Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si hubiera una traducción literal de la palabra Grinch (que en realidad es el nombre del personaje creado por el Dr. Seuss) o si por lo menos hubiera una palabra par en español, que no fuera por supuesto una grosería como me indicó mi mejor amigo cuando le pedí que me ayudara a buscarla, esa palabra sería mi apellido materno.

En mi casa la navidad siempre fue un festejo. Mi abuelo era un magnífico electricista, empírico por supuesto, pero el mejor para decorar las casas de la cuadra. En el balcón del segundo piso colgaba una estrella gigante de madera con bombillitos de colores alrededor y la cabeza de un Papa Noel de plástico en el centro. Eran bombillos de tamaño promedio y no iban solo en la estrella sino que rodeaban todas las ventanas.

Por supuesto, dormir por esos días era toda una hazaña con la incandescencia de esa luz dando directamente en los ojos, pero valía la pena cuando nos asomábamos y la gente estaba de pie frente a la casa admirando el brillante trabajo. Era un espectáculo hermoso de puertas para afuera porque dentro de la casa nunca hubo absolutamente nada, ni árbol, ni pesebre, y por consiguiente, nunca hubo novena de aguinaldos, natilla, buñuelo y demás elementos típicos de las celebraciones navideñas.

En la casa de mis abuelos la navidad era una época para estrenar ropa, festejar con música a todo volumen y beber hasta el amanecer desde el siete hasta el treinta y uno de diciembre. Era la representación exacta de cualquier queja sobre una sociedad de consumo donde las tradiciones se convierten en un asunto comercial y nadie está realmente preocupado por la oración y el recogimiento sino porque al niño se le prometió el último muñeco de acción y a la niña, la bebé que hace pipí mientras canta, y ambos están agotados en los almacenes de cadena. Una tragedia.

Y como todas esas cosas de infancia son finalmente las que marcan los comportamientos de los adultos, nunca me inculcaron que debía rezar al lado del pesebre y ahora, cuando ya puedo tomar mis propias decisiones y saber qué quiero hacer en esta época, sencillamente no me gustan las novenas de aguinaldos ni la obligación de participar por nueve días en un festival de francachela y comilona donde la gente cumple con el requisito de estar y leer mecánicamente una serie de textos que la mayoría se saben de memoria pero que han perdido todo sentido bajo la tendencia de convertir las novenas en una excusa para reunirse a comer, beber y parrandear.

Eso sin contar que el tráfico (que ya sin necesidad de la navidad es terrible) se pone mucho peor después de las cinco de la tarde porque la mayoría de las novenas se citan de noche y cualquier ideal de mantener la dieta y una alimentación saludable se desvanece ante los deliciosos buñuelos y la natilla de mil sabores.

La gente se queja de haber convertido el nacimiento de Jesús en un show mediático y un asunto meramente de compras, dinero, descanso y procrastinación a niveles inconcebibles, pero del dieciséis al veinticuatro están sin falta recitando los gozos sin saber quién era la Venerable Margarita y porqué aparece en una oración, o soltando una carcajada boba cada vez que mencionan padre putativo, esperando la hora de los villancicos para tergiversar la letra o cambiar el sentido por uno más pachanguero y ojalá bailable.

La navidad sí debería ser una época de unión y no una pelea constante con los precios y el caos vehicular. Si a usted le gusta rezar la novena o participar en la actividad que representa, hágalo con fe, y no importa cuál sea su fe. Busque en internet quién era la Venerable Margarita y revise bien las consideraciones que va a leer porque esta semana en la oficina, una de ellas fue una completa apología al Dios castigador y a las culpas que debemos expiar (daba miedo de verdad).

Pregunte cuál era la función del burro y el buey en el pesebre e identifique correctamente al rey mago de color. No se sorprenda si las casas y las ovejas que los rodean son más grandes que María, José y el niño. Vaya con buena disposición y si no la tiene, no le dañe el rato a los demás ni se haga el rogado. Tampoco tiene que justificarse por no querer estar, manténgase al margen y disfrute de las viandas ofrecidas porque igual si está ahí, no se tiene que ir sin comer.

Pero sobre todo, procure explicar correctamente a sus hijos el espíritu de la Navidad y no les permita ver cada comercial de juguetes, y mucho menos los vuelva propensos a una diabetes con tanta natilla y caramelos, porque cuando crezcan pueden acabar escribiendo un blog de desvaríos y sin plan para el cuarto día de novena, como su amargada y grinchuda servidora.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 281 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quizás eres como yo, de esos que siente que marchar es(...)

2

A lo largo de los años, escucho un comentario recurrente sobre(...)

3

En un mundo lleno de voces diversas y relatos únicos, hay(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es lamentable que una tradicon religiona de caracter catolico se haya visto permeada por el consumidmo excesivo que por estos dias literalmemte se quituplica, todo gira en cuanto nos gastamos en la decoracion de la casa de la cuadra, la comida, las novenas, los regalos y por ende en el traguito que acompaña a cada una de las estaciones de este calvario navideño… si calvario, porque no siendo suficiente los enemil feriados del año para reunirnos con nuestras familias amigos y compañeros de trabajo que casualmente durante el mes de diciembre pasan a ser los mejores amigos por que en enero ya no lo son…tenemos que concentrar nuestros afectos en esos nueve dias al punto de la intoxicaxion por harinas buñueleras mal fritas y sobrecupos morales y efectivos de las targetas para atender los obligados regalos que desde el mes de octubre los medios de comunicasiòn y los centros comerciales nos programan subliminalmente a comprar… y hay que comprarlos o si no seremos descalificados socialmente como personas inseables o mal llamados “Grinch”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar