticado piloto automático del Tesla no se detuvo en un cruce mientras un camión giraba y fatalmente se metió por debajo del tráiler causándole la muerte instantánea a su propio pasajero.

La primera víctima fatal de la que será, de lograr solucionar un par de asuntitos, la manera más segura de andar en cualquier tipo de vía pública. No obstante, la compañía de Musk asegura que sus Tessy llevaban acumulados más de 209 millones de kilómetros con el ‘Autopilot’ funcionando antes de este mortal incidente frente a una muerte cada 96 millones de kilómetros cuando conduce un humano de media en todo el mundo. Con todo y lo incómodo que nos pueda parecer en un principio, ya la IA presenta cifras que duplican al chofer humano. Siendo lo anterior apenas el principio por estar en etapa beta y dentro de ecosistema vehicular civilizado; los estudiosos del tema prometen que este tipo de IA nos lleve a unos hoy impensables números en la seguridad vial reduciendo hasta un 90 % los accidentes de tráfico. Sin embargo, como dicen las abuelas, de eso tan bueno no dan tanto.

 

Original en Science

O por lo menos no para nosotros ahora. Según el estudio, hecho en EUA, llamado The social dilema of autonomous vehicles, publicado en Science, el problema está en el lado humano de la ecuación. Y no por lo que desarrollemos en la técnica, sino por algo mucho más doméstico: la moral. En la imagen se ve tres tipos de diferentes situaciones donde la máquina deberá escoger entre dos males. La ética utilitarista, que podría usarse para explicar las tres leyes de la robótica de Asimov, sería la llamada a salvarnos de este entuerto moral cuando nos invita a escoger el mal menor. Los resultados del estudio delatan el egoísmo moral natural. Aceptaríamos esta regla si nos beneficia; pero no la tragamos tan fácil cuando somos nosotros, o alguno de los nuestros, los que se sacrificarían en esa elevada búsqueda. Según este estudio, los encuestados estarían de acuerdo con que los carros autónomos estuvieran programados con este tipo de algoritmos.

¡Pero no los comprarían! Como también se opondrían a que sea el Gobierno que obligue al de facto en esta ética imbuida en la que será prontamente la nueva forma de transportarnos. ¿Y entonces? Como en Terminator, del futuro vendrá la IA que nos ayude. Deberíamos esperar entonces que la IA se desarrolle lo suficiente para que sea ella misma la que decida que hacer. Si confiamos en la Ley de Moore, esto sucederá más pronto de lo que pensamos. Así pues, un hipotético detective Spooner —Will Smith en I, Robot, 2004— no tendrá problemas para usar la famosa frase de su congénere —T-800— “hasta la vista baby” cuando deba tomar estas decisiones.

 

Ve, A través de los olivos se nos fue Kiarostami

La guerra urbana que se nos viene.

Un oda a la que te enseñó a bailar.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

Hablemos en Twitter

 

(Visited 556 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Resiliencia es sin duda una de mis palabras favoritas! Se entiende(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar