Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Colombia parece que no es tierra para puntos medios. O chicha o limonada nos dijeron y así quedamos. Lo cierto es que entre el blanco y el negro al que nos vemos sometidos cabe el arco iris. El asunto que convoca marchas y agresiones de unos y otros hoy es la llamada ideología de género y un supuesto adoctrinamiento para que los niños al aceptar cualquier preferencia sexual, esto degenere en una imposición a ser gay. Lo cierto es que los niños ven normal a lo que están expuestos, pero ese “ver normal” no significa que siempre lo quieran imitar.

 

 

Dos ejemplos que me sirven para explicar lacontraste situación. El primero, la foto llamada del “choque de culturas” en los olímpicos. Desde nuestro lado vemos a una mujer en un horrible e incómodo traje que su cultura y su religión, ambas cosas que ella no pudo escoger, le han impuesto y con los que ella se siente conforme, tranquila y tal vez feliz. Su compañera no usaba la hijab —velo—. Ahora, ¿qué dirán el millardo y medio de personas al que nos enfrentamos? Me atrevo a inferir que “lo mismo pero de manera contraria”. Una mujer sometida a la falsa libertad envasada en comodidad y consumismo que también sentirá que está feliz con su situación. ¿Venderían igual los medios si de verdad se vistieran de forma cómoda hombres y mujeres? Es decir: hombres en comodísimas tangas y ombligueras o mujeres con pantalonetas normalitas donde no se les vea el culo. Pero lo que vende es eso… el culo. Busquen voleibol femenino en Google y vean las imágenes.

Vuelvo al cuento. Para algunos afortunados niños las dos mujeres no tienen nada de extraño en su atuendo, y no lo ven raro porque viven en países donde conviven de alguna manera las dos religiones. Es de uso común en las calles verlo y en el colegio, pues, varias de las compañeritas y algunas mamás serán musulmanas y se vistieran de acuerdo a su religión. Ellos no preguntarán “Y a esa señora por qué le dio por vestir así”. No sé si una niña musulmana quisiera vestirse como una que fue criada dentro de la moral cristiana que domina a Occidente, pero sí puedo afirmar que la occidental no querrá ponerse un velo y menos una burka para verse como una ninja así viva en Arabia Saudita. La idea de que el uno o el otro está mal se la imponen los adultos.

El otro ejemplo, gracias Camilo, arranca con una pregunta: ¿qué harías si tu hija tiene un amiguita al que su papá le compró un fusil de esos para niños? Situación extrema para nosotros, pero muy normal en EUA a la que cualquier papá en su sano juicio le prohibiría esa compañía porque está en riesgo su integridad física. Y se viene una tremenda complicación; porque tal vez a mi hija le llame la atención esos aparatos y empiece a preguntar por ellos, y tal vez quisiera tener uno porque su mejor amiga lo tiene. ¿Se le debería entonces hablar a la niña desde temprana edad sobre las diferentes armas? No, no hay necesidad. Sin embargo, ¿qué pasa cuando la mayoría de personas en ese colegio son pro armas? Sería normal para todos y los que no quieran deberán entenderlo de alguna manera y habituarse a ello.

Ahora cambiemos los protagonistas de los ejemplos por parejas del mismo sexo. Si este tipo de parejas llevan a sus hijos al mismo colegio de padres hétero, es la mentalidad de los adultos los que perpetua una actitud discriminatoria de unos contra otros y es el asunto que hay que solucionar en lugar de hacer de cuenta que personas con preferencias sexuales diferentes a la norma no existen. Pero decir que por fomentar la no discriminación los pequeños se volverán gays es miope en extremo. ¿Cuándo se les debería hablar a chicos de ello? Como el caso de las armas, pues, cuando pregunten, ¿para qué antes? La gran diferencia es que si llegan a tener una amigo marica o de papás así eso no pone en riesgo su integridad física más allá de su contacto con cualquier otro ser humano.

¿A quién que haya estudiado en colegio de “varones” no le cogieron el culo en su adolescencia? ¿Quién de esos no vio películas pornográficas con sus compañeros? ¿Cuántos no se masturbaron juntos o se la compararon? Seguro que las niñas y adolescentes mujeres también pasaron por algunas situaciones similares. Y mientras así era en el colegio de solo hombres, a muchos de ellos el papá que les tocó nunca les saludó de beso o los consintió porque se mariquiaban. El contraste está al ver que en muchos de los países donde la homosexualidad se castiga con la pena de muerte los hombres se saludan de beso, caminan cogidos de las manos o de gancho y usan faldas. Externalidades que no llevan en lo absoluto a que existan más o menos homosexuales. Además, cuando se tiene familia, ¿qué es lo que tendríamos que cuidar? ¿Se imaginan que sea nuestro hijo el de esa preferencia sexual minoritaria, y que por falta de una educación, en casa más que en el colegio, se repita en nuestro hogar la catástrofe de Sergio Urrego?

¡Si estas desgracias son el fracaso de cualquier sociedad! Entonces, parece que el problema está tanto en el cuándo como en el qué. No hay que salir a hablarles a los niños de preferencias sexuales antes de que ellos sean los directamente interesados, como tampoco irles adoctrinando dentro de la heteronormatividad. Y por el qué pasa entender que no es real la premisa de que nos hacemos hombres, mujeres, por la sociedad que nos rodea y de la que tomamos modelos como pregonan la ideología de género, como tampoco nos volvemos gays o lesbianas por la misma causa como rezan los conservadores y religiosos.

Esa falta de visión caen los dos bandos cuando la verdad científica es que hay hombres y mujeres y cada uno de ellos desarrollará las preferencias sexuales con las que nació. Y aunque hay actitudes aprendidas y heredadas por la cultura; estas no tienen la fuerza suficiente para cambiar las tendencias naturales; si no no habrían gays en Colombia y en Arabia Saudí con sus faldas y besos todos lo serían. La vanguardia de esta tal igualdad, el NIKK —el instituto nórdico para la igualdad de género—, quedó bastante mal parado por el documental de Herald Eia, Hjernevask, donde se revelan este tipo de verdades que aplican para los dos puntos de vista.

 

Ve, y Venecia entona sus cantos de sirena

Hace 25 años del nacimientos de estos himnos chapinerunos,

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

Hablemos en Twitter

(Visited 1.136 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Este debe ser gay.la gente tiene derecho a escoger como educan a sus hijos.son más las personas NO homosexuales.que les construllan colegios gays y los profesores peluqueros

    • elmohanlemus

      ¿Usted va a la Iglesia? ¿Dejaría a su hijo al cuidado de un cura o de un gay? Claro que la gente tiene derecho a escoger cómo se educan sus hijos, a lo que no tienen derecho esos hijos es que por “salir” gays se les joda la vida. ¿Y si es su hijo es de ese “problemita?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar