Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando una persona crece viendo telenovelas de la tarde en casa de la abuela, empieza a forjarse una idea utópica y un poquito errada de los amores intensos e imposibles que al final resultan ser milagrosamente posibles.

Como miembro (¿o miembra?) de la Asociación Nacional de Mujeres poco Diestras en el Arte de la Conquista “Asomasoquistas” y Fundadora del Instituto Nacional Para la Conservación del Resquicio de Dignidad que Queda después de Remar Tanto “INCOREMATA”, lamentablemente he sido una de las perjudicadas por el síndrome de Rosalinda (delirio de heroína de telenovela lacrimógenamente incomprendida) que viene acompañado además de interminables clases de crochet y dos agujas que acababan por dejarnos los dedos hormigueando. Probablemente esa sea la razón por la cual siempre relaciono el amor con un problema de circulación en las yemas.

El amor en la televisión es tan predecible que, entre el romanticismo, la cursilería y la obviedad, uno siempre sabe que los dos primeros nombres que están escritos en el cabezote de presentación van a terminar juntos sin importar cómo, cuándo, dónde o por qué. Luego de eso, asumimos simplemente que se quedaron así y se hicieron viejitos viendo el amanecer.

¿Pero qué pasa si en la vida real no funciona igual? Cuando la gente decide casarse siempre me hago la misma pregunta, ¿qué fue eso tan definitivo que los hizo imaginarse que será para toda la vida?, ¿no les asusta casarse y después encontrar el verdadero amor? Y si ha sido un amor de esos tomentosos y llenos de adversidades como en película, pero que al final se logra, ¿qué tal que les pase lo que le pasó a Florentino Ariza en El amor en los tiempos del cólera? Que cuando por fin tuvo oportunidad de acercarse a Fermina Daza, siendo ella aún una jovencita que daba todas las señales de corresponderle (llevaba varios días idealizándolo y peleando por no poder verlo), al encontrarse con él frente a frente dio un paso atrás con una excusa tan ambigua como confusa: «bueno, como que siempre no… ¡chaito!». Se casó con otro, vivió su vida, tuvo sus hijos, y cuando ya cerró todos sus ciclos y llegó a esa edad donde se le descolgaban los pellejitos, volteó de nuevo a mirar y ahí sí «está bien, entonces sí…». ¿Eso no les asusta?

Lo sé, seguramente me estoy poniendo paranoica. Pero es que después de conocer el caso de un amigo cercano que decidió vivir con la novia después de varios años de relación y su respuesta cuando le pregunté por qué, fue algo como «vamos a probar que podemos convivir sin asesinarnos en el camino», me quedé pensando que debe haber un detonante definitivo para la monogamia mucho más grande y contundente que la dopamina y las mariposas en el estómago.

Para evitar herir susceptibilidades y perder valiosos seguidores diré que vamos a hablar de la cuñada de la esposa del primo tercero de una amiga del colegio de la hermana del mejor amigo del sobrino de mi vecina Lulú, cuyo nombre será cambiado para proteger su identidad (y porque en esta cadena de parentescos ya no sé quién es quién). La susodicha en cuestión no presenta signos de bipolaridad ni le conozco antecedentes psiquiátricos, pero sus actitudes de los últimos meses, o al menos lo que las redes sociales me han permitido conocer, me han hecho replantear la idea del amor eterno e inolvidable como el que cantaba la finada Rocío Durcal.

En menos de lo que dura un parpadeo pasó de invadir las redes con mensajes deprimentes sobre lo difícil que es terminar una relación de muchos años y la imposibilidad de recoger del suelo los pedazos de alma que se le regaron con la partida del objeto de su afecto, para tener a la semana siguiente (o bueno, dos semanas después) una foto de perfil con su nuevo amor de la vida por siempre y para siempre jamás y de ahí para acá, ni con espátula se pueden quitar las costras de melcocha que cubren el muro de mi Facebook.

Y es una persona tan buena y tal dulce (de verdad, sin sarcasmo) que lo único que se me ocurrió pensar es que se merecía ser feliz y seguir adelante. Lo que me impactó fue lo rápido que sucedió todo, especialmente porque para mí el tiempo ha perdido repercusión en mis relaciones y mis decisiones. Ha pasado un buen lapso desde que terminé con el último novio formal pero tampoco he estado del todo sola. Los periodos de compañía repentina, sin embargo, han sido cortos pero sustanciosos, lo cual me ha permitido revalidar el significado de la palabra instante y entender mejor de qué habla Fito en esa canción genial cuyo título tomé prestado para este desvarío.

Pero pensando justamente en eso, en los instantes y en lo frágil que es la expectativa, me di cuenta que no siempre encontrar un amor después de tener otro tiene que representar el abandono del primero y que si es verdad lo que se dice sobre las siete mujeres que corresponden a cada hombre, no es nada descabellado que una mujer se enamore de dos hombres al mismo tiempo aunque acabe convertida en una bola de estambre.

Es una especie de machismo selectivo donde cada uno representa tres punto cinco y van sumándose y restándose puntos a diario, como le pasa a otra amiga a quien cada vez se le hace más difícil explicar por qué sigue viviendo con su marido si tiene novio para el fin de semana. Tal vez será porque ninguno de los dos es cien por ciento malo ni cien por ciento bueno o simplemente porque los tres necesitan equilibrar karma, lo cierto es que mientras el mundo que la rodea sigue atormentándola con el asunto de la infinita y necesaria monogamia, yo le pediré permiso y algunos detalles que me permitan construir un desvarío futuro sobre los juicios que solemos hacer sin escuchar todas las versiones.

Y mientras tanto procuraré neutralizar el Corazón de Parqueadero que me tocó para ver si así me uno al status quo y le hago caso al médico alternativo que me amenazó con mi propio reloj biológico. De él aprendí que no es lo mismo decir que «la vida es una sola» a que «una esté sola toda la vida». Lo primero será abandonar el síndrome de Rosalinda y dejar de sufrir por el «siempre» para concentrarnos en el «hoy». Y después… tal vez termine las clases de crochet con la abuela a ver si vendo unas cositas o definitivamente me dedicaré a escribir poesía y desvaríos por encargo, como hizo Florentino Ariza cuando Fermina lo dejó.

Facebook: FanPage Erika Ángel Tamayo

Twitter: @eangelt

Blog Personal: Desvariando para variar…

(Visited 681 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora pero financiera. Financiera pero ingeniera. Ingeniera pero escritora. Mi pasión son las letras y la carga de emociones que permiten transmitir. Me encanta compartir lo que escribo porque sé que algo bonito siembro en la vida de quienes me leen. Actualmente tengo un blog con la mayoría de mis escritos poético - romántico - dramático - trascendentales [http://eangelt.blogspot.com] y he publicado un par de libros de manera independiente: La Mujer del Vampiro (novela) y Preludio del Paraíso (poesía y narrativa).

Más posts de este Blog

  • Colombia

    En la era de la hipersensibilidad

    Recuerdo el primer día en el que un amigo me confesó que era homosexual. Digo el primer día porque(...)

  • Mundo

    El oficio de ser mamá

    Hace muchos años, en mi época de colegiala, recuerdo que me gustaba mucho una canción de un grupo argentino(...)

  • Colombia

    Lo juicios que nos tocan, los silencios que nos chocan

    El día empezó con un clásico regaño por parte de mi mamá. El próximo cinco de febrero voy a(...)

  • Colombia

    Feminismo Pop

    Hace unos días escribí en Facebook algo como “En mi escala del odio, donde cero son los videos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_504" align="aligncenter" width="1024"] Cervecería La Rana Dorada, una apuesta artesanal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El evangelio según Jesucristo José Saramago Alfaguara   Uno de los(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La susceptibilidad de la mujer es tan acentuada que nunca saben lo que quieren y terminan entregandosen desde unos bonitos ojos hasta una buena suma de dinero porque primero que todo piensan en su bienestar…..el billete es lo que mas les atrae y eso permite que ellas tengan mas de una amor……regla general de hace muchos años y que es seguida por las mujeres inteligentes…….las que entienden que entre sus piernas tienen una fortuna……..

  2. chepesalgado707

    Esa disyuntiva no la vislumbro ¿dejar la persona que queremos, por otra que se supone la amamos más? Y en un tiempo relativo, como se sopesa ese sentimiento en este caso, un necio capricho, pragmatismo, desamor, dejar con lo que estoy satisfecho y comprendido, por algo que a lo mejor es circunstancial.
    Mire Dra. Para ser dichoso en la vida, lo principal es el vínculo matrimonial, ayuda a sostener el día a día de la pareja, existirán problemas pero sus respuestas serán más acertadas. ¿Dónde llegamos si diariamente amanecemos enamorados, de la vecina, de la compañera de trabajo, de la estudiante, de cualquier mujer que pase frente a uno?, allí se desborda ese machismo y también el hembrismo quien creyera.
    Esa inmediatez trae consecuencias funestas, en lo referente al amor, se pasa espectacularmente el momento, pero después llega la desilusión acompañada del resentimiento, hundiéndose lentamente en ese remolino de frenesí.

  3. martinez001alex

    Erika nos permite hoy hacer una reflexión muy interesante en relación al amor, o lo que muchos creemos durante el desarrollo de nuestras vidas lo que significa. definitivamente las diferentes formas de amar han mutado y hoy se desarrollan entre los avances de la tecnología y los alcances del presupuesto. Desligandonos de la esencia de una compañía permanente que ofrezca seguridad, futuro, confianza y en muchos caso nos permita consolidar el concepto de familia. Es preocupante mirar hacia el futuro y pensar en que este concepto de amor, cada día se vea mas influenciado de las vanidades y del mundo superficial que hoy vivimos y día tras día las justificaciones de porque ” la/lo deje” y ” me dejo por…..” fluyan abiertamente sin prejuicios y con un sin numero de justificaciones.
    Gracias Erika por tu aporte

  4. La maldad es muy parecida a la estupidez. ¿ Lo han notado ? Y es que es en el vacío absoluto que pretendemos construir nuestras vidas. ¡ Hasta las cosas del corazón las queremos construir sin corazón !! ¿ No es eso en sí mismo tonto ? La vida tan corta, no se puede perder en modas y formas de ver al mundo efímeras. Borgues decía : La verdad, la bondad y la belleza son eternas. ¿ Y saben qué ? Tenía razón. Les recomiendo un libro poderoso llamado : El arte de amar. De Erick Fromm. Es un clásico, un bett seller y como no…un buen libro.

  5. jorge312607

    … el amor perfecto no existe … existen aproximaciones, momentos de entusiasmo, de apasionamiento, la química con otra persona que puede anular el razonamiento y la lógica y lanzarnos en aventuras … sin embargo, creo a nivel personal, que esos locos enamoramientos en distintas etapas de la vida (adolescencia, juventud, madurez, otoño) son invitaciones de la vida o destino, para asumir en alguno de esos momentos el reto de formar una familia y tener hijos (al menos uno). Los enamoramientos son como las flores, tienden a marchitarse, pero cuando se pasa a esa otra etapa de formar familia y tener al menos un hijo, entonces se abre una nueva y mágica puerta donde la pareja deja de ser el centro y deja de buscarse la perfección en ella, para centrarse en los hijos que crecen, balbucean, caminan, van al jardin, al colegio, la universidad … el ser humano no puede vivir siempre en el enamoramiento perfecto, este es solo una invitación a formar familia … esa ha sido mi experiencia y no me arrepiento … en medio de ese camino, surgen nuevas formas de enamorarse de la pareja, al construir enfrentando los retos diarios … no siempre seremos jovenes y cada etapa de la vida tiene lo suyo, pero hay que vivirla … creo …

  6. olfancalderon0516

    Que buen escrito el amor en los tiempos del libertinaje, todo se ha perdido hasta el propio amor, hoy lo que vale es una buena chequera y así si hay amor por montones.

  7. Es que ya hoy la vanalidad derroto lo esencial … muchas mujeres confunden el amor con un capricho por eso andan enamoradas todo el tiempo … pero hoy no se enamoran de un corazon, de unos sentimientos, de una buena crianza de una cordialidad familiar … hoy en dia se enamoran de un perfil de facebook que es mas falso que una moneda de cuero, de unos ojitos verdes, de un look de atarvan peligroso … es increible escuchar comentarios en fiestas cuando entra un man (o una vieja) y sin abrir la boca siquiera ya muchos(as) les catalogan de ‘interesantes’, y todos se pelean por estar al lado sin importar cuantas sandeces ignorantes vierten de sus bocas … si las personas volvieramos a escuchar, pensar, valorar lo importante encontrariamos mas gente valiosa con quien compartir lo mejor de nosostros … cabe anotar que no tengo mucha fe en el futuro de tal hazaña

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar