Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El espíritu de la tecnicidad que ha conducido el credo masivo de un activismo antireligioso en el más acá, es espíritu; puede que sea un espíritu maligno y demoníaco

 

Carl Schmitt

 

En 1932 el abogado, católico y pensador de derecha alemán Carl Schmitt presentó su polémica obra: El concepto de lo político. Allí, explica como la definición amigo-enemigo es fundamental dentro de lo político. Su terror, una sociedad burguesa llena de comodidades dedicada al ocio y al goce cuando su vida no se ve amenazada. Un mundo sin enemigos, el triunfo del Anticristo. La vida en la Tierra carente de seriedad.

 

 

Schmitt dice «todos los conceptos centrales de la moderna teoría del Estado son conceptos teológicos secularizados»[1] para hacer una crítica virulenta contra lo liberal. Insiste en especificar que así como en lo estético tenemos bello-feo, en lo político es la oposición amigo-enemigo —público— el criterio mediante el cual se expresa esa necesidad de diferenciación, al contraponer la afirmación de sí mismo en contra del otro. La conciencia de igualdad con el amigo genera cohesión ya que se contrapone a la alteridad del enemigo, con la que se enfrenta y a la que complementa. Su criterio está en las aguas de la decisión y la discriminación. La distinción amigo-enemigo es «aquella a la que pueden reconducirse todas las acciones y motivos políticos» (Schmitt, 2009, p.56) y es en lo político, y no en la cultura, donde todo cabe. Schmitt denuncia que el liberalismo diluye el concepto de enemigo en lo económico como «competidor» y en lo espiritual como «oponente en la discusión» pero la posibilidad de muerte física inminente por causa de un conflicto público se evidencia cuando el enemigo se concretiza y los esfuerzos del liberalismo por minimizarlo se pierden. En este antagonismo amigo-enemigo, Schmitt se ubica en la otra orilla del liberalismo hobbesiano.

Schmitt crítica el concepto de cultura liberal cuando dice «El camino que va de la metafísica y la moral a la economía pasa por la estética, y la vía del consumo que y disfrute estéticos, todo lo sublime que se quiera, es la más cómoda y mas segura para llegar a una “economificazación” general de la vida espiritual» (Schmitt, 2006b, p. 111). Así pues, la coherencia del liberalismo no está dada en términos de la política liberal sino en los del pensamiento liberal, «que a despecho de tantos retrocesos sigue sin ser reemplazado en Europa por ningún sistema alternativo».[2] El rechazo el Estado universal, la seguridad que brinda el status quo y un mundo más pendiente del ocio y de parecer interesante que serio donde la humanidad que ha reducido a ser una «cooperativa de consumo y de cultura».

Lo que tal vez omitió el abogado, y que Pablo de Tarso tampoco imaginó, fue que dentro de la secularización de religión de la encarnación en el Estado liberal, el Dios humanizado es la pieza fundamental por la cual pasan todas esas prebendas e impulsos a las libertades individuales. Y así pues, a pesar de los denodados esfuerzos de sus dirigentes, la Iglesia ha visto como estas audacias individuales van en contra de la moral que ella trata de instaurar en cuanto ellas son pieza fundamental del entramado de la economía liberal de mercado; tanto así como el culto a lo nuevo que rompe todo lazo con lo anterior, lo viejo. Lo conservador. Y así pues, vemos dentro de este sistema representaciones de libertad hasta en la forma de vestir, y nos ufanamos de que nuestras mujeres ya no usan velo, mis abuelas iban a misa con él, que se ponen escotes y minifaldas, aunque estas prendas hayan sido vistas como afrentas contra la moral y la vida recatada que toda mujer debe tener dentro de una sociedad cristiana.

En estas contradicciones se mueven tanto la religión como la política dominante en Occidente. Una relación que juega a hacernos pasito y donde a veces el llamado Estado laico se echa de menos, como en el caso de que no encarcele a curas pederastas, con tal de no perder los votos de una masa aún muy creyente. Mientras tanto la derecha ultraconservadora y ultracatólica, lamentablemente a pesar de Francisco, ven en el respeto entre iguales y la unificación de derechos una afrenta a su mundo. Uno que tiene como condición primordial de ser la existencia de enemigos públicos. Los otros, las mujeres emancipadas, los indios, los negros, los drogos, los maricas.

Ve, hay que ser muy marica pa pensar que según como alguien se vista es hombre o mujer u otra cosa.

Te acordas del Álbum Negro

 

[1] Carl Schmitt, Teología política, Madrid, Alianza, 2009, p. 37

 

[2] Carl Schmitt, El concepto de lo político, Madrid, Alianza, 2009, p. 99

(Visited 460 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Decía Hectiñor a sus amigos —¡Ojo! No se les olvide, que(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar