Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Era su cumpleaños. Sí, el quincuagésimo primer amor de la vida volvía con toda su fuerza y me arrastraba de nuevo por los oscuros túneles de la probabilidad y de mi propia imaginación. Yo, romántica y fanática de las posibilidades, llevaba días dibujando mariposas y libélulas en un papel mientras me debatía entre la razón y la visceralidad de mis decisiones recientes. Hace más de ocho meses que se fue y he vivido en un sube y baja emocional que a estas alturas ya no sé muy bien cómo manejar y ni en qué punto se mantiene la mayoría del tiempo.

Con la contundencia propia de su acento costeño y con total inocencia, una de mis amigas cercanas me escribió en el chat de la oficina algo como: «Nena, ¿te acuerdas del tipejo que trabajaba acá en mi piso?, ¡Facebook dice que está cumpliendo años hoy! ¿Tú todavía te hablas con él?». Leí sílaba por sílaba, sonreí y suspiré. Ya no sabía si de verdad lo conocía o era un personaje más de la novela que estoy tratando de concluir hace algunos años. Fingí sorpresa y le mentí diciendo que yo creía que no era ese día sino el siguiente, generando en ella una confusión momentánea que luego tuve que aclarar contándole parte de la historia para que no fuera una víctima más de nuestra fábula sin sentido.

«¡Ay nena!, ¿entonces será mañana?, ¡qué pena!, yo ya le escribí. Voy a borrar el mensaje…». La detuve y le expliqué la situación. Le aseguré que era el día correcto y que su mensaje no tenía nada de malo, lo verdaderamente malo fue que me dijera que estaba sorprendida porque solo ella y “una mujer” le habían escrito en el muro. En ese instante se dispararon todas las alarmas y por un momento mi cuerpo fue una estación de bomberos donde el tubo para resbalarse se congestionó porque todos querían salir al tiempo y no tenían suficientes recursos para detener las llamas de una ciudad que ardía bajo la intensidad de una ira desencarnada y feroz. «¿Una mujer?» escribí en el chat. Los dedos me temblaban.

Le pedí un pantallazo pero al igual que mi mejor amigo, ingeniero de sistemas como ella, no tenía idea de cómo usar ese aparato porque lo que ellos saben (según la teoría de mi amigo, a mí no me culpen) es desarrollar y crear, no usar. Son maestros armando procesos, echando código como dicen comúnmente, estructurando grandes matrices y mi mejor amigo hace robótica por hobby, pero se hacen bolas entendiendo cómo o para qué sirve la fórmula “BUSCARV” en Excel.

Tomé mi celular, apagué la pantalla del computador y dejé que los bomberitos de mi cuerpo arrancaran a toda velocidad en sus camiones. En dos minutos y medio estaba al lado de mi amiga, sonriendo como a quien nada le importa pero que se muere por saber un simple chisme. Lo que ocurrió después es digno de narración tragicómica: no sé cómo funciona el cerebro humano pero sí sé que los ojos solo ven lo que quieren ver porque lo único que leí fue «Te amo, y te extraño…» y ahí los pobres bomberos no dieron abasto botándole agua a los edificios de mi conciencia. Me llené de motivos, respiré profundo y tomé el celular de mi amiga, «¡Déjame ver!», sonríe todo el tiempo Érika, solo sonríe.

Cuando terminé de leer, sentí cómo mis bomberitos cerraban las llaves y se quitaban los sombreros… avergonzados: «Te amo y te extraño, hijo mío…» le decía su mamá desde una distancia más cortita que la que me separaba de él pero probablemente mucho más dolorosa, aunque con la misma sensación que yo tenía en el alma con esos “te amo y te extraño” tan categóricos y tan atragantados que me había prohibido a mi misma decir.

Volví a mi puesto tan abochornada como aliviada. Sin embargo, al revisar mi celular noté que él por fin había respondido el mensaje que le envié a primera hora (sí, porque mis dedos traidores no conocen la conciencia ni el amor propio y madrugaron solo a eso) y su respuesta tan políticamente correcta y cargada de convenciones tipo «saludos a la familia, ¿cómo está la tía?» me devolvió de inmediato al vacío que me había acompañado toda la semana pasada y que en gran medida era el culpable del último reckless event de mi monótona existencia.

El viernes anterior había tenido un episodio de adrenalina alta contrastada con un dejo de arrojo inusual. No soy temeraria para nada, no veo películas de terror y ni siquiera puedo escuchar tres segundos de una psicofonía. Jamás salgo sin avisar y le tengo pavor al alcohol adulterado, y aun así ahí estaba, respondiéndole a un extraño una mención en twitter, aceptando tomar café con un perfecto desconocido en plena quincena y sin contarle absolutamente a nadie. ¿Las razones? No tengo ni idea. Y menciono lo de la quincena porque es un componente social que aumenta la tensión, creo. El asunto es que a las seis y media de la tarde estaba sentada en un centro comercial bebiendo café con una persona de la que no tenía más referencia que su @ y el color de la chaqueta que me había enviado minutos antes.

Cuando ya no hubo marcha atrás y entendí que estaba a unos cuantos pasos, la válvula que regula la paranoia comenzó a bombear e hice lo único que una mujer madura sabe hacer cuando se siente acorralada: escribir a sus amigos en whatsapp «¡Pilas!, échenme un ojito…». Las reacciones no se hicieron esperar y pronto tuve dos bandos bombardeando mi teléfono: en un lado los más relajados, cuya mayor inquietud era que llevara protección si pensaba tener sexo en la primera cita y en el otro, los verdaderamente preocupados por las estadísticas de ataques con escopolamina y los paseos millonarios. Yo, que trataba de discernir entre los dos argumentos para ver cuál era el más sensato en el momento, sin intenciones de dormir esa noche con el desconocido pero tampoco de amanecer en el área de desintoxicación de un hospital, empecé a sopesar las posibilidades y a culpar al vacío que me inundaba las entrañas desde mediados del año pasado.

Soy una mujer afortunada y bendecida por la providencia porque el muchacho en cuestión resultó ser un tipo normal: no un psicópata, no un asesino en serie, no un enfermo sexual ni un loco ambientalista. Amable, gracioso, inteligente y con esa expresión afable en el rostro que te hace sentir tranquilo y en paz. Disfruté mucho ese café, conversamos casi dos horas que se pasaron volando y al final nos despedimos como lo hacen los amigos de toda la vida que tienen tanto de qué hablar y tanto por compartir.

Al final del día y tal como lo imaginé, el cumpleaños del quincuagésimo primer pasó sin pena ni gloria por mi vida. Si hubiera estado aquí tal vez me hubiera desvivido por celebrarlo, pero a cambio lo único que tenía era un montón de debería, podría, tendría y varios qué pasaría sí… en la cabeza, porque eso es todo lo que él me dejó y me ha costado tanto entenderlo y aplicarlo que no tuve más remedio que construir un desvarío lleno de inquietudes: ¿Qué sigue?, ¿qué debo hacer?, ¿cómo se olvida a alguien que se quiso mucho?, ¿con qué se lava uno la pendejada?, ¿el champú para piojos funciona?

Si usted tiene una respuesta que no sea “mandarlo a la mismísima…” (¡Porque allá ya está!), o decirme que “ya llegará el indicado”, o si conoce algún remedio casero a base de semillas de algo o goticas de algo para hacer efectivo el olvido, se lo agradeceré infinitamente. Aún me falta mucho por aprender.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 357 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La derrota para Guillermo Lasso, presidente ecuatoriano, es contundente y solamente(...)

2

Hace unos días, en el marco del Festival Centro, que se(...)

3

FOGO BISTRO BAR El restaurante Fogo es de los últimos sorprendentes(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Te entiendo Erika y solo te puedo dar más frases de cajón: Un clavo saca a otro clavo. Me imagino que ya lo has vivido y ya lo has intentado esta vez y ya no funcionó tampoco… precisamente porque no era el indicado. Te lo digo por experiencia y es poco lo que puedo añadir a tu propia experiencia: Lo único que me ha funcionado para las penas de amor, es más amor. Yo soy un tipo divorciado luego de más de 20 años de matrimonio. Un romántico perdido que creía, o mejor, que se creyó eso del amor para siempre y hasta que la muerte… y, en una palabra, creyó que que lo que vivía cada día era una larga y emocionante historia de amor. Hasta que ella se fue, nisiquiera físicamente, se fue emocionalmente de mi vida. Fue algo muy triste, se fue como secando lentamente hasta que no tuvo nada más que ofrecerme. No quiso hablar ni tratar de arreglar nada, sencillamente su alma se fue muy lejos. Pero hoy mismo acabo de ver a otra mujer con la que nos vamos haciendo amigos, amigos muy especiales. Todo va despacio, pero así se disfruta más. Ella me sonrió. De esa manera que tienen las mujeres que no pueden evitar delatar sus sentimientos, con ese brillo que ilumina el alma. No nos veíamos hacía días y con esa sola mirada nos volvimos a conectar, nuestras almas se tocaron, se abrazaron otra vez. En fin, no voy a ser más cursi ahora diciendo que el sol salió para mi, pero te digo que ya no hay frio ni oscuridad en la noche. Te digo que hace mucho no pienso en “la otra” y que no veo el calendario sino para planear mi próxima salida. Nuestra próxima salida. Erika, no se trata de olvidar, se trata de aprender, de vivir cada experiencia como si hubieras tenido que recorrer un camino para llegar allí, con esa persona que desde siempre nació para tí. No se si funcione o no mi nueva relación, pero si se que la felicidad no me la va a dar nadie. Finalmente aprendí, a las malas, a no esperar eso de nadie. La felicidad nace de mi en la medida en que soy capaz de seguir amando. Mientras hay amor, hay vida. No dejes morir tu alma!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar